Inicio / Nihil prius Manducare / Viajando / Viajando “en corto”

Viajando “en corto”

La filosofía de esta sección es la misma que la de otras secciones “en corto” de mi blog (Faqs, Opo Flashes, Pequeños Modelos o Casos Cortos), es decir, contar cosas en corto y en este caso, detalles de todo tipo de los viajes que hago o proyecto. Me cuesta a veces sacar adelante un post completo sobre un viaje de varios o muchos días porque lleva su tiempo desde que conviertes tus notas preparatorias o del propio viaje en algo publicable; además por razones de extensión tengo que renunciar a muchas pequeñas cosas que me apetecería también contar. Tal vez todo eso tenga ahora cabida aquí…

Viajando "en corto"

27 años después vuelvo a San Sebastián

Corría 1991 y mi entonces novia (y ahora mujer) y yo (que acabamos Derecho aquel año) nos fuimos a hacer un curso a la Universidad del País Vasco. El diploma de asistencia anda por ahí guardado, aunque nos lo dieron de auténtico milagro pues no paramos aquellos días en los que anduvimos por Pamplona, Hernani, Irún, Hondarribia, San Juan de Luz, Bayona, Biarritz y no unos cuantos sitios más. Por San Sebastián también corrimos bastante y guardamos recuerdos imborrables.

Ahora vuelvo y tengo por delante un par de buenas comilonas una de ellas en Bernardo Etxea con dormida en el Hotel de Londres y de Inglaterra.

Estamos muy ilusionados y por eso me puse a buscar el otro día fotos de aquel viaje e hice una selección para insertar como galería en esta entrada.

Recuerdo que viajamos en mi viejo Fiat Uno, el que se ve en las fotografías, y que dormimos la primera noche en un camping cercano a Cuenca a la que nos debimos desviar premeditadamente, pues la ruta no pasaba necesariamente por allí. Visitamos las Casas Colgadas y continuamos viaje al Norte. Nos alojábamos en una Residencia Universitaria, Colegio Mayor o similar. Inicialmente nos ubicaron con otra gente en habitaciones separadas por sexo (segregadas se diría ahora) y tuvimos que solicitar un traslado a dependencias independientes. Solo tengo algunos flashes sueltos de las clases del curso.

Recuerdo una comida en el puerto tomando unas sardinas y ensalada en un restaurante con terraza y que allí en el muelle los chavales se tiraban al agua para alcanzar buceando las monedas que la gente les tiraba preguntando antes de cuánto era la moneda para ver si les merecía la pena la inmersión. Por menos de 25 pesetas no se sumergían. “No bajes, que es un duro”, se decían entre ellos para evitarse el excesivo esfuerzo de bucear por solo cinco pelas.

Fuimos a Pamplona a los pocos días de terminar los Sanfermines y estaba desértica. Comimos unos huevos con chorizo en un bar bastante céntrico. Repetimos el mismo menú otra noche en San Sebastián en un restaurante por la zona del monte Igueldo. Los presupuestos eran bien distintos en aquella época. Guardo buenas sensaciones de Hondarribia a la que sí que he vuelto después. Fue en el año 2005. Viajamos desde Mondoñedo para asistir a la boda del hijo de unos grandes amigos que hicimos allí. También me acuerdo de Irún. Compré unas flores para mi novia con motivo de su santo en un supermercado de la frontera. Una anda bien chafadita entre las páginas de algún álbum de fotos. También volvimos a Irún con motivo de aquella boda. Cenamos fantásticamente en una sidrería con el menú clásico que nunca había probado y que me entusiasmó. Me gustaría poder repetirlo en esta visita. Después anduvimos por el País Vasco francés. Un poco de San Juan de Luz, Bayona y Biarritz. Los tres sitios me encantaron y volvimos a repetirlos en ese viaje de la boda, muchos años después. En Hernani (última fotografía de la galería) tomamos un vino en una taberna forrada con la cara de los presos de ETA y llena de mensajes alusivos al “asunto” y un tanto acojonados.

Por cierto, al terminar aquel verano de 1991 empecé a preparar las oposiciones a notarías.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Algunos de mis hoteles en Madrid

Madrid hoteles

NH PRÍNCIPE DE VERGARA. Por razones profesionales dormí una noche de domingo en el NH Príncipe de Vergara. Llegué en Metro desde Barajas, dejé la maleta en la habitación, baje a cenar algo (una suculenta hamburguesa y cerveza) y volví a la habitación a ver la tele y a dormir. La habitación (moderna, funcional y cálida), la iluminación, la ducha y el cuarto de baño en  general (con sus buenas toallas y amenities), me hicieron sentir muy cómodo, como en casa. Esta es una sensación muy difícil de tener en un hotel y, probablemente, una sensación impagable. Muy bien ubicado y bien de precio. Había estado hace años y en esta ocasión, y con una buena de reforma de por medio, me ha gustado muchíiiiiiiisimo más. Habrá otra, seguro. Recordaré siempre esa estancia porque fue el comienzo de un periodo muy importante de mi vida, laboralmente hablando.

PETIT PALACE ART GALLERY. En pleno barrio de Salamanca, el Art Gallery te sorprende con una curiosa  (¿estrafalaria?.¿timburtoniana?) decoración desde el mismo umbral de su estrechísima recepción que le da un aire distinto a la mayoría de los hoteles. A través de los algo oscuros-misteriosos-casi-lúgubres pasillos se accede a las habitaciones que disponen de un mobiliario que recuerda a una oficina por su estética y tonos grises. El baño no tiene paredes, sino cristales con atractivos y agradables vinilos, así que se ve con cierta  facilidad lo que ocurre dentro. La cama proporciona un buen descanso al que ayuda la insonorización general de las instalaciones. Llegué a Madrid, me duché, dejé la maleta, me fui de juerga, volví, me acosté, me levanté y me fui, no puedo contaros más. También tengo asociado el recuerdo de este hotel a un momento muy especial. El homenaje a Alfonso Ventoso por su jubilación como preparador de oposiciones.

PETIT PALACE EMBASSY. En el corazón de Serrano. Bonito edificio. Sin parking propio. Personal profesional sin concesiones a la simpatía o al agrado. Zonas comunes y habitaciones funcionales y modernas. Baños separados con cristal y vinilos; son suficientemente amplios con ducha de hidromasaje y grandes wc. Lo justo en amenities. Mi habitación, con ventana a un patio de patios que proporcionaba suficiente luz y tranquilidad, resultó cómoda para dos. Lo peor la cama, me pareció durísima. La decoración es fría, parece que estás en una oficina. Creo que tres estrellas se quedarían cortas, al menos mientras que se conserve como está y las cuatro, a mi me parecen correctas. La relación calidad precio es aceptable, aunque podría ser un poco más barato, pero Sres. es puro Serrano.

AC AITANA. Elegí el AC Aitana porque teníamos una comida en un restaurante cercano. Su ubicación es excelente, no es el centro histórico, pero si está próximo al Barrio de Salamanca y en plena Castellana, nada más y nada menos que enfrente del Ministerio de Defensa. El parking es horroroso, el vestíbulo y las zonas comunes están geniales, y la habitación y el baño semi-nuevos, amplios, cómodos, con buen aire acondicionado, minibar, televisión, buena ropa de cama y suficientes amenities para el aseo. Todo es muy luminoso (también el baño que se sale del concepto general), con buenos ventanales, y con una cálida y acogedora decoración en general. Estuvimos poco rato en la habitación pero sin duda lo recomiendo y repetiremos. Va a ser uno de mis hoteles en Madrid y encima el precio me pareció más que aceptable.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Arqua, Cartagena

museo arqueología Cartagena Arqua

Pocas ciudades españolas pueden presumir de tener un Museo Nacional. Cartagena es una de ellas con su Museo Nacional de Arqueología Subacuática. La edificación tiene una parte subterránea y otra en altura que se compone de dos cuerpos situados a escasa distancia el uno del otro. La parte subterránea alberga el museo en sí. El museo resulta interesante pero, a mi modo de ver, más para los niños que para los adultos. Teniendo que alberga el tesoro del navío Nuestra Señora de las Mercedes, debería mostrarlo más de lo que lo hace. Se visita en poco tiempo y dispone de un interesante Restaurante. El entorno (puesto que se encuentra en la Marina de Cartagena) y la edificación, son un conjunto muy interesante, moderno pero sin estridencias, bien encajado en el entorno, con una buena combinación de cemento, hierro y cristal y con sus enormes letras de hierro forjado con el nombre del museo que bien merecen unas cuantas fotografías.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Castillo de la Concepción (o de los patos), Cartagena

castillo patos cartagena

360 grados de vistas de Cartagena, incluidas las del Teatro Romano que uno podría dar casi por visitado una vez que lo haya admirado desde aquí.

Al cerro donde se encuentra el Castillo de la Concepción “o de los patos” o Parque Torres se accede desde la Catedral de Santa María, desde la Plaza de San Ginés, desde la Calle Cuatro Santos, desde la Muralla del Mar y desde el ascensor panorámico.

La visita es gratuita salvo que subas en el ascensor o entres al recinto del castillo lo que no me resulta indispensable.

Lo indispensable es disfrutar las vistas de esta ciudad trimilenaria y de su bahía y puerto desde este mirador excepcional y que cuando termines te vayas a comer a La Muralla

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Castillo de San Juan (Águilas): “Los tres pasos del moro”

los tres pasos del moro aguilas

Incontables las veces que he subido al castillo de Águilas, “subido aquí en lo alto estoy, todo el pueblo pueeedo veeer”, que cantaban “Las Ardillas de Dakota”.

En todas esas veces he disfrutado, escuchándola o contándola yo, la historia de Los tres pasos del moro”.

Decían que un túnel que desembocaba en el acantilado se utilizaba en la época de la reconquista para dar matarile a los moriscos que a punta de espada eran obligados a caminar por el pasadizo que recorrían en tan sólo tres pasos, cayendo al mar donde eran pasto de los tiburones. Nunca he sabido si la historia es cierta (no creo que hubiera muchos tiburones a pie de un acantilado, entre otras cosas) pero es magnífica, tanto como las vistas de Águilas desde su castillo.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Cosas que hacer si vas a Mondoñedo

He recuperado unas viejas notas (tienen ya unos siete u ocho años) de mis veranos mindonienses (que fueron varios después de haber dejado de ser Notario de Mondoñedo). Son estas:

  1. Ir a pescar truchas a la piscifactoría Gavín en Pastoriza.
  2. También hay una piscifactoría en A Pontenova.
  3. Montar a caballo o en quad, bañarte en la piscina y comer en Casa Cazoleiro de Meira.
  4. Ir al restaurante La Garganta de Vegadeo o a Casa Jano, uno de mis favoritos en la zona, que se encuentra en el pueblecito de Piantón.
  5. Ir a la cetárea y a la lonja de Burela. Comer en el restaurante A Lonxa y en O Sargo.
  6. Ir a el restaurante O Palleiro de Santo Estevo que no sé si está en Trabada o en A Pontenova.
  7. En Mondoñedo se puede visitar el precioso Salto do Coro, la cantera abandonada, la aldea de Vilar, hacer una barbacoa en A Fervenza, o acercarse al Campo do Oso a ver los caballos salvajes.
  8. No se puede dejar de ir hasta el Restaurante Palermo, que está en Tapia de Casariego.
  9. No sé si sigue celebrando la fiesta celta de Riotorto.
  10. Es muy bonita la Finca Gadea de Alfoz.
  11. Se puede también ir a Viveiro a a disfrutar del Pazo da Trave, del Hotel Ego y del fantástico restaurante Nito, de la playa de Area o del restaurante Louzao.
  12. Si es verano, se puede guardar un rato, si toca, para ver la competición de tirar de cuerda en la ría do Masma. Unos tiran desde Foz y los otros desde San Cosme de Barreiros y  disfrutar allí mismo de las sencillas fiestas de San Bartolo.
  13. Es fantástico recorrer el río Eo desde A Pontenova hasta Vegadeo.
  14. Se puede comer en Casa Foguete cerca de Ribadeo, en Casa Cachón o en el Risón de Castropol (o mejor en Casa Vicente) o en la sidrería La Barrica de Vegadeo o en el de los callos de Trabada que se llamaba Ruta Caminho Norte o algo así.
  15. Que buenos ratos pasé en el Luciano de Bretoña, en el Pipo`s de la costa de Ribadeo, en el restaurante Acantilado de Barreiros o en O Pozo de Meira. No conviene olvidar a las hermanas NOMEACUERDO de Meira (donde me invitó a comer un día mi compañero Iurisprudente) ni de visitar los Oscos, Taramundi y Fonsagrada.

Aconsejo a los que hagáis uso de estas notas, que os cercioréis de que todo lo que recomiendo sigue abierto pues ya han pasado algunos años desde que me fui y más de los que quisiera desde que no voy por allí. Por supuesto, nadie debe echar nada en falta, pues podrá encontrarlo poniendo MONDOÑEDO en uno de los dos buscadores de mi blog.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Distrito de Viana do Castelo, Portugal

viana do castelo

Una amiga de Facebook (MBel) me decía hace un momento:

“Y hablando de éstas (mis entradas de ocio, cultura y gastronomía) y de tus gustos playeros, te recomiendo la Praia da Amorosa (distrito de Viana do Castelo).

Este verano (¡qué lejos está ya¡) recorrimos desde Lobios y su balneario del río Caldo, el Parque Internacional Peneda-Gerés y el curso del río Limia o Lima hasta su desembocadura en Viana do Castelo. Pueblos encantadores (Lindoso, Soajo, Ponte da Barca o Ponte de Lima); tanto es así que mi marido hablaba de nacionalizarse portugués. Buenísima comida y hoteles normales. A alguno le sobraba o se le había caído alguna que otra estrella”.

Yo le digo a mi hijo una cosa parecida: Si no fuera español, ¿de qué país me gustaría ser? De Portugal.

Tomo nota de tus recomendaciones. Y seguro que antes o después las usaré.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
En Malmo casi la palmo

Justito en Malmo casi la palma

De frío, no por otra cosa, porque el paseo desde el centro de la ciudad atravesando el Kungsparken, donde unas migajas de una bolsa de patatas que cogimos de la papelera atrajeron a más pájaros que en la película de Hichtcock, hasta el Torso Torneado de Calatrava, tuvimos tiempo de congelarnos a base de bien.

Una vez estábamos a los pies del hercúleo edificio continuamos un poco más hasta el agua para divisar el Puente de Oresund y de allí regresamos al edificio del español bajo el que intentamos conseguir un taxi con nuestro deficiente inglés y con un taxista que tampoco estaba muy suelto o era un cachondo sin aparentarlo en absoluto (pues confundió al preguntarnos por el nombre, el de Ester con el de Shakira) o estaba un poco teniente o estaba hasta los mismísimos mientras atendía a unos azerbayanos a los que una pareja de homínidos bastante estrafalaria que acababa de salir del edificio les birlaba el segundo taxi que necesitaban para desplazarse todos (con el peligro que debe tener quitarle un taxi a unos azerbayanos).

El caso es que el hombre cumplió y cuando estábamos ya al borde de la congelación, llegó el taxi que esperábamos justo antes de que yo llamara a un Uber y mientras los demás de mi grupo estaban ya en trámites de pedir a unos amables suecos que pasaban por allí (de agradable paseo) que nos pidieran otro taxi.

Entonces fue cuando, ya calentito en el taxi, exclamé: “En Malmo, casi la palmo”.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Estaca de Bares, el punto más al Norte de España

Estaca de Bares

Dos visitas he hecho a la Estaca de Bares. La primera fue en una Semana Santa con un frío y un viento considerables.

La segunda en un mes de Septiembre con viento, pero con buena temperatura.

En ambos casos me pareció espectacular, frondosa, agreste, natural, salvaje…

Además es uno de esos sitios a los que le gusta ir a casi todo el mundo: “el punto más al Norte de España, el punto más al Norte de la península ibérica, el punto más septentrional”.

Es uno de esos sitios a los que hay que ir en alguna ocasión y que no hace falta tacharlo de la lista, porque siempre merece la pena volver.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Fuente La Teja, Güejar Sierra, Granada

fuente la teja

Llegamos a Fuente La Teja un viernes cerca de la hora de cenar. No tuvimos ninguna complicación, a pesar de la dificultad del tramo final del viaje, porque la casa se encuentra perfectamente indicada gracias a sus propietarios que cuidan este y otros muchos detalles. Tras varias y fresquísimas cervezas, todo el grupo, niños y mayores, cenamos abundantemente como si estuviéramos en nuestra propia casa, y después a la cama. No escatima en calefacción y agua caliente. Al día siguiente (tras un buen desayuno con patés y sobrasada incluidos) a la nieve. Sierra Nevada está a poca distancia y Fuente La Teja es un buen emplazamiento para visitarla y para hacer otras muchas cosas. De vuelta de la estación, otra buena cena y a dormir para volver a casa el domingo. La gente que lo atiende sabe lo que hace, hasta olvidé una cosa y me la enviaron a casa.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Gellert Spa, Budapest

GELLERT SPA BUDAPEST

Dudamos mucho entre ir a los Gellert o a los Szechenyi y probablemente nos equivocamos yendo solo a los Gellert.

Me pareció que al personal le faltaba simpatía y predisposición, que hacían falta reformas y que la limpieza podía mejorarse. También faltaba información. En algunas zonas se mezclaba el olor de las aguas y el de la comida y era poco agradable. Por último, creo que resulta algo caro.

También es cierto que bañarse en la piscina exterior con nieve y bajo cero es una pasada, que la piscina central con su segundo piso no se olvida fácilmente y que hay cinco piscinas más. Son ocho en total aunque una exterior estaba vacía. Sin duda es uno de esos sitios en los que hay que estar y, permitiéndolo bolsillo y tiempo, la cosa está clara: Gellert y Szechenyi en cualquier orden.

En aquel viaje nos organizamos con la guía City Pack Budapest.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Hace una semana yo tendría que estar comenzando un vuelo a Tokio…

vuelo a tokio anulado por huelga

Pero por culpa de una huelga de controladores aéreos en Francia me he quedado sin un viaje que llevaba dos meses y pico organizando, sin posibilidad de cambio alguno. Bye, bye, Tokio.

Como soy hombre prevenido (y peleón…), he recuperado todo lo que había gastado en diversas reservas, excepto (curiosamente) el importe del seguro que cubría contingencias relativas a los vuelos (el que me tenía que proteger es el único que ha salido ganando con esto). Por recuperar, he recuperado hasta lo que no era reembolsable…

Yo tenía previsto cumplir 50 años en Tokio y al final los acabé cumpliendo en Copenhague.

Copenhague es una ciudad bastante monumental y muy interesante, ¡aunque hace un frío que pela¡

Mi cumpleaños fue fantástico. Hizo un día precioso, climatológicamente hablando. Comimos en la calle en un mercado, hicimos una visita guiada “alternativa” que finalizaba a las puertas de Cristiania (que nos dejó bastante desolados) y cenamos con nuestros compañeros de viaje y con otro matrimonio de amigos de nuestros amigos que hizo la noche mucho más interesante e inolvidable. Buena cena, copas y hasta algo de baile improvisado.

Tokio queda a la espera….

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Hotel Grande Bretagne, Atenas

hotel Atenas rey Constantino

Coincidimos con el Rey Constantino. Este tipo de gente no irá a cualquier sitio, así que con este detalle creo que casi se dice todo, pero, claro, también estoy seguro de que a él no le dan la misma habitación que a mi …

La mía tenía un buen tamaño, pero no era enorme; estaba decorada en estilo muy clásico, demasiado clásico en realidad si nos centramos en algunos detalles como los apliques, embellecedores y lámparas del baño. El baño resultaba pequeño sobre todo la ducha, en la que tenías que estudiar tus movimientos antes de hacerlos. La cama, tipo king size, era súper cómoda, mullida, con todo tipo de almohadas.

El personal fue muy atento y servicial (salvo la señora que nos atendió en recepción a nuestra llegada, que resultó algo estirada y antipática).

El desayuno se sirve en un salón precioso, moderno y con ESPECTACULARÍSIMAS VISTAS A LA ACRÓPOLIS (¡QUE MARAVILLA¡), además el condumio en sí era buenísimo y los camareros, atentísimos.

Las zonas comunes del hotel son elegantes, frecuentadas por un público también elegante y muy amplias. El edificio es bonito y está situado en la misma plaza que el parlamento griego por lo que es visible desde muchas habitaciones el famosísimo cambio de guardia. Ha sido, es y ¿será? uno de los mejores hoteles de la ciudad.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Hotel Soho Boutique Congreso, Madrid

soho boutique madrid

El hotel está en la Calle Zorrilla, la trasera del Congreso de los Diputados. Ocupa un antiguo inmueble distribuido en viviendas independientes a razón de dos por planta más algún bajo comercial con entrada para cocheras y patio interior que se ha reconvertido en su conjunto en hotel conservando las viejas y magníficas escaleras y las puertas de entrada a las viviendas, ahora pintadas de verde. En el portal de al lado hay un restaurante con excelente aspecto (se llama “La Ancha” y los propietarios tienen también el “Fismuler” que es famoso por sus schnitzel). Teníamos reserva aquella noche en Lucio pero lo consideraré para otra ocasión. También tendré en cuenta la posibilidad de ir al Edelweiss al que le tengo ganas desde hace muchísimo tiempo.

El hotel es tan, pero tan, nuevo que huele a nuevo. Aún estaban hace unos días instalando y montando cosas. De hecho cuando hace meses hice mi reserva en Booking, las fotos de las habitaciones nos hicieron pensar que era rollo zen o ryokan puesto que los colchones estaban en el suelo, sin los canapés (¡aún así lo reservé¡). Ahora pueden verse ya las habitaciones completamente terminadas.

La habitación, aún con el pegote que siempre representa una cama supletoria, resultó amplia, acogedora y el baño es muy bonito. Camas confortables, buena ropa de cama y buenas toallas. Todo flamante y a estrenar. Silencioso a tope y con unas contras que te permiten no dejar entrar ni un rayo de sol por las mañanas (o no, si las dejas menos cerradas). El precio para una triple en esa zona fue fantástico, aunque diría que tuve suerte pues la hice cuando el hotel estaba echando a andar. He vuelto a reservar para finales de Febrero y la tarifa es más alta pero muy competitiva.

El personal es joven e intenta (y consigue) agradar. Llamaron a la habitación unos minutos después de nuestra llegada para ver si todo estaba en orden.

Espero verlo ya completamente terminado en unas semanas y pienso que será para mi un hotel a considerar en mis visitas a Madrid, sin que represente obstáculo el hecho de que esté en la zona Madrid Centro y no tenga parking propio. El parking de Las Cortes está a un paso. Puedes aparcar sin problemas en él e ir andando con la maleta, pero hay que hacerse con el distintivo ambiental (aunque no será obligatorio hasta Abril y hasta entonces la matrícula será lo que se observará para determinar las infracciones). Aquí se puede consultar el que le corresponde a tu vehículo y aquí puedes adquirirlo (y más cómodamente en cualquier oficina de Correos). Yo ya llevaba mi etiqueta así que hubiera podido aparcar sin problema en el parking de Las Cortes. Sin embargo el protocolo de contaminación decretado para aquel día me impedía entrar con el distintivo que corresponde a mi coche y dejarlo aparcado en la zona, aunque sabía que no hay intención de poner multas al menos hasta el mes de Febrero, así que decidí entrar en Madrid Central y aparcar teniendo en cuenta que desde la línea que marca el inicio de la zona a la entrada del parking (en la acera de enfrente del Hotel Palace) debe haber unos diez metros. Pienso que con esa escasísima distancia, es un riesgo asumible, cualquiera que sea el distintivo de tu coche y el protocolo de contaminación declarado adentrarse en ese parking y correr el riesgo de que te multen … ¿o te zurrarán la multa sin piedad aunque recorras esa pequeña distancia? Ya veremos que pasa cuando vaya a finales de Febrero. Informaremos … y seguiremos aclarando ideas con todo este asunto.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Keleti Railway, Budapest

estacion keleti

Un plano con la letra enana. Una revisión pendiente de la vista. Un idioma tan distinto del nuestro que no te dice nada cuando “lo lees”….

Íbamos hacia el Danubio y acabamos en esta estación que estaba en el quinto pino, aunque mereció la pena (enorme caminata) llegar hasta allí desde el New York Café, porque es un magnífico (y concurridísimo) edificio. Debimos entrar y verlo también por dentro, aunque con el considerable cabreo que teníamos por habernos perdido, no lo hicimos. También pudo influir un poco de acojone por la lejanía del lugar, el personal que se veía y la hora que se nos había hecho. Supongo que no soy el único que se pierde alguna vez en los viajes, ¿no? En este caso la culpa fue mía que puse el mapa del revés al salir del New York Café.

En aquel viaje nos organizamos con la guía City Pack Budapest.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
La Torre del Mariscal Pardo de Cela, Alfoz (Lugo)

pardo de cela lugo mondoñedo alfoz

En cualquier otro sitio, esta Torre tendría más importancia y visitantes, pero en Galicia hay tanto que hacer, que ver, que puede quedar en un segundo plano.

El promontorio en que se encuentra la Torre, que es visitable y se utiliza para exposiciones, bien merece una visita, puesto que desde sus alturas se contempla una maravillosa vista de El Valle de Oro (O Valadouro), con sus nubes, sus pastos, sus eucaliptos, sus casas de piedras, sus ríos y regatos.

Desde allí te sentirás como el mismo Mariscal y podrás adentrarte en su historia “el credo, credo, credo”, la cabeza rodando, la revuelta de los irmandiños …

Conviene conocer un poco la historia antes de ir o conectarse a Internet in situ y descubrirla.

Una buena ocasión para la visita sería cuando hacen el Mercado Medieval de Mondoñedo …. o el de allí mismo que es un poco antes que el de Mondoñedo

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Mercado Central, Budapest

central market hall budapest

De cuatro días que estuvimos en Budapest, fuimos dos al fantástico Mercado Central.

El primer día llegamos a la hora de comer y comimos en los bistrós de la planta superior.

Sopa de goulash, salchichas con mostaza, cerveza y vino chardonnay. Todo por a precios económicos.

Luego dimos una vuelta por los puestos de souvenirs y similares de la planta superior.

Al acabar nos paseamos por la maravillosa planta inferior con sus decenas de puestos con caviar, patés y foies, salamis y otros embutidos, fruta, verdura, carne, especias, paprika, pasteles y muchas cosas más.

Es frecuentado por turistas y por aquincenses o aquineos y nos pareció tan maravilloso que volvimos al día siguiente para hacer casi lo mismo, salvo comer. En esta segunda ocasión lo hicimos en un correcto autoservicio de la planta superior, pero esa ya es otra historia.

En aquel viaje nos organizamos con la guía City Pack Budapest.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Mi gran boda gay en Chueca

boda gay chueca

Fue una gran satisfacción para mi que me lo pidieran, como amigos y como miembros de un colectivo que había obtenido unos pocos años antes el reconocimiento de su derecho a contraer matrimonio.

El día previo a la “boda” nos desplazamos un grupo de amigos de los de siempre desde nuestro lugar de residencia y nos alojamos en el Hotel Room Mate Óscar, en el Barrio de Chueca en Madrid.

Hotel Room Mate Óscar

Estas fueron mis impresiones del Óscar en Tripadvisor:

“Esta ha sido mi primera visita a un hotel de la cadena. Tenía muchas ganas de probar y me quedan muchas de repetir. El Óscar esta super bien situado, con un parking en la propia plaza en que se encuentra, en un edificio que tiene un toque original e interesante, con cuidadas zonas comunes y con habitaciones con un aire especial. También es cierto que la mía era un poco oscura, con vistas feas. El precio, que estaba concertado para la boda a la que asistíamos, estuvo francamente bien. El personal muy atento en todo momento. Hasta otra ocasión Room Mate”.

Como protagonista de la ceremonia una vez en Madrid tuve que acercarme al ensayo. Al terminar los más íntimos nos fuimos reuniendo en la Plaza de Vázquez de Mella, la del hotel, para tomar unas cañas en una terraza. Cuando estuvimos todos y con el firme propósito de “portarnos bien” en la preboda nos fuimos a cenar al Mercado de San Antón. Doy fe de que al menos intentamos ser buenos.

Mercado de San Antón

No lo conocía y me encantó. Y así opiné unos días después en Tripadvisor:

“Reconozco que fui con una cierta mala gana y que hubiera preferido otro sitio para cenar, más formal y sentado. Ahora, sin duda,  lo recomiendo y volveré en cuanto pueda. ¡Que ambientazo¡, ¡que variedad de puestos y de estilos gastronómicos!, ¡que rato tan divertido!. Genial”

De regreso al hotel, hicimos una última parada. Fue de nuevo en la Plaza donde algunos no se resistieron ni a un mojito, ni a un segundo mojito. No fue mi caso, puesto que tenía que estar en forma para mi “actuación” del día siguiente.

Mi gran boda gay

El sábado, debidamente arreglado y anticipándome al resto de mi grupo, me dirigí al lugar donde se iba a celebrar “la boda”. Estaba ciertamente nervioso. Uno está acostumbrado a dirigirse en las lecturas de las escrituras a grupos pequeños de personas, pero en este caso me tenía que dirigir a un grupo bastante numeroso.

“MADRID, A 18 DE MARZO DE 2012…

Después de la ceremonia, en la que hubo música y canciones como esta…

…e intervenciones memorables, nos trasladamos al lugar de celebración, donde los novios habían organizado una fiesta superlativa, cuidada hasta el último detalle y que se prolongó hasta la noche. Se prolongó tanto que, y no es lo habitual en mí, agotado, fui uno de los primeros en marcharme.

De regreso al Room Mate Óscar, me recompuse con una ducha, un gigantesco refresco y una gran hamburguesa que me trajeron desde la hamburguesería hasta la misma puerta de la habitación.

Misión cumplida. Ahora le toca el turno a una boda real, A UNA BODA DE VERDAD, puesto que como tengo explicado en otro par de posts aún no he casado realmente a nadie. Esta boda se celebró antes de que los Notarios pudiéramos casar y aunque lo hubiera podido hacer, yo no soy Notario de Madrid y no era competente para casarles. Mis amigos ya estaban casados e hicimos una repetición de la jugada en la que me erigieron en coprotagonista por considerarme apropiado para el papel.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Mina Agrupa Vicenta, La Unión (Murcia)

visita mina agrupa Vicenta

Llevaba meses queriendo organizar esta excursión. ¡Por fin llegó el día¡

Reservé vía web unos días antes y nos presentamos en el Parque a la hora prefijada.

Para empezar te proyectan un breve video sobre las minas de La Unión y luego te suben al trenecito que te lleva a la entrada de la mina.

En total la visita dura casi dos horas, buena parte de las cuales se pasa en el interior de la mina.

Los grupos son acompañados por un guía que hace muy bien su trabajo, da toda clase de explicaciones y conoce la materia.

El Parque es visitable sin pagar entrada, la mina en cambio no. Con la entrada se ahorra uno la caminata de subida y bajada y puede entrar a la mina, pero es importante saber que puede uno ver mucho sin pagar y hacer ejercicio mientras tanto. No hay muchas minas visitables y por eso esta visita es extraordinaria.

No es peligroso y es una visita para todos los públicos. Los niños disfrutaron un montón. Nos costó 61 Euros: 4 adultos, 2 niños de más de 5 años y 1 niño de menos de 5. Al salir compramos por 1 Euro, unas piritas de recuerdo.

¡Que ratico más bueno¡

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Muralla romana de Lugo

vistas del circulo de Lugo desde la muralla

La Muralla Romana de Lugo es una construcción única por sus dos kilómetros y pico de longitud, porque se conserva entera, porque tiene dos mil años, porque es Patrimonio de la Humanidad y sobre todo, desde mi punto de vista, porque es completamente paseable por su adarve. Mi abuelo la recorría todas las tardes, tras dar una pequeña cabezada sentado en su butaca del salón. No falló ningún día hasta que se hizo muy mayor.

Aconsejo al que disponga de poco tiempo para ver Lugo que de una vuelta a la Muralla, porque desde ella se divisa todo el casco antiguo y sus monumentos más importantes. Tras recorrerla, te bajas, visitas la Catedral, el Obispado y la Plaza de Santa María, te das una vuelta por la Plaza de España, los cantones, la Calle de La Reina, la Plaza de Santo Domingo, llegas al Palacio de la Diputación y hasta la Plaza del Ferrol, das la vuelta y te acercas a la Plaza de Abastos y desde allí, tras visitar la Iglesia de San Pedro y el Museo Provincial (con los famosos torques que fueron de un tío abuelo mío, Álvaro Gil Varela), ambos en la Plaza de Soledad, encaras la Rúa Nova en dirección Plaza del Campo y te tomas el primer vino en el mítico 14 donde habrás de pedir una tapa de calamares encebollados.

Si estuviera allí, seguiría por el A Nosa Terra donde no me resistiría a tomar una ración de orella, entraría en el Campos (al que regresaría para comer), me tomaría el cuarto en el Pazo das Pombas y encararía la Calle de la Cruz donde el hígado encebollado de As Cinco Vigas podría ser la última tapa antes de volver sobre mis pasos hacia el Campos, con el permiso de mi amigo Manolo del A Nosa Terra a quien visitaría, sin duda, al día siguiente.

Hay que ver las ganas que tengo de ir a Lugo

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Museo Naval, Cartagena

museo naval de cartagena Murcia

El Museo Naval está ubicado en el puerto de Cartagena, en parte de lo que fue el CIM (Cuartel de Instrucción de Marinería) que comparte con la Universidad Politécnica de Cartagena, lindando al frente con el Mar Mediterráneo, a la derecha, entrando, con el edificio de la Autoridad Portuaria y el de Aduanas, a la izquierda, con la Base de Submarinos de la Armada y el Arsenal y al fondo, con el antiguo Cuartel de Bomberos.

El entorno, la maravillosa ubicación, hacen indispensable (más bien inevitable) el paseo por la zona en una visita a la trimilenaria Cartagena. El Museo en si, no es nada del otro mundo, pero es gratis, se visita rápido, puede entretener a los niños (los nuestros prestaron poca atención, la verdad.) y merece la pena.

Así que agradable la visita y mejor el entorno

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
NH Barbizon, Amsterdam

nh barbizon Amsterdam

Fuimos de rebote. NH nos cambió unilateralmente nuestra reserva en uno de sus hoteles de 3* (¡cuantos NH hay en Ámsterdam¡) por este de 5*. No se cómo era el de 3*, pero este no merece las 5*, o al menos no las merecería en España. No obstante, nosotros habíamos pagado por 3*y teníamos 5*, así que a caballo regalado …

Obviando esto creo que:

  1. El hotel tiene una estupenda ubicación.
  2. El edifico es bastante feo para lo que hay en Ámsterdam.
  3. Lo mejor es la zona de recepción-entrada-salones que es inmensa.
  4. Las habitaciones son amplias pero vulgares, sin mucha clase, y los baños lo mismo.
  5. Me gustó mucho el desayuno.
  6. Es silencioso a pesar de estar donde está.
  7. Las vistas las teníamos a la zona de la estación central que estaba en obras. Una pena.
  8. El problema de este hotel es pagar por 5* y encontrarse con esto, con 4* tendría más que suficiente.
Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Palacete da Real Companhia do Cacau, Montemor-o-Novo, Alentejo (Portugal)

palacete real companhia Montemor

Reservé en Febrero. Confirmé que podía disponer de cama supletoria para mi criança y dejé el asunto cerrado hasta el momento de nuestra estancia en Agosto.

Cuando fuimos a Formentera en Mayo, Andrés Diego, amigo y compañero, me insistió en que mucho mejor ir a Évora que a Montemor-o-Novo, pero el Palacete da Real Comanhia do Cacau me apetecía tanto que no le hice caso.

Andrés, tenías razón. No hay color entre Évora y Montemor. Montemor, a mi juicio, está sobre dimensionado, pero el Palacete merecía la pena.

Llegamos a media tarde con un calor tremendo bajo el que habíamos visitado brevemente Elvas, Évora y Estremoz. No tuvimos ánimo para parar en el Cromlech de los Almendros, a pesar de las recomendaciones de Andrés. Pensamos que podríamos caer derretidos si nos volvíamos a bajar del coche a las cuatro y media de la tarde del tórrido seis de Agosto de este año. Supongo que tendré opción de visitarlo en otra ocasión

El Hotel Palacete está semi oculto. El navegador insistentemente nos situaba en la plaza donde se encuentra, pero visualizados los 360º no había pista de que edificio lo ubicaba. Recurrimos a las fotos de Booking y, por fin, nos dimos cuenta de cual era. Llamamos y entramos …

El Hotel, que se ubica en un Palacete rehabilitado y que es a la vez es fábrica de unos exclusivos chocolates, premeditadamente se oculta con el fin de aumentar la tranquilidad del huésped dando al establecimiento un aire diferente y exclusivo.

Nada más llegar nos enseñaron las estancias comunes y, entre ellas, el magnífico comedor en el que al día siguiente desayunamos. Después nos trasladamos a nuestra habitación que se situaba en otra edificación distinta a la espalda del edificio principal. Espaciosa, con su cuarto de ducha y otro para el wc y los lavabos junto a ellos pero integrados en la habitación; viejo armario, altas mesitas de noche y preciosa puerta de entrada al cuarto. Super espaciosa y techos altos. El enrollable que hacía las veces de persiana, cumplió a la perfección.

Tras instalarnos, nos fuimos a la parte trasera de la propiedad en la que se ubica la piscina. Una joven pareja y nosotros tres la compartimos un buen rato. Nos agasajaron con una merienda, con bebidas frías y vino blanco alentejano; fruta, quesos y algunos canapés. Todo gentileza de la casa. Fue el propietario el que nos aconsejó, cuando vino a darse un baño, que cenáramos en A Adega, un pequeño local muy próximo al hotel al que nos acercamos sobre las nueve y poco. El local merece comentario aparte, así que no adelantaré nada aquí.

Tras la cena, el sueño, y a la mañana siguiente, el desayuno en el fantástico comedor, estupendamente atendidos, con toda clase de confituras y mermeladas, enchidos, quesos, bolos, zumo, buen pan alentejano y sensación de ser el noble propietario del Palacete.

Antes de irnos nos enseñaron las dependencias de la fábrica de chocolate; nos explicaron todo el proceso y la distribución exclusiva de su producto. Probamos sus bombones y tras dejar allí nuestro equipaje nos dimos un paseo por Montemor hasta llegar a su castillo.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Playa de Calblanque

playa de calblanque

Calblanque es una playa virgen en un Parque Natural con acceso por caminos de tierra y piedras transitables en coche sin gran dificultad.

En verano el acceso está restringido a los vehículos y se accede en autobuses, creo que gratuitos, dispuestos por la “autoridad competente”.

Es una playa fantástica con aguas limpias de color azul verdoso y arenas tostadas. No es una playa que se limpie regularmente como otras, por lo que todos debemos cuidarla especialmente, incluyendo a la “autoridad competente”.

A veces hay más basura natural, llegada del mar o por tierra de la que sería razonable y deseable y yo soy muy asquerosito en la playa …

Sí, existe un Calblanque y un Calnegre. Curioso …

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Puente de Oresund

Puente de Oresund dinamarca suecia justito

¡Este puente, es una pasada! y eso que no lo disfrutamos del mejor modo, puesto que dicen que desde el tren que nos llevó de Copenhague a Malmo se ve mucho peor que si vas por la parte por la que discurre el tráfico rodado. Así que mejor el autobús que el tren (o alquilar coche si no llevas tu propio vehículo) para disfrutarlo. También se puede disfrutar de buenas perspectivas desde bastantes puntos de la ciudad de Malmo (que está a un paso de Copenhague), por ejemplo, desde la zona de playa próxima al Torso Torneado de Calatrava.

Hay una serie sueco-danesa que se llama precisamente “El Puente” que utiliza Oresund como hilo conductor. Al que le guste el cine negro, me dicen que no debe dejar de verla. Por lo visto es muy buena y altamente adictiva y que la tienen en NetFlix.

La serie comienza con la aparición del cadáver seccionado por la cintura de una mujer, justo en mitad de la línea virtual y al parecer real, porque está pintada en el asfalto, de la frontera entre ambos países, la mitad del cuerpo en Dinamarca y la otra mitad en Suecia pero con la particularidad de que se descubre que los “trozos” realmente pertenecen a diferentes personas….

Tiene una banda sonora muy buena:

En el trailer de la serie pueden verse espectaculares imágenes de Oresend.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
San Andrés de Teixido … o que non foi …
percebes san andrés

 

El viaje hasta San Andrés siempre se me hace pesado, pero una vez allí nunca me arrepiento de haber ido. El conjunto de San Andrés es bonito y allí puedes tomar unos percebes baratos, baratos (aunque no sean de “carallo de home”), acompañados de un Ribeiro tipo cosechero o similar y luego a disfrutar de las espectacularísimas vistas, que son inigualables y casi imposibles de olvidar.

Yo no dejaré incumplida la promesa, ¡hasta puedo vender visitas en el reino de los cielos si alguno quedó sin ir!

 

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
SH Villa Gadea y Restaurante Saltea, Altea, Alicante

restaurante saltea

Reservé varias habitaciones para un evento familiar en el mes de Abril. Conseguí un precio bastante bueno. Solicité cama de matrimonio y no me la dieron (¿por qué no ponen más camas de matrimonio en los hoteles?). Me advirtieron de que no podría tomar posesión de la habitación hasta las 16 horas. Contraataqué y me dijeron que a las 13 horas la tendría. No fue así, estuvo lista a las 16 horas (¿cuándo se le ocurrirá a algún empresario hotelero organizar los horarios y tarifas de otro modo?). Nos atendieron estupendamente a nuestra llegada. Todo el personal tiene una gran actitud y simpatía. Al no disponer a nuestra llegada más que de una de las tres habitaciones reservadadas, dejamos todo el equipaje en esa habitación, nos pusimos el bañador y nos fuimos a la piscina. Allí disfrutamos del Bar Oasis con barra en la piscina y nos pusimos “tibios” de cerveza, vermouth, margaritas y otros cocktails. Luego nos dirigimos al Restaurante Palapa a comer. Nos gustó mucho todo, sobre todo el arroz del senyoret, aunque el precio estaba en correspondencia con las 5 estrellas del establecimiento. Más tarde visitamos el Spa (donde no dejaban entrar a los niños a partir de una hora que ya había pasado, con lo cual los pobres se quedaron con un palmo de narices). Circuito termal y masaje: unos 80 Euros (gorro incluido). Breve descanso en la habitación y a cenar fuera del hotel. La habitación y el baño están bastante acordes con la categoría del establecimiento (les falta un pelín, pero desde luego las 4 estrellas se superan, sobre todo si se tiene en cuenta el resto del establecimiento que cumple con los cánones de un 5 estrellas). Salir sí que tuvimos que salir a las 12 horas … nada justo, la verdad.

En cuanto al Saltea, digamos que tiene una ubicación estupenda con una moderna y cuidada decoración repleta de buenos detalles en su interior, aunque preferimos sentarnos en la terraza y probablemente nos equivocamos porque merece la pena disfrutar de esa decoración, de la amplitud del comedor y de los demás espacios del local. Excelente el servicio. Tanto Pepe como toda su gente estuvieron a gran altura. Todo lo que pedimos nos gustó en calidad y preparación …. berberechos, almejas, gambas al ajillo, verduras a la plancha, atún … excepto (sí, repetimos) el arroz del senyoret que estaba algo duro y con los “tropezones” poco hechos. Algunas raciones resultaban insuficientes o ¿es que las cazuelas eran demasiado grandes? Elegimos un buen vino valenciano de entre las muchas opciones de la carta y, sin duda, acertamos. Bien los postres. Pagamos 450 Euros y éramos 8 adultos y 3 niños. Así que excelente, aunque fallaran las cantidades y el punto del arroz.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Un par de días en Valencia

fin de semana en valencia

Salgo en un rato para allá. Esta es mi lista de buenos propósitos.

Pues vamos a comenzar tomando una cervecita y comiendo un arrocito en Azul Sunset Point.

El otro día vi en Instagram a una opositora que conozco tomando una copa en la terraza del Ateneo Mercantil de Valencia. Me dio envidia así que tal vez nos hagamos un gin tonic allí.

No sé si mañana será un buen día para ir a dar una vuelta por el Mercado Central.

En algún momento nos pasaremos por la exposición de Adsuara, Vicent i Peresejo, que tiene una pinta extraordinaria.

Y el sábado pensaba en pasarme por La Malvarrosa a la que no voy desde mi época de opositor o de “El estado más feliz del hombre”, pero los del Dark me dicen que mejor a El Palmar y la Albufera y que si quiero barca que la reserve. Un sitio kid friendly y que no tiene problemas de espacio es el Nou Racó.

Si me pongo pesado con lo de ir a La Malvarrosa, tal vez L´Estimat, La Pepica y Casa Carmela son buenas opciones.

Pero muchísimo mejor, donde va a parar, es ir a la Pobla de Farnals y comerse un arroz al horno a leña en cazuela de barro en una auténtica barraca valenciana. En tal caso, hay que pasarse por Bergamonte. A esta opción se apunta hasta mi amigo Bernardo que, en esto de comer, no da puntada sin hilo.

A ver que nos sale al final, pero en cualquier caso parece que este fin de semana habrá una gran conmoción en La Fuerza.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Una nochevieja en Bruselas

chez Leon Bruselas

Fue la de 2014 y me costó pasarla allí.

Mi padre había muerto el 15 de Noviembre y si hice este viaje fue porque lo tenía organizado antes de que falleciera e íbamos con nuestros amigos los “Pescadores”De no haber sido por esto, pierdo el dinero y no voy. Luego, lo reconozco, este viaje me vino bien. Cuando se te muere tu padre (mi Santa Madre vive, gracias a Dios y por muchos años) pasas un luto de 24 horas, de una semana, de un mes y de un año y cuando pasa el año y ya no hay más fechas en las que decir, “hoy es tal cosa o tal otra” comienzas a encontrarte mejor.

Así que 45 días después de la muerte de mi padre, yo no estaba para irme a ningún sitio, pero aún así me fui.

Me fui a Bruselas y nos buscamos un sitio para pasar la Nochevieja. Hubo unos cuantos candidatos:

Le Marmiton. 79º puesto en Tripadvisor.

Chez Leon. 645º.

L`Ogenblik. 222º.

Brussels Grill Grand Place. 846º.

La Quincaillerie. 716º.

Les Brassius. 305º.

Belga Queen. 402º.

L´Ultima Atome. 1.439º

¿A que no aciertan a donde fuimos? No, no fue a Le Marmiton. Fuimos al que nos lo puso fácil y nos ofrecía algo medianamente interesante … Fuimos a Chez Leon. Muy céntrico, muy turístico y muy listos, porque la reserva que conseguimos hacer por e-mail y que quedó absolutamente confirmada, no era una reserva para siete personas a las 22:00 horas del 31 de Diciembre de 2014. No (y hay muchos sitios que juegan a este juego), era una reserva para ocupar un lugar garantizado en la interminable lista de espera que tenían aquella noche. Menos mal que llegamos con unas cuantas cervezas de más que dieron lugar a un irrepetible momento en un pub bebiendo en unos enormes cuernos como los de los vikingos y (literalmente) subidos encima de las mesas. Mi hijo me mira diferente desde aquel día, lo mismo que José María y Pablo que no daban crédito al ver a una gente tan seria, en situación de absoluto desparrame y practicando el dancing table junto a unas rusas muy animadas que hacían lo propio en la mesa de al lado. En fin, inolvidable.

Aguantamos como pudimos la espera (con más cerveza) y cenamos bastante bien, aunque yo hubiera comido muchos más mejillones y más ostras de los que comí. Cuando llegamos a la Grand Place ya habían pasado las doce y estábamos en el año 2015, así que nos improvisamos unas campanadas con las uvas de lata que había traído desde España.

Me vino bien ir a Bruselas. Me di cuenta pasado un tiempo. Creo que tengo algunas cosas más para contar de aquel viaje. Sí, seguro que las acabaré contando.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí
Vamos otra vez un par de días (y de noches) para Madrid

nueva visita a madrid

Estaré de paso, pero calculo pasar algunas noches de las próximas Navidades en Madrid y me llegan las recomendaciones por doquier.

Vamos a recopilar un poco lo que tenemos desde que escribí sobre Madrid la última vez:

Carl’s Jr Hamburgers en la Gran Vía

Café Comercial Madrid

Viridiana

Al-mounia

Da Giuseppina

taberna da giuseppina

Umo, casa de comidas del Japón

Quintín

Cristina Oria, que tiene la particularidad de que puedes comprar cualquier objeto del restaurante y tiene también tienda abajo.

Comer cordero en Madrid: Ox,s y Casa Paulino en Alonso Cano

Los tres de Javier Aparicio: Salino, Cachivache y La Raquetista

Picalagartos, tapeo y cócteles con vistas a los tejados de Madrid. La terraza del Hotel NH Collection Gran Vía.

Roostiq

Ferreteria by Ego

¡Ah¡ y tampoco me importaría repetir en Casa Lafu pero para probar el resto de la carta porque el huoguo, ya lo probé en una anterior visita.

Me dice Vitty que le eche un vistazo a estos por el centro que es dónde voy a estar para disfrutar del ambiente y enseñárselo a mi hijo (que yo soy madrileño, oiga usted …): Vietnam en la Calle Huertas, Sublime Tokyo en Cuesta Santo Domingo, Chuka Ramen Bar, detrás de Gran Vía y Umiko, “japo mediterráneo “; más alejado del centro tienes Noname Bar. Más detalles de todos como siempre en dimeunrestaurante.com“. Gracias.

Y venga un poco de cultura: Guía de Arte Urbano de Madrid y Mapa Interactivo.

Y si hay que tomar un copazo me han dicho que nada más dark que la Sala Equis: “es de lo más underground/moderno”.

Puedes compartir este Viajando 'en corto' haciendo clic aquí