Inicio / Nihil prius Fide / La jubilación de mi padre: Por mi y ante mi

La jubilación de mi padre: Por mi y ante mi

Nota: La primera edición de este post, se publicó el día 20 de Enero de 2016.

Ya he contado alguna cosa sobre las actas de manifestaciones por mí y ante mí en los episodios I, II, III y IV de mis posts “El primer número de protocolo”, “Siempre estás diciendo que te vas” y “El adiós a Menorca: Por mí y ante mí”.

La tercera vez que utilicé el “por mí y ante mí” para relatar un acontecimiento personal o familiar fue con motivo de la jubilación de mi padre como notario. Mi padre murió el día 15 de noviembre de 2014. Me acuerdo de él todos los días y esto no es más que un pequeño homenaje que le brindo.

Menciono en el acta que mi padre podría haber sido el número 1 del escalafón notarial.

Por el orden de ingreso en la carrera, todos los notarios estamos incluidos en un escalafón del que van saliendo los fallecidos y jubilados. Así se va avanzando hacia el número 1 que solo puede alcanzar, entre los nacidos un mismo año, aquél que ingresó en la carrera antes (en anterior promoción o con mejor puesto dentro de la misma) que el resto de sus compañeros de quinta.

Este año serán los nacidos en 1946 los que empiecen a jubilarse puesto que los notarios nos jubilamos forzosamente a los 70 años (aunque hasta 1983 la jubilación forzosa era a los 75 y se ha planteado recientemente, y no ha prosperado, una nueva elevación de la edad de jubilación hasta los 72 años). El número 1 corresponderá en el Anuario de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 2016 (que se publicará con su habitual retraso en 2018) al notario nacido en 1946 con el puesto más bajo en el escalafón.

A mi padre no le tocaba ser el número 1. En las oposiciones celebradas en el Colegio Notarial de Valladolid (que comprendía las provincias de León, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora) en 1961 aprobó Rafael Herrero de las Heras, nacido en 1937. El primero del 37 que ingresaba en el cuerpo.

Mi padre también se presentó  a aquella convocatoria de Valladolid. Superó el único ejercicio oral que entonces existía (un macro-examen de todos los temas y una hora y media de duración) y se plantó en el dictamen con ¡23 años¡

Herrero, que falleció el 9 de Agosto de 2011, se jubiló voluntariamente a los 67 años pasando el testigo de número 1 de 2007 al mejor situado en el escalafón de los tres nacidos en 1937 aprobados en las siguientes oposiciones (las que aprobó mi padre) celebradas en el Colegio Notarial de La Coruña  (hoy de Galicia) en 1962 que fue Ángel Pérez Fernández, número 3 de la promoción tras Roberto Follía Camps y Vicente Luis Simó Santonja (fallecido el 12 de Noviembre de 2014), números 1 y 2, respectivamente.

Pero Ángel Pérez falleció el día 15 de Julio de 2004 antes de alcanzar la edad reglamentaria de jubilación. Por la jubilación voluntaria de uno (Herrero) y el fallecimiento de otro (Pérez), mi padre quedó destinado a ser el número 1, pero él también, por enfermedad, se tuvo que jubilar voluntariamente en noviembre de 2006. Sólo con haber seguido en activo el 1 de enero de 2007 (se jubilaba forzosamente el 16 de marzo de 2007) le hubiera sido bastante para llegar a ser el “number one”. No pudo ser. El honor recayó entonces en Manuel Andrino Hernández (el tercero de los nacidos en 1937 de la promoción del 62), que falleció ya jubilado el día 31 de diciembre de 2008 y quien figura como número 1 en el Anuario de 2007. Que vueltas da la vida.

Mi padre y esos tres compañeros, Rafael Herrero de las Heras, Ángel Pérez Fernández y Manuel Andrino Hernández fueron los notarios más jóvenes de España. Mi padre nació el 16 de marzo, Andrino el 1 de abril, Pérez el 20 de abril y Herrero (aprobado en la anterior convocatoria) el 30 de abril, por lo que fue éste último el notario más joven de España cuando aprobó y durante un año y medio hasta el ingreso de Carlos Sánchez Marcos, nacido el 18 de agosto de 1938 (el primer notario del 38), número 1 de aquella insólita promoción de solo 5 miembros que aprobaron en la siguiente convocatoria celebrada en  el Colegio Notarial de Las Palmas (hoy de las Islas Canarias) en 1963. Sánchez Marcos le arrebató al ingresar el honorífico título a Herrero.

En relación a la edad para ser notario, hay que tener en cuenta los artículos 6 y 21 del Reglamento Notarial. Desde 1944 han sido necesarios en España los 23 años cumplidos para ser notario (y, claro está, ser Doctor o Licenciado en Derecho) aunque fue en 1982 cuando se exigió haberlos cumplido a la fecha de finalización del plazo de presentación de instancias (artículo 21). Entre 1944 y 1987 el artículo 6 exigía haber cumplido la edad de 23 años. De 1987 a 2003 pasó a referirse a la edad legalmente exigida y desde 2003 a la mayor edad. Por su parte el artículo 21 desde 1944 a 1982 no establecía ninguna precisión en cuanto al momento en el que se tenían que haber cumplido los 23 años. Esa precisión se introduce en 1982. La exigencia de la mayor edad del artículo 6 solo tiene sentido respecto de nacionales de otros estados miembros de la Unión Europea que tienen que ser mayores de 23 y al tiempo mayores de edad en sus respectivos países. Dudo que haya algún país de la Unión en el que no se sea mayor de edad a los 23 años.

¡Que tiempos aquellos los de las “oposiciones a notarías”¡ Me pregunto cuánto durarían aquellas “famosas” oposiciones de Canarias de 1963 con tan solo 5 plazas. Doy por hecho que debieron ser pocos los firmantes y los presentados puesto que viajar a Canarias en aquellos años ni sería fácil, ni estaría al alcance de cualquiera, circunstancias que, sin duda, influirían en la escasa duración de la convocatoria. La promoción anterior, la de mi padre, ingresó el 20 de marzo de 1962, los de Canarias el 11 de febrero de 1963 y los de la siguiente promoción el 16 de septiembre de 1963. ¡Tres promociones en 1 año y medio¡

Para el profano diré que actualmente se oposita al título de notario y no a notarías, aunque siga utilizándose más lo de “opositor a notarías” que lo de “opositor al título de notario”. Esas notarías a las que se opositaba eran notarías vacantes en el territorio del Colegio o Colegios Notariales convocantes y se solicitaban por los opositores en sus instancias al firmar la oposición en un orden determinado, casi sin informes, casi “al tun tun”. Con este sistema en el momento del aprobado ya sabías cual era tu primer destino. Además esa convocatoria por Colegios o territorios hacía posible mayor frecuencia en la celebración de las oposiciones.

Con el sistema de las oposiciones al título de notario se estableció una periodicidad anual en la convocatoria (que ya no prevé el Reglamento Notarial), una regla para el cálculo del número de plazas  (artículo 5 del Reglamento Notarial) que ha sido suprimida y (esto sí que se mantiene) que los nuevos notarios, según el artículo 22 del Reglamento Notarial, tienen la obligación de participar en todos los concursos convocados para la provisión de vacantes desde la publicación de la lista de aprobados en el BOE solicitando todas las vacantes a concurso hasta obtener una (lo que puede suceder para una misma promoción en un solo concurso o en varios sucesivos). Esto último supone que los notarios no sabemos cual será nuestro primer destino hasta unos meses después del aprobado. Tampoco saben los aspirantes a serlo, los opositores, cuando se convocará la siguiente oposición (aunque la regla del año no se cumplía en la práctica) ni que número de plazas aproximadamente comprenderá la convocatoria (algo que con la regla derogada si podíamos aproximar).

Por otra parte, una cosa es ser el notario más joven de una promoción y otra ser el notario más joven de la historia. Siempre había oído hablar de Blas Piñar López como notario más joven de España, pero en la preparación de este post (que ha dado lugar a otro titulado “El notario más joven de la historia”) he sabido que Piñar ingresó en el notariado con 26 años y 26 días. Mi padre  ingresó con 24 años, 9 meses y 5 días y el notario más joven de la historia ingresó con 23 años, 11 meses y 12 días.

¿Y los más veteranos?. La edad más alta a la que alguien ha conseguido ingresar en el cuerpo notarial se encuentra en los 58 años. Muchos veteranos que aprueban la oposición proceden de otras profesiones y han acabado ejerciendo la nuestra (la suya) demostrando tanta valía (si no más) que los más jóvenes aprobados. Así que, por si alguien se anima, hasta los 70 ¡está aún a tiempo¡.

Más datos: la media de edad para el aprobado se ha situado en la última promoción en torno a los 32 años, según informaciones que suelen hacerse públicas periódicamente. Pero la media general es de casi 30 años. La de mi promoción es de casi 31 y yo estoy por encima de la media con los 34 años y 3 meses que me costó llegar a ser notario.

Lo último que os cuento: en la última promoción la proporción entre hombres y mujeres fue de casi 50-50 (46 hombres y 44 mujeres), aunque la proporción en todo el cuerpo está a favor de los hombres. Tiempo al tiempo, porque en las oposiciones que actualmente están a punto de terminar en el Colegio Notarial de Cataluña (si no me he equivocado al contar) han aprobado 49 mujeres y 41 hombres.

Las mujeres no pudieron acceder al notariado en España durante años. Consuelo Mendizábal Álvarez (promoción de 1942), Margarita Baudín Sánchez (promoción de 1944) y Carolina Bono Huerta (promoción de 1947), fueron las únicas que consiguieron serlo antes de la modificación de la norma que lo impedía. Margarita Baudín nos explica en El Notario del Siglo XXI porque ellas si pudieron hacerlo.

Otra compañera Concepción Pilar Barrio del Olmo nos cuenta también en El Notario del Siglo XXI muchos más detalles sobre este tema. En concreto Barrio, nos explica que la prohibición que impedía a las mujeres participar en toda clase de oposiciones se mantuvo hasta 1961. Según mis datos, la primera mujer en conseguirlo fue María Rosa Cameno Iglesias (promoción de 1969), que se jubiló en 2013 al cumplir la edad reglamentaria. También nos cuenta Concepción Barrio que en 2008 las mujeres representaban el 23,50% del cuerpo. Desde entonces, ha habido varias oposiciones con muchas mujeres aprobadas y también muchas jubilaciones masculinas y casi ninguna femenina con lo que el porcentaje de mujeres se encuentra actualmente en torno al 30%.

lista aprobados 1

lista aprobados 2

Dejo pendientes para otra ocasión un par de cuestiones que forman parte de la leyenda urbana de las oposiciones a notarías: ¿se han dejado de cubrir plazas en alguna ocasión?, ¿han suspendido a alguien (según la época de la que hablemos) en el tercero, cuarto o quinto ejercicio?, es decir, ¿han suspendido a alguien después de haber aprobado el dictamen? Tendré que preguntarle a los más veteranos compañeros que son Rafael Nicolás Isasa que cuenta con 103 años y Francisco Núñez Lagos que ya ha cumplido los 100, según he podido saber.

En fin, no son más que datos y anécdotas que me reconforta contar, que me enorgullecen como hijo devoto de mi padre y que comparto hoy con vosotros por esta vía.

Os dejo con mi último, por el momento, por mi y ante mi. El próximo previsiblemente será el que otorgue y autorice cuando abandone mi actual destino.

 

ACTA DE MANIFESTACIONES

NÚMERO OCHOCIENTOS SESENTA Y UNO.

En ES MERCADAL (MENORCA), mi residencia, a 10 de noviembre de 2006.

Por mí y ante mí, JUSTITO EL NOTARIO,  notario del Ilustre Colegio de las Islas Baleares, con domicilio profesional en esta Villa.

Me juzgo con la capacidad y el interés legítimos necesarios para el otorgamiento de la presente acta, anteriormente calificada, y, al efecto,

M A N I F I E S T O:

I.= Que en el día de hoy mi padre, ha cesado, por jubilación voluntaria, como notario de Murcia después de casi veintidós años en la plaza.

II.= Que anteriormente había servido, por este orden, en las Notarías de Friol y Guitiriz (provincia de Lugo, Ilustre Colegio Notarial de Galicia, antes Ilustre Colegio Notarial de La Coruña), La Puebla de Almoradiel y Villacañas (provincia de Toledo, Ilustre Colegio Notarial de Madrid, hoy de Castilla-La Mancha), Archena (provincia de Murcia, Ilustre Colegio Notarial de Albacete, hoy de Murcia) y Lugo (Ilustre Colegio Notarial de Galicia, antes de La Coruña).

III.= Que tomó posesión, con veinticinco años recién cumplidos y después de tres años de oposición, de su primera notaría el 20 de marzo de 1962, por lo que ha estado en activo durante cuarenta y cuatro años, siete meses y veintiún días.

IV.= Que de no haberse tenido que jubilar de manera anticipada hubiese sido el próximo año el número uno del escalafón notarial y hubiese cumplido cuarenta y cinco años de profesión.

V.= Que la presente acta pretende ser un sencillo homenaje a mi padre que ha sido, y seguirá siendo, ya jubilado, un NOTARIO EJEMPLAR y amante, como pocos, de su profesión. Espero que sus casi cuarenta y cinco años de ejercicio profesional sigan guiando mis pasos a lo largo de toda mi carrera.

VI.= Que espero y deseo que tenga una recuperación lo más rápida y lo mejor posible de la enfermedad que le ha conducido a la jubilación voluntaria; que espero y deseo, asimismo, que para ello haga uso de las fuerzas de flaqueza que en otros muchos momentos de su vida ha empleado en las situaciones difíciles; que espero y deseo, por último, que no tire la toalla y siga luchando por su recuperación.

VII.= Y que todos los que le queremos le necesitamos.

Incorporo a la presente, fotocopia de la página 37395 del Boletín Oficial del Estado número 256 del día 26 de Octubre de 2006 que contiene la Resolución de 17 de Octubre de 2006, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, por la que se dispone la jubilación voluntaria de mi padre.

De la lectura, de mi juicio, capacidad y legitimación suficientes, de la libre prestación de mi consentimiento, y de todo lo demás consignado en este instrumento público extendido en dos folios de papel timbrado de uso exclusivamente notarial, serie 7H, números 4976874 y 4976876 yo, el notario, doy fe.=

ARANCEL NOTARIAL. DERECHOS DEVENGADOS. Arancel aplicable, números: 1, 4

DOCUMENTO SIN CUANTÍA.              TOTAL: CONDONADO  (Impuestos excluidos)

Agradezco su ayuda a todos los que han contribuido con sus datos y precisiones a redondear este post y el de “El notario más joven”. El agradecimiento es especial para los compañeros Vicente de Prada y Marcos Serrano.

Hasta otra. Hasta siempre Papá. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario jubilación

 

 

10 comentarios

  1. Hola. Sólo una pequeña corrección, la primera mujer notario de España fue mi tía Consuelo Mendizábal en el 42 seguida de Margarita Baudín en el 44. Gracias.

    • Estimada María José:

      Es cierto, es error mío. El dato lo tomé de El Notario del Siglo XXI pero debí leer al revés. Mis disculpas. Al César lo que es del César.
      Lo corregiré en cuanto pueda (y en dos posts donde cito el dato).
      Casi desde niño he oído hablar de Consuelo (a menudo en diminutivo) Mendizábal a mi padre, que tuvo el placer de conocerla y tratarla hace ya muchos años.
      Lo dicho disculpas y gracias por participar. Un abrazo. Justito El Notario.

    • Hola María José: Corregido el error. De nuevo, gracias, Saludos. Justito El Notario.

  2. Claro, es lógico y normal!
    Ya investigaré y te comentaré!

  3. Este año en Barcelona creo que hay dos hermanas del año 1991, o eso me han dicho. Es decir, 24 años.

    Sé de otros dos compañeros de 1990, 25 años.

    Y luego estamos los de 1989, 26 años, que somos unos 7 o así.

    Profundizaré en mis averiguaciones y te comentaré.

    • Querido Jesús: Si que te agradecería que me informases. En el listado estamos incluyendo, ya sabes, a los menores de 25. Por encima ya hay demasiada gente. Si está difícil hasta 24, por encima, es un trabajo ímprobo. Tienes que tener en cuenta para los de 24 que la fecha para vuestra promoción será la de la resolución del primer concurso de vuestra promoción. Eso aún podría tardar unos 7 meses ¿? que habría que sumar a su edad al tiempo de la nota del dictamen que es un aprobado simplemente oficioso, así que aprobar antes de los 24 según el criterio que siguen los anuario de la DG, es francamente difícil. Gracias, un abrazo. Justito El Notario.

  4. Mi padre Francisco Manrique Romero ingresó en Zaragoza el 30 de junio de 1948 y había nacido el 26 de julio de 1923 luego también forma parte del club de los 24 años.

    • Querido Javier: Efectivamente. Lo añadiré como corresponde. Gracias por la corrección. Lo cierto es que pretendía recordar este “por mi y ante mi” que le “regalé” a mi padre al jubilarse y recordarle ahora que no está. Todo lo demás ha ido saliendo poco a poco y está quedando fantástico con tantas aportaciones. Gracias. Un abrazo. Justito El Notario.

  5. Pedro Rincón de Gregorio

    Yo también he oido lo de la edad mínima de 25 años. Y sé de un caso: Manuel Azaña, que aprobó oposiciones a letrado de la dirección general de los Registros y del Notariado antes de esos 25 años y tuvo que dedicarse a otras ocupaciones hasta llegar a los 25. Acaso ese límite era también aplicable a los notarios de la época.
    O esa es la historia que tengo por cierta.

    • Querido Pedro: Lo cierto es que lo tenía super claro hasta hoy. Lástima que no tenga a mi padre para aclarar ciertas cosas.
      Por lo que he podido comprobar, parece que Azaña entró en la DGRN con 29 o 30. Gracias por la aportación. Un abrazo. Justito El Notario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *