Inicio / Nihil prius Fide / Presupuestos de escrituras
presupuestos de escrituras pedir

Presupuestos de escrituras

En una reciente consulta me preguntaban si era muy difícil hacer los presupuestos de una herencia con liquidación de gananciales basada en un testamento del uno para el otro. La viuda tenía su usufructo y los hijos eran herederos por partes iguales. La herencia incluía una vivienda y su plaza de garaje y un saldo bancario. El consultante proporcionaba el valor de los inmuebles de la herencia.

Contesté, entre otras cosas, que no, que no era difícil y que me sorprendía que no hubiera conseguido que le hicieran el presupuesto (después de varios intentos) con la falta de trabajo que hay en las notarías (por lo menos en la mía), pero yo tampoco se lo hice porque no me parecía el conducto adecuado para dar un presupuesto (que no me estaba pidiendo a mi, quede claro) teniendo en cuenta, además, que no estaba sobre el tapete la posibilidad de que yo hiciera su escritura. Si lo hubiera estado, le hubiera propuesto tratar el tema por otro conducto ya que habíamos roto el hielo amigablemente por vía de comentario en este blog. Hubiera sido la primera ocasión en que el blog me proporcionara algún trabajo … Esa primera ocasión parece que finalmente ha llegado en forma de solicitud de una copia autorizada. Algo es algo …

En una réplica posterior, encuentro una justificación a la falta de contestación a la consulta formulada en otras notarías. El consultante solicitaba los presupuestos por e-mail. Entonces le dije que yo tampoco daba presupuestos por e-mail a absolutos desconocidos y le aconsejé que llamará por teléfono o que, mejor aún, fuera a la notaría a pedir el presupuesto que necesitaba. Añado ahora que es conveniente preguntar si le están dando a uno el presupuesto con IVA o sin IVA (no porque piense que en las notarías demos en ningún caso esa opción, sino por evitar confusiones con la cifra que se le de a uno como presupuesto) así como si se incluyen o no en el presupuesto en cuestión todos los conceptos arancelarios o extra arancelarios que se puedan devengar por la correspondiente escritura (“¿está todo incluido en ese importe?”). En el caso concreto de una herencia conviene interesarse por los impresos (si se hacen o no y sobre cuánto cuestan) y, en toda escritura, por la posibilidad de que la notaría nos haga la gestión fiscal y registral que corresponda, si fuera procedente. En la medida de lo posible, hay que asegurarse de que se nos da un presupuesto cerrado o lo más cerrado que se pueda dar. En conclusión, que hay que evitar las sorpresas a posteriori, aunque a veces no queda más remedio que acabar cobrando más (o menos) de lo presupuestado cuando resulta que las cosas no eran como te dijeron al presupuestar, como en el reciente caso de una donación de 40 mil e hipoteca de 70 mil que acabó siendo de 70 y 90, respectivamente, o en el de la herencia (de hace días) de 220 mil que al final se ha quedado en 125 mil Euros.

¿Por qué no doy presupuestos por e-mail?

Pues por la misma razón que no abro la puerta a un desconocido. Así de fácil. No contesto a según qué e-mails que me escribe gente desconocida y no ya por temor a los virus informáticos, sino por el simple hecho de que para ciertas cosas, considero necesario un previo conocimiento aunque el que pregunte se identifique por su nombre y apellidos. Sería distinto que se trate de otro profesional jurídico o que se dé alguna circunstancia que me haga proceder de otro modo, pero en la totalidad de los casos en que me han pedido presupuesto por e-mail personas desconocidas, nunca he llegado a darlo pues no me ha parecido apropiado ni el conducto, ni el resto de las circunstancias concurrentes, entre las cuales suele uno encontrarse, casi matemáticamente, con la insuficiencia de datos bastantes para presupuestar. ¡Ojo¡ que hablo de presupuestos solicitados a mi alter ego, no a Justito El Notario que sería una cosa distinta a la que no me estoy refiriendo en este post. Algunos se creen además demasiado listos …

¿Por qué se piden presupuestos en la notaría si cobramos todos lo mismo?

Cobramos todos lo mismo pero, en primer lugar, la gente no tiene por qué saber lo que cobramos y por eso lo pregunta y, en segundo lugar (y ya lo he explicado en otras ocasiones), porque aunque todos los Notarios hacemos lo mismo, no todos hacemos lo mismo del mismo modo, ni hacemos la misma escritura en situaciones aparentemente iguales, ni las escrituras se alargan o acortan lo mismo como consecuencia de hacer o no hacer determinadas cosas que pueden ser fundamentales (o no, según criterios) para el resultado de lo que usted pretende, aunque la extensión y los actos o negocios jurídicos añadidos las pueda encarecer o abaratar. Sé que en la mayoría de los casos la mayoría haremos casi exactamente lo mismo, pero en un porcentaje no desdeñable de escrituras (no es lo mismo una herencia que una compraventa de vivienda o una hipoteca) no ocurre así y, por tanto, sí que haremos las cosas distintas y ofreceremos un producto (la escritura y sus fases previa y posterior incluidas) completamente diferente. Todo ello, sin contar con que los servicios extra arancelarios pueden comportar una diferencia considerable en la minuta de las diferentes notarías.

Presupuestos informativos/orientativos o competitivos

Hay quien pide presupuesto para tener una idea de lo que va a costar su escritura. Otros lo piden para, con ese presupuesto, presentarse en la notaría de Talsitio a conseguir otro precio mejor que el tuyo.

Son mis oficiales los que suelen pedirme que haga un presupuesto (en mi notaría solo yo hago presupuestos y todos los que hago quedan debidamente registrados) y cuando lo hacen siempre les pregunto si les consta que se haya pedido presupuesto en otra notaría y si saben si somos los primeros, los del medio o los últimos en darlo. Quiero valorar si estoy dando o no un presupuesto para competir con un compañero o un presupuesto para informar u orientar a mi cliente. Ni siquiera cuando se trata de un presupuesto competitivo me gusta negarme a darlo por el hecho de que sospechemos o sepamos abiertamente (“en la notaría de Talsitio, me han dicho que me cobran tanto”) que estamos dando un presupuesto para competir, salvo que vengan con una cifra que esté muy por debajo (dudando en muchas ocasiones de que sea cierto) de lo que la misma escritura costaría en mi notaría pues resultaría imposible la competencia, en cuyo caso me quito el asunto de encima diciendo que yo le cobraré más o mucho más, según sea el caso.

Si he de competir lo hago con los escasos márgenes que permite el arancel y su nada fácil interpretación, con los lotes de los diferentes adjudicatarios que puedo cobrar en casos como herencias, liquidaciones de gananciales, permutas, disoluciones de comunidad, etc… tanto en número de bases como en su cuantía igual o desigual en el caso de las herencias; con el deshonroso (sí, deshonroso pero que está ahí) descuento de hasta el 10% que podemos discrecionalmente conceder, con la casi total libertad que permite el arancel en las pólizas (pues aquí el arancel es de máximos y libre) y con el margen que siempre se puede tener, según las circunstancias del caso, con todo aquello que no sea arancel puro y duro, es decir, con lo que constituye actuación extra arancelaria pues no todas las actuaciones de la misma naturaleza tienen la misma dificultad (no es lo mismo una herencia de siete herederos y una finca, que una herencia de siete fincas para un solo heredero, por poner un ejemplo, a efectos de preparar unos impresos de sucesiones) y, todo ello, siempre sin entrar en el pantanoso terreno de las condonaciones totales y parciales que tenemos limitadas o prohibidas, respectivamente, por nuestro propio arancel. En fin, que hay que hacer encaje de bolillos para hacer un presupuesto ajustado, decente y que resulte competitivo para poder llevarte el gato al agua. En esa competición, pienso que suelo resultar perdedor pues no tengo noticias (en forma de encargo de escrituras) de muchos de los presupuestos que hago cuando las circunstancias me dan un poco de margen, por lo que me parece que yo suelo estar en la parte alta de las horquillas, aunque suelo fijarme en las facturas de otros compañeros que caen en mis manos por estar junto con copias que manejo y no siempre es así.

Por cierto, que los Notarios seguimos afectados por la reducción del 5% que impuso el Real Decreto-Ley 8/2010, de 20 de Mayo, por el que se adoptaron medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, la cual he llegado aquí a la conclusión de que ya no debería de afectarnos (o solo debería hacerlo en una pequeña parte).

presupuestos notarios

“Pero, ¿por qué los procederes distintos de los que habla suponen que mi escritura cueste más de lo que me costaría en la notaría de Talsitio?”

Como yo no recibo las peticiones de presupuestos, sino que me las derivan mis oficiales y no comunico el presupuesto que hemos hecho al interesado (aunque podría hacerlo) me quedo con las ganas de explicar (y también podría hacerlo) a la gente (resumidamente…) todo lo que estoy intentando explicar aquí y que sin duda se explicaría mucho mejor con algún ejemplo que tal vez me anime a intentar otro día.

Para empezar esos procederes distintos (cosas que se hacen y no se hacen o que se hacen de manera diferente) determinan un producto/resultado distinto y dan lugar a un íter distinto, es decir, a una secuencia/recorrido distinto desde que usted entra por la puerta de mi notaría a interesarse por su documento y recibe un asesoramiento gratuito que me quita tiempo a mi y a mis empleados y que no me da beneficio alguno, salvo que se me encargue el documento (y que solo desde cierto punto de vista estoy obligado a prestarle), hasta que su documento está finalmente preparado después de varios repasos en los que ha contado con mi directa intervención y seguimiento, pasando luego por el otorgamiento y autorización (que a veces se retrasa o suspende) si está todo perfectamente claro y entendido, llegando a la entrega de su copia y a la liquidación de la dolorosa factura e incluyendo todo lo que le pueda a usted pasar a posteriori, que también le haré gratuitamente porque considero que ese post partido es de mi competencia e incumbencia, terminando, según el caso, cuando tenga su documento inscrito, liquidado, catastrado, subsanado o lo que corresponda en cada supuesto, sin que llegue usted a oír en ningún momento aquello de “eso no es cosa mía”. Con el paso de los años, es posible que se aprecie aún más la diferencia, cuando llegue el momento de vender su inmueble, de que lo hereden sus hijos, de hipotecarlo, de hacer uso de aquel poder o de interpretar su testamento …

Y como no me aparto en mi proceder ni un centímetro de lo que considero que me corresponde hacer, cuando luego llega el momento de pasar la dolorosa, digamos que no le invito a usted ni a un chupito y le cobro todo lo que puedo y debo cobrarle porque mi trabajo (y el de mi equipo que se parte el pecho en cada asunto) lo merece, porque no le estoy cobrando a usted de más y porque me duelen prendas si regalo mi trabajo y por eso no lo malvendo, prefiriendo no preparar y firmar una escritura que hacerla a mi disgusto y no proporcionando a mi cliente el completo servicio que le puedo proporcionar con los medios y herramientas a mi alcance en estos tiempos. Por eso, en cualquier caso, no olviden que pueden y deben elegir Notario, como pueden y deben pedir presupuestos, tal vez ahora entendiendo algo más del porqué se pueden producir las diferencias, generalmente más bien pequeñas, entre notarías y Notarios distintos. También pueden leer con calma su borrador de escritura en la notaría antes de la firma y solicitar que se lleven a cabo o se supriman determinados servicios o documentos que ustedes no crean (tal vez incurriendo en un error de funestas consecuencias) que sean procedentes. Es imposible preguntar a cada cliente si quiere o no quiere que se le haga todo lo que se le puede o no se le puede hacer. Nos volveríamos absolutamente locos y por eso mi criterio es prestar el servicio más completo a mi alcance en beneficio del cliente.

Añadiría para terminar que pedir presupuestos al tun tun demuestra que a pesar de todos los intentos que hacemos, se sigue sin percibir en buena medida el valor añadido individual de cada Notario. No somos todos iguales … ni mucho menos.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

4 comentarios

  1. Buenas noches Don Justito.
    Hay mucha competitividad por los alrededores.Juran al cliente mucho mas de lo que pueden ofrecer,y cuando le damos un presupuesto acorde a las reducciones y al arancel correcto,se van si mirar atras.Sin saber bien lo que le estam ofreciendo en otro lado.
    Muchas gracias por ser usted un profesional un gram profesional.
    Un abrazo
    Luz

  2. Que tal Justito,
    Pues yo soy el que hizo la consulta de lo difícil que resultaba en Barcelona obtener un presupuesto en las notarías ya sea por email o de forma presencial, pues bien, han pasado unas semanas y te comento que solo consegui un presupuesto de forma verbal en una notaría, en otra por teléfono me dieron cita para que fuera y que me darían presupuesto, cuando llego me dicen que se pensaba que iba a hacer la primera de las 2 escrituras del abintestato y que al hacer la primera me darían presupuesto de la segunda, cuando le digo que no , que hoy solo venía para el presupuesto tal y como quedamos me dijo que la persona que se encargaba de los presupuestos no estaba ese día, es decir, si hacía ese mismo día la primera escritura si había presupuesto ese mismo día, como fue que no pues ya me quede sin presupuesto, tomadura de pelo sin complejo alguno y hacerme perder el tiempo, esto es lo que hay.

    Al final decidí en cierta manera renunciar a mi derecho a saber lo que voy a pagar por un servicio y contratar los servicios del notario que me dio presupuesto de palabra, ya sabemos lo que pasa con las palabras, de este país ya te puedes esperar cualquier cosa.

    Estoy en la fase de entregar la documentación para tramitar la segunda parte del abintestato con la adjudicación de la herencia.

    Justito, es que no se de que conforma la factura por este servicio, es decir, por ejemplo hay algo a lo que se pueda renunciar por que lo pueda hacer uno mismo? me refiero a si el notario prepara el impuesto de sucesiones, plusvalía , registro de la propiedad o el lo lleva a una gestoría y cobra entonces por este servicio.

    De verdad es que nunca me esperaba padecer esta situación con los notarios, no veo tan raro saber de antemano lo que me va a costar un servicio.

    Gracias y saludos

    • Buenas tardes:
      Poco más puedo decir después de mi largo post sobre el asunto.
      ¿Qué yo también me sorprendo y cada vez más todos los días?
      Gracias, saludos, Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario