Inicio / Nihil prius Fide / Usted necesita un abogado

Usted necesita un abogado

Hace años cuando estaba en mi primera notaría un amigo procurador se extrañaba de que determinados asuntos llegaran tan poco depurados a mi despacho y hubiera tanto por hacer en muchos de los casos que llegaban a nuestras manos. Él ejercía y ejerce en una ciudad que está entre las más grandes de España y yo le explicaba que la notaría de pueblo (de pueblo pequeño que yo aún no he pasado de las nueve mil almas) tiene otro funcionamiento más próximo y de confianza para el cliente. En los pueblos se vive de otra manera y se funciona también de otra manera en los asuntos propios de una notaría. Pero esa idiosincrasia de la notaría rural, no puede suponer que todo haya de resolverse por la notaría o en la notaría. Todo tiene un límite y hay que aproximar nuestra forma de trabajar a la de localidades más grandes o a la de las ciudades, les guste o no les guste a nuestros clientes.

Como soy muy epistolar, afición que heredé de mi padre, me comunico mucho vía e-mail con mis oficiales (a pesar de que los pueda estar viendo desde algún ángulo por la puerta de mi despacho). Les comunico novedades, pautas, quejas, les hago recordatorios, les explico, les advierto y les hablo de multitud de cosas.

El otro día mi epístola se titulaba “Usted necesita un abogado”

abogado necesitar justito

Comenzaba mi carta comentando que el público no tenía derecho de elección del oficial que se encarga de hacer su escritura, al menos en una notaría de las características de la mía. O lo diré de otro modo, el público no tiene derecho a imponer quién quiere que le haga su escritura.

“La gente no tiene por qué meterse en la organización de mi oficina, ni decirnos quién tiene que hacer una escritura

Luego pasaba a explicar qué asuntos, por sus características, requieren la intervención de un Abogado y qué ha de hacerse cuando el cliente insiste en no entenderlo o en no verlo del mismo modo que nosotros.

¿Cuáles son las características de esos asuntos que hacen necesario ponerlos en manos de un Abogado y que quedan fuera de la competencia de la notaría?

No se manda a un Abogado a nadie porque su asunto sea difícil o novedoso.

Estoy seguro de que a los Abogados se les ocurrirán más casos para añadir a mi listado, pero aquella mañana a mí me vinieron a la mente asuntos con las siguientes características:

  • Asuntos que requieren poner de acuerdo a las partes más allá de lo podríamos considerar “normal” en una notaría. A la notaría hay que venir con el acuerdo bajo el brazo.
  • Asuntos que requieren la preparación de cualquier tipo de documentos privados: subsanatorios, complementarios, contrarios o contradocumentos, previos o posteriores. Oigan, que el documento privado no es pecado, lo que es pecado es que se lo haga un Notario o no traerlos liquidados o no liquidarlos cuando corresponda.
  • Asuntos que, una vez firmados, requieren un seguimiento posterior más allá de lo que podríamos considerar “normal” o propio del funcionamiento de la oficina notarial, incluyendo los trámites de gestión o inscripción que en la notaría no se lleven.
  • Asuntos que requieren un especial estudio o investigación para desembocar o conducir a la firma de una escritura o que impliquen una configuración del negocio jurídico desde el punto de vista fáctico, civil, mercantil, hipotecario o fiscal, más allá de lo que sea considerado “normal” o propio de la función notarial.
  • Y por último, asuntos que requieran una celeridad, digamos, excesiva para la firma de documentación “complicada”, asuntos que habitualmente suelen participar de una o varias de las características anteriores.

abogado lawyer justito

Por supuesto en muchas ocasiones, y especialmente en las actas, es necesario que el borrador o minuta, más o menos avanzada, sea presentado por el Abogado de nuestros clientes.

No hago mención a una buena cantidad de asuntos en que la competencia NO corresponde al Notario como en las desgraciadamente habituales situaciones de incapacidad o en las autorizaciones judiciales en temas de menores que (como otras materias) son completamente ajenas a la función notarial.

Una vez que la escritura esté firmada y a pesar de que el especial seguimiento posterior pueda requerir de la intervención del Abogado, en mi notaría seguiremos con la misma disponibilidad de siempre cuando se produzcan incidencias normales que son las derivadas del Catastro, de Hacienda y por supuesto de los Registros de la Propiedad, Mercantiles u otros Registros a los que acceda la documentación notarial. Nada de desentenderse y desviar nada a otras instancias, nada de: “eso no es cosa mía” salvo que claramente se trate de una cuestión fuera de nuestra competencia o labor.

¿Y si el cliente no lo entiende?

Pues tendrá que asumir nuestro criterio o buscarse otro Notario.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

6 comentarios

  1. Buenos dias.
    En primer lugar f felicitarle, por poner en valor la función de los abogados,un tanto despreciados en los últimos tiempos.
    Las personas, con tantos cambios legislativos con atribuciones competenciales de distintos profesionales, llega a confundir lo que cada uno de éstos puede y debe hacer por ellos.
    Si Notarios y abogados no damos a conocer ese limite, tendremos personas descontentas con lo que han firmado y que vienen al despacho del abogado cuando ya les han surgido problemas con lo firmado en la notaria. Vienen con el firme convencimiento de que el @bogado les va a defender….un poco tarde verdad?

    NUNCA DEBEN OLVIDAR que la función del abogado es INFORMAR al cliente de sus derechos, opciones, distintas posibilidades frente a un asunto, para que ese cliente bien informado, pueda descubrir sus intereses, decida cuales son y entonces su abogado los hará valer frente a todos, protegiendolos y defendiéndolos ya sea en la notaría o en el Juzgado. El cliente y su abogado siempre podran llegar a acuerdos con las otras partes, acuerdos sopesados sobre la base de la previa informacion y por tanto libres…porque solo en esas condiciones un acuerdo puede ser libre.

    Abogado siempre podrá acordar con las otras partes

    • Buenas tardes:
      Gracias por la participación y el comentario. Cuesta verdadero trabajo transmitirle a algunos clientes esta idea, pero no todo se puede resolver en la notaría. Estamos de acuerdo. Saludos, Justito El Notario

  2. Telmo Barrios Rodrigo

    Para el primer caso creo que, más que un abogado, se necesita más voluntad de diálogo y llegar a un acuerdo; estoy pensando en proindivisos, herencias y disoluciones de sociedades gananciales principalmente.

    Creo que en esos casos, si se llega con un “Esto para uno y lo otro para el otro”, con pulir un poco los excesos de adjudicación y demás, se soluciona el problema perfectamente en la notaría; por lo que no veo muy necesario un abogado.

    • Hola Telmo: Gracias por la participación y el comentario. Por eso siempre hablo de “normal”. Aquí podemos ayudar con diferencias “normales”, cuando el enfrentamiento pasa de lo normal, hace falta el Abogado. Aquí pulimos mucho y tenemos mucha paciencia, pero algunos casos no tienen solución. Un abrazo. Justito El Notario.

      • Telmo Barrios Rodrigo

        ¿Y cómo hacéis en esos casos para que salgan del despacho y solucionen sus problemas donde deben? Porque debe hacerse algo violento.

        • Estimado Telmo: Gracias por el comentario. En mi notaría, las discusiones, gritos y peleas tienen lugar en los despachos de los oficiales. Yo no intervengo nunca. A mi despacho tienen que pasar seguros de lo que han decidido a regañadientes y mordiéndose la lengua, pero ya convencidos. Si, es muy violento porque normalmente son familias enfrentadas por herencias y aunque seas extraño te contagias de esa desazón generalizada. Un abrazo. Justito El Notario.

Deja un comentario