Inicio / Nihil prius Fide / Chistes y Anécdotas / Chistes y anécdotas Notariales: Episodio XIV

Chistes y anécdotas Notariales: Episodio XIV

De nuevo, más anécdotas que chistes…

Venganza testamentaria

Me lo cuenta una amiga abogada.

Ayer salí de la notaría con una clienta que acababa de firmar su testamento. Iba más contesta que unas pascuas y me dijo:

“Ya verás cuando me muera la cara que va a poner ese

La mudanza

Somos los Notarios bastante expertos en mudanzas puesto que cambiamos de destino de vez en cuando y nos llevamos la casa y los despachos a cuestas. Estando en Menorca organizando mi marcha de la isla y mi regreso a la península, tuve que pedir presupuesto a varias empresas de mudanzas a fin de trasladar mi casa, mi notaría y algo de mobiliario adicional que tenía en la notaría de Alaior que en aquel momento yo sustituía en tanto llegaba el primer Notario titular de la misma. El presupuesto que me hicieron, basado en una descripción pormenorizada de nuestras cosas (que debió hacerles pensar lo que no era), ascendía a 10.000 Euros (no sé si más IVA o IVA incluido).

—¿Qué le ha parecido el presupuesto, Don Justito? –me preguntaron unos días más tarde-.

—Pues mire que por 10.000 Euros, lo tiro todo a la basura y me lo compro nuevo.

—¡No me diga usted eso¡ –me contestó-.

—Bueno, la ropa no la tiro que estoy de buen año y me cuesta encontrar talla, pero el resto a ese precio me sale más rentable comprármelo nuevo.

Al final no hice la mudanza con ellos y acabó costándome 3.500 Euros (nada menos).

Anécdotas de profesiones

De profesión: “ejecutiva doméstica” y “jornalero del jamón”.

Dos profesiones más que curiosas que revelan el buen humor que se gastan en algunos sitios.

Aunque, hablando en serio, creo que este tipo de cosas dan lugar a un cachondeo que no es propio de los instrumentos públicos, aunque desconozco la causa de estas “singularidades” y tal vez tengan alguna justificación más allá de la humorística.

Actas de sefardíes

Para el que no lo sepa, la reciente concesión de la nacionalidad española a los sefardíes ha dado lugar a un acta de notoriedad notarial que se utiliza para acreditar la condición de judío sefardita.

A propósito de estas actas y de una interesante conversación sobre los apellidos sefardíes, me cuentan este chiste:

—¿Cómo se le llama al Notario que firma muchas cancelaciones?

—Canceleitor.

—¿Y al que firma muchas actas de sefardíes?

¿Sefardeitor?

La conversación terminó con mención, como no, a la Reina Isabel la Católica de quien yo no sabía que quería tener un hijo Rey, otro Obispo y otro Notario de Medina del Campo.

anécdotas notariales

A ver si hemos descubierto el remoto origen (hace ya más de 500 años) de aquello de que los Notarios ganamos mucho y trabajamos poco. Espero que la Reina Católica no fundamentara su deseo en el mismo sambenito que nos persigue en la época actual.

El patio de la casa de los Notarios

Me decían el otro día en un comentario a uno de mis posts que “leyendo tu blog nos damos cuenta de que el patio de la casa de los Notarios es particular y que cuando llueve se moja como los demás”

Ahí lo dejo, pero sería algo así como “en todas partes cuecen habas”, así como un reconocimiento a nuestra labor.

El orgasmo

“Oye, que yo tuve a una en mi primer destino que quiso divorciarse (aún no cabía divorciarse ante Notario) porque tras años de matrimonio y ver los programas de la Doctora Ochoa descubrió que no había tenido nunca un sarcasmo (lo que es ser joven, que tardé en entenderla)”.

También estaba aquella Señora preocupada por su testamento porque su marido era omnipotente y no habían tenido condescendencia.

La posdata

“Vengo a hacer un poder para no tener que ir a lo de la postdata

“¿A lo de la postdata?” –dice el Notario-.

“Sí, para no tener que ir al juzgado a hacer un poder cada vez”

“Ah, para no hacer los poderes apud acta” 

“Sí, para no tener que hacerlos con la postdata esa”.

El hereu y la pubilla

“Aún recuerdo el Hostal Jamyc en Madrid y unas oposiciones en las que un catalán muy majo que se llamaba Tomás (creo que nunca aprobó y ya era veterano) con toda la paciencia del mundo me enseñaba a pronunciar lo del hereu, la pubilla y todas las demás instituciones civiles del derecho catalán. Al final descojonado me decía que jamás había oído hablar un catalán con acento andaluz tan puro”.

Y a propósito de aquellos tiempos de oposición dice otro:

“Yo intenté buscar en un mapa Mendieta, Retes de Tudela, Sojoguti y Arceniaga. No los encontré”

Ocurrencia

De ocurrir.

1. f. Encuentro, suceso casual, ocasión o coyuntura.

2. f. Idea inesperada, pensamiento, dicho agudo u original que ocurre a la imaginación.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Anécdota de las Ocurrencias
Anécdotas y ocurrencias

¿Que renuncio a qué?

El otro día una familia que firmaba la herencia del padre y quiso disponer del borrador de la escritura antes de la firma, me hizo después de revisarlo algunas preguntas. Una de ellas fue ¿por qué renunciamos a la presentación telemática de la escritura?

—Pues porque -les dije- en una herencia no  habiendo ninguna urgencia, presentar telemáticamente encarece mi factura innecesariamente.

Que algo sea más barato se entiende rápidamente, pero renunciar puede dar lugar a frases como “oiga, que yo no renuncio a nada”.

Curiosamente esta misma familia ha inspirado un par de mis posts. Uno es el del bastanteo del poder preventivo y el otro el de la legítima y la separación de hecho.

Como siempre gracias a mis proveedores de anécdotas que en esta ocasión han sido Mari Ángeles, Gildo, Paco, Carmelo, Pedro, Ángeles y Pilar.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario

2 comentarios

  1. Santiago Sobrino, Notario de Arona-Los Cristianos

    una profesión nueva: fisonomista de casinos…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *