Inicio / Nihil prius Fide / Cambiar el testamento

Cambiar el testamento

Os cuento una cosa bien sencilla que me ha sucedido hoy con un señor, de cierta edad, que quería cambiar su testamento.

Un divorciado, ya jubilado, al que hice testamento hace un tiempo viene hoy con una nota escrita de su puño y letra con la intención de “arreglar el testamento”.

Tengo previsto (y ya medio escrito) un post sobre el testamento habitual de los divorciados, aunque lo habitual depende de su edad y, fundamentalmente, de la edad de los hijos del divorciado, sobre todo cuando son menores de edad y/o de distintos matrimonios.

También daría para otro post hablar del estado civil de divorciado (que a muchos divorciados no les gusta nada utilizar), que induce a confusiones en la notaría que aconsejan (sobre todos si se trata de divorciados británicos que casi siempre dirán que se encuentran “singles”) preguntar no ya por el estado civil, sino más bien sobre si ¿ha estado usted casado alguna vez?

Pero, me centro y vuelvo a la nota de mi testador que contiene dos puntos:

1.= “Si tengo me tengo que ingresar en una residencia quiero que con mi herencia se pague lo que cueste”

Le explico al testador que exclusivamente por esa razón no le haría un nuevo testamento, puesto que sería él el que iría pagando la residencia hasta su muerte y serían sus herederos los que responderían de las deudas que quedaran después. Nada como lo de que “sin muerto, no hay herencia” para que el testador entienda que no hace falta decir nada al respecto mientras que esté vivo, ni, en este caso, para cuando muera porque ya habrá un responsable de sus deudas que no es otro que su heredero.

Sobre el tema de instituir heredero a una residencia de ancianos, aconsejo la lectura de sendos posts publicados en notaríAbierta.

2.= La segunda cuestión es la relativa a que sus herederos se hagan cargo (¿vía testamento?) de una deuda que el testador tiene con un hermano

Le explico que lo que entiendo que quiere es reconocer que debe una cantidad a ese hermano. Se la prestó y aunque el hermano no se la reclama, el testador quiere que tenga una prueba del préstamo y que pueda, si quiere, reclamar esa deuda en el futuro a sus herederos. Este reconocimiento es perfectamente admisible dentro de un testamento. Por supuesto, al hermano no le necesitamos para nada. Incluso le podría reconocer unilateralmente la deuda en escritura (sin cambiar su testamento), pero el testador no me ha pedido nada de eso y no me parece oportuno plantear, en este caso, soluciones que él mismo no traía en mente.

Todo aclarado y fijados los nuevos términos de su testamento, le decimos que se marche a tomar un café y que vuelva en un rato para firmarlo incluyendo el reconocimiento de deuda en favor de su hermano y dejando todo lo demás exactamente igual.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario