Inicio / Nihil prius Fide / Explicando el “testamento del uno para el otro”
testamento uno para el otro justito

Explicando el “testamento del uno para el otro”

El testamento del uno para el otro (teniendo en cuenta que “cada maestrillo tiene su librillo”) suele decir, poco más o menos (y esta no es mi fórmula habitual), lo siguiente:

“Lega a su cónyuge el usufructo universal y vitalicio de todo su patrimonio, comprendida la cuota legal de viudedad, relevándole de la obligación de inventario y fianza.

Si alguno de sus descendientes legitimarios se opusiera a esta legado, aquél o aquéllos que se opongan, recibirán sólo lo que por legítima estricta les corresponda, acreciendo su parte a quien respete la voluntad del testador y si todos se opusieran, recibirá su cónyuge el tercio de libre disposición, en plena propiedad, además de su cuota viudal usufructuaria.

Faculta a su cónyuge para que por sí solo tome posesión de este legado, atribuyéndole la condición de administrador de la herencia hasta que tenga lugar la partición hereditaria.

El presente legado se atribuye a su cónyuge por su condición de tal, de manera que quedará sin efecto si al tiempo de la apertura de la sucesión los cónyuges se encontraren divorciados o separados judicialmente o de hecho.

En el remanente de sus bienes, derechos, créditos y acciones, tanto presentes como futuros, instituye herederos por partes iguales a sus mencionados hijos, DON TAL y DOÑA CUAL, sustituidos vulgarmente por sus respectivos descendientes, y en su defecto, con derecho de acrecer entre ellos”.

¿Es fácil o no es tan fácil entender el “testamento del uno para el otro”?

Recientemente he intentado explicarlo a unos amigos a quienes les toca heredar a su padre y lo he hecho de este modo:

1.= A la viuda se le deja el usufructo universal y se le exonera de hacer un inventario y de prestar una fianza que, no dispensarse, tendría que hacerse por ley (artículo 491 del Código Civil).

La viuda tiene derecho a su mitad de gananciales (si los esposos estaban en gananciales como era en el caso que nos ocupa) así como el derecho al usufructo de la herencia enterita del otro (de lo ganancial y de lo privativo), aunque también puede cobrar con otros bienes la parte que le corresponde (conmutar el usufructo) como tenemos previsto hacer en el caso concreto y como me parece que es fundamental hacer cuando hay dinero en la herencia porque sujetar el dinero a un usufructo representa un lío bastante considerable. Suele costar entender que el usufructo no es más que un valor económico si se prefiere cobrar de otro modo y no como un verdadero usufructo.

2.= En el mismo párrafo está la famosa “cautela socini” que dicha con un tenor menos técnico viene a decirnos esto:

“Sus herederos podrán pedir su legítima y no conformarse con el usufructo de su madre en cuyo caso el que la pidiere solo recibirá la legítima estricta y el resto de su parte en la herencia se le dará a sus hermanos conformes con el usufructo de su madre; pero si ninguno estuviera conforme con el usufructo universal y vitalicio de la madre, los hijos se repartirán dos tercios de la herencia (legítima y mejora) y la madre tendrá su legítima y el tercio libre de la herencia”.

Es decir, que el que no quiera respetar el usufructo, recibe menos. Esta cautela, no es que se ponga al que lo pide y no se le ponga al que no la pide. Se le pone a todo el que hace un “testamento del uno para el otro” porque es obligatorio hacerlo así (Artículo 820.3 del Código Civil).

Y, ¿por qué es obligatorio? Pues porque el usufructo supone un gravamen sobre la legítima que todo legitimario (los hijos o descendientes, por ejemplo) tiene derecho a percibir libre y no gravada por lo que a cambio de “aceptar y respetar” el usufructo del viudo, recibe más de lo que le corresponde o solamente su legítima completamente libre (a salvo la propia legítima del viudo que recae sobre el tercio de mejora) si no lo acepta y respeta.

3.= En cuanto a lo de la posesión y la administración, no tiene mayor importancia y lo cierto es que además tiene escasa aplicación práctica, en mi opinión.

4.= Respecto a lo de la separación y el divorcio pienso que se entiende perfectamente:

¡Ojo¡, no te dejo todo esto que te estoy dejando, si cuando muera estamos separados o divorciados y no he cambiado el testamento

5.= Por último, la institución de heredero es bastante clara: se establecen partes iguales entre los hijos descontando el usufructo, claro está.

Lo demás no tiene aplicación en el caso de que los hijos sobrevivan al padre (como ha sucedido) y solo opera en caso de premoriencia (muerte anterior), conmoriencia (muerte simultánea), renuncia (no quiero heredar) o incapacidad sucesoria (no puedo heredar porque intenté matar a mi padre, por poner un ejemplo entre los que se recogen en el artículo 756 del Código Civil).

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

2 comentarios

  1. José Gómez Navarro

    Buenas tardes. Me queda meridianamente claro lo que usted tan pormenorizadamente explica.
    Sin embargo, tengo una duda: si un padre testa mediante dos legados, siendo el primero atribuir a la viuda, mediante la cautela socini el usufructo de toda la herencia, especificando que el hijo que no acepte perderá lo que le pudiera corresponder en los tercios de mejora y libre disposición; el segundo atribuir a uno de sus dos hijos la legítima estricta en una finca que no cubre ni el 50% de esta, y con una tercera disposición instituye único heredero al otro hermano.

    ?que corresponde al primero si en vez de renunciar al legado y aceptar la legítima estricta por herencia libre de usufructo, acepta el legado con la carga?

    Le hago esta pregunta porque el contador-partidor pretende atribuir al.primero si acepta la carga, la legitima estricta gravada con el.usufructo en el bien referido, y al único heredero atribuirle el resto de bienes, perjudicando claramente a la legítima del otro, sin permitirle ser mejorado con la parte que le correspondería, a mi juicio de los tercios de mejora y libre disposición, pretendiendo compensar lo que le falta, en efectivo.

    Le agradezco su ayuda en lo que vale, por anticipado.

    Reciba un afectuoso saludo.

    JGN

    • Buenos días:
      Esa misma duda la tengo yo en todos los casos en los que el no estamos ante el “uno para el otro” en sentido estricto como en el caso que me plantea.
      No obstante, hay un matiz importante: esos legados de la estricta están exceptuados (o deberían estarlo si el testamento se ha hecho bien) del usufructo. Yo lo expreso diciendo: Lego a fulano lo que por legitima estricta le corresponda. Lego a mi esposa el usufructo del resto de su herencia. La estricta no se puede gravar y no expresarlo de este modo (o similar) dará lugar a problemas.
      Tendría que ver el tenor del testamento para ver si el CP acierta o se equivoca. Téngase en cuenta que del CP se puede prescindir si todos son mayores y están de acuerdo.
      Gracias por la participación y el comentario y disculpas por el retraso en contestar. Saludos, Justito El Notario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.