Inicio / Nihil prius Fide / Reclamaciones a Bancos y Aseguradoras

Reclamaciones a Bancos y Aseguradoras

En estos últimos días ha venido a la notaría un FRANCISCO que ha pasado a ser PACO y una VANESA FRANCISCA que se ha quedado en VANESA. No les fue fácil a ninguno de los dos el cambio de nombre, pero se notaba que son dos personas que no les gusta quedarse calladas cuando lo que corresponde es cursar reclamaciones ante quien sea. Evidentemente ambos son de los de “el que no llora, no mama”.

Cambios de nombre por otros hipocorísticos

Cada vez, aunque de momento no sean muchos, encuentras más LOLAS, MARISAS, PACOS, PEPES o similares en los DNIS. Ya era hora. Lo que hace falta es que el proceso se agilice. Desde mi punto de vista, la normalización de este tipo de nombres familiares (hipocorísticos) debería producirse rápidamente, antes de dar paso a nombres como LOBO, aunque lo cierto es que la argumentación en este asunto del “niño Lobo” por parte de la DGRN, es suficientemente clara y a mí al menos me convence. Sobre el asunto de los nombres de nuestros hijos, escribió mi compañera Pilar de la Fuente en notaríAbierta.

PACO me dijo que ha tardado 3 años y “porque hubo un error que de haberse sabido no nos hubiera retrasado tanto” y VANESA me dijo que 2 años. PACO parece que se hizo él todo el trámite con lo que no ha tenido gastos y a VANESA, que recurrió a un profesional, le ha costado 500 Euros. Tal vez un profesional le hubiera evitado a PACO el error que ha sufrido.

Las reclamaciones de Paco a su Banco

PACO es un hombre sencillo, normal y corriente, trabajador, pero que no se identificaba con eso de FRANCISCO. “A mi si me llaman FRANCISCO, ni vuelvo la cabeza” me dijo. Es un tipo de esos de los que mi abuelo decía que tienen una inteligencia natural, un tipo que de haberle brindado la vida otras posibilidades no estaría de empleado, sino de algo mucho “más gordo”. Cuando estábamos leyendo su póliza de préstamo, no le cuadraron unos datos (creo que fue el plazo), así que cogió sus papeles y se fue con ellos al Banco a que le pusieran lo que le habían dicho que le iban a poner. ¡Así da gusto¡ Ya sé que cuando no se puede no se puede y que cuando hay que pasar por el aro, pues se tiene que pasar. Todos pasamos por algún aro en algún momento (véase “De bancos y bancarios y del derecho a la libre elección de Notario” o “Hipoteca y seguro de vida”), pero cuando uno no quiere llamarse FRANCISCO o no quiere firmar un plazo de un préstamo que no era el que le habían dicho pues reclama, protesta y arregla las cosas. Un buen tipo este PACO.

 

Las reclamaciones de Vanesa a su Banco

A VANESA, una chavala joven, seguro que no la han llamado PAQUITA en la vida y seguro que estaba harta de verse ese segundo nombre en el DNI, así que se lo ha quitado de en medio y muy bien que ha hecho.

VANESA y PACO, tenían otra característica común. VANESA también detectó, aunque después de irse (o al menos a mi no me dijo nada al tiempo de la firma), un error en su póliza de préstamo. Se dio cuenta de que le habían puesto una comisión de cancelación que no era la prevista. Así que unas horas después nos han llamado del Banco para ver que hacíamos. Y ¿qué hemos hecho? Pues volver a firmar hoy una nueva póliza. La de ayer tendrá su número de Libro Registro y toda su apariencia de tal préstamo, pero no será más que papel mojado porque el Banco no la formalizará (no la dará de alta) y no se computará, a sus efectos, de manera alguna. Por supuesto, yo no voy a cobrar dos veces por el mismo negocio. La póliza que valdrá será la de hoy: la que lleva la comisión correcta.

Insisto, no todo el mundo puede permitirse estas cosas, pero los que pueden y lo hacen, merecen un ¡CHAPÓ¡

no reclamo justito

Las reclamaciones de Justito a su aseguradora

Así, que a protestar se ha dicho. Yo mismo, como os decía en el post que os he enlazado, he reclamado a mi compañía de seguros que “no me dejaba” cambiar el beneficiario de mi seguro de vida. Ya me han respondido y me han dicho que sí. Está hecho: mi Banco ha dejado de ser el beneficiario de mi seguro de vida.

La siguiente protesta ya la tengo en mente. Es contra la aseguradora de mi coche que es esa que continuamente nos preguntaba por la televisión si nos han subido el seguro de nuestros vehículos. Me ponía de mala uva la preguntita, porque a mí sí me lo han subido: ME LO HAN SUBIDO ELLOS, LOS QUE NOS PREGUNTAN, y eso que es un seguro que de barato no tiene nada en absoluto. Así que, aunque sea solo por el gusto de tener una pataleta, envié una mini queja/comentario a través de su web.

Meses (muchos meses después) me han llamado para ofrecerme una mejora en el Seguro Hogar. Les dije que lo tenía contratado (¡y bien contratado, vía Notesva y Generali¡) por mediación de mi colectivo profesional, que estaba contento, que no tenía ningún interés en cambiarlo después de haberme librado de mi Banco y que no obstante estaría encantado de que me redujeran lo que pago por el seguro del coche. Fue mano de santo. Al amable comercial se le quitaron de inmediato las ganas de hablar conmigo y liquidamos en unos breves segundos más nuestra conversación.

Para quien pueda interesar, enlazo un par de posts de mi blog (y del blog colectivo notarial notaríAbierta) sobre los seguros:

¿Seguros obligatorios?

Hipoteca y seguro de vida

Otro del blog notaríAbierta:

La indemnización de los seguros de vida

Y por aproximación, otro de ese mismo blog:

Los planes de pensiones y las herencias

Para Notarios (y especialmente para los recién llegados a nuestro colectivo), tengo estos otros dos posts:

Notesva (“Notarios españoles voluntariamente asociados”)

¿Hacerme un seguro de vida con Notesva recién aprobada la oposición?

Argumentos para bajarme o no bajarme lo que pago por el seguro del coche

A su favor

  • Mi coche se pasa muchas horas en la calle (todas las horas en que estoy trabajando).
  • He dado tres partes en los últimos tiempos.
  • Las indemnizaciones en caso de accidente que tengo contratadas son bastante buenas (aunque con mis seguros de vida y accidentes de Notesva, lo cierto es que no necesito estas coberturas).
  • Hará un par de años enviaron a mi mujer, como regalo, un cheque de 100 Euros por seguir asegurada con ellos, es decir, por su fidelidad a la compañía. A mi no me lo han regalado y soy mucho más fiel que ella.

A mi favor

  • Mi coche duerme en garaje.
  • Tengo carnet desde hace 32 años.
  • Nunca he tenido un accidente que se aproxime, ni de lejos, a lo grave. Toco madera.
  • He asegurado con ellos todos mis coches (desde 1990). Lo está también con ellos, desde 2010, el único coche que ha tenido mi mujer y la gran mayoría de los coches de mi familia desde hace más de 50 años. Como curiosidad, el número de póliza de mi padre solo tenía 5 cifras (era muy antigua). Somos asegurados desde la época en que ser asegurado de esta Mutua, no “molaba” tanto como ahora.
  • Intenté (cuando lo del el cheque a mi mujer) que me hicieran un regalo también a mí, puesto que llevo asegurado muchos más años que mí mujer, pero les interesaba fidelizar al asegurado reciente, no hacer un regalo al asegurado fidelizado de tantos años y me emplazaron para reclamar una rebaja un mes antes del próximo vencimiento de mi póliza. No lo hice.
  • Tengo una franquicia de 600 Euros con lo que esos partes les han costado poca cosa (a pesar de lo cual me han incrementado el seguro).
  • He conducido 390.000 km en mi coche actual. Mi coche ya está viejo con esa cantidad de kilómetros y ocho años a cuestas. No se tiene en cuenta la depreciación y desgaste a la hora de pagar un seguro.
  • A pesar de lo que conduzco me ponen (de media) una multa cada dos años (y de cada dos, una volviendo de las vacaciones veraniegas lo que demuestra que ir acompañado sin duda me descentra) lo que para muchos será una barbaridad, pero no para quién pasa una cantidad considerable de horas en su coche cada semana y puede presentar una gran ratio multas/kilómetros. Y esto sin llevar detector de radares (ni haberlos llevado nunca) y siempre por excesos de velocidad moderados que solo en una ocasión han implicado pérdida de algún punto (que ya he recuperado).
  • Las primas de esta compañía son muy caras.
  • Ya es hora de tener en cuenta otro tipo de datos o variables para fijar la prima de los seguros de automóvil.
  • Espero seguir teniendo coches y que los siga habiendo en mi familia. Creo que no volveré a asegurar más coches con la Mutua Madrileña. ¡Ah¡ por Allianz que tampoco me esperen después de lo de Tokio (pueden leerlo en mi post Cancelar Reservas).

A ver si encuentro un hueco y me pongo a darles la tabarra, pero el próximo coche que me compré lo intentaré asegurar vía Notesva.

Hasta otra, un abrazo. Justito El Notario @justitonotario


 

2 comentarios

  1. El problema es que muchas veces protestar implica molestarse, informarse y moverse, es decir, algo que cuesta hacer y que no resulta agradable pues hay que discutir y argumentar.

    En mi campo (AEAT y similares) mucha gente por no querer pagar un asesor que se moleste por ti o molestarte tu directamente en preguntar en foros de fiscalidad (que los hay buenos) y soltar la típica frase “Pago, pero que me dejen en paz” estás pagando injustamente de más; porque no voy a engañar, Hacienda a veces no cumple la Ley y tengo constancia de ello.

    • Estimado Telmo:
      Algunas ya se ven venir. Mi último “logro” ha sido avisar a unos clientes que heredaban de que no pagaran la liquidación de una plusvalía municipal cuando les llegara, puesto que se manejaban varias fechas de adquisición y pintaba a posible error de cálculo. Llegaron las cartas y ¡BINGO¡. 2600 euros de más según mis cálculos. Está recurrido. Yo solo advierto a mi cliente y le mando el trabajo a mi gestor y abogado de confianza que cobra 300 euros por un recurso INMACULADO. Si sale bien 2300 euros de ahorro. Si sale mal, podemos seguir recurriendo o haber perdido los 300. Un abrazo. Justito El Notario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.