Inicio / Nihil prius Fide / Eventos / Diez años como Notario de Pinoso
justito notario Pinoso

Diez años como Notario de Pinoso

O me marcho en un mes de mi actual notaría (Pinoso) o solo tendré una oportunidad más de estar diez años en una misma notaría como ya lo estoy ahora, puesto que me quedan dos décadas y unos días de ejercicio profesional hasta los setenta tacos, si no se producen cambios en nuestra edad de jubilación forzosa. Es esta razón más que suficiente para darle al aniversario un poco de lustre, pues cumplir diez años de Notario en el mismo sitio no se consigue con facilidad.

Tomé posesión de mi actual notaría el 28 de Febrero de 2008, así que llevo unos 3.650 días como Notario de esta Villa. Estoy cerca de superar a mi predecesor, José Alberto López Gómez, que estuvo casi 4.000 días y todavía algo lejos del recordman absoluto (según la información que manejo) que fue Don Francisco Bautista Todá que estuvo la friolera de treinta y nueve años (más de los que yo seré Notario, “si no pasa nada”).

En Pinoso tenemos Notario desde 1826, así que casi que podría anunciarme al modo que criticaba aquí el otro día: “Notaría de Pinoso, desde 1826”.

He apostado con un amigo una comida en la Taberna del Buda de Medina del Campo a que no voy a batir ni tan siquiera el récord de López Gómez, aunque yo, en realidad, no digo ni que sí, ni que no, digo que estoy bien donde estoy, digo que tener una notaría de pueblo y de tamaño medio (media tirando a pequeña) tiene grandes ventajas y que solo tengo un par de inconvenientes: el coche y que estoy algo aburrido del tipo de documentación que se me pone por delante (bueno, también lo estoy de algunos impertinentes), aunque en el fondo quiero perder la apuesta e irme en cuanto surja la oportunidad de hacerlo. A ver qué sucede…

Mis predecesores

Entre tanto quiero recordar, gracias a los datos de Ancert y a pesquisas propias y ajenas (que agradezco mucho) a quienes me precedieron en el puesto, que son, además de los dos citados compañeros, otros dieciocho más.

Notarios que fueron de Pinoso

  • José Alberto López Gómez, en activo como Notario de Galapagar (1996-2007). Fue Notario de Pinoso, unos once años.
  • José Luis Moler Bienes, en activo como Notario de Castalla (1993-1996). Unos cuatro años.
  • Luisa José Feijoo Martín, en activo como Notario de L’Alcora. Feijoó ha sido la única Notario de la historia de Pinoso (1992-1993). Un par de años.
  • Juan Carlos Gutiérrez Espada, que se jubiló en 2015 como Notario de Fuengirola (1986-1991). Unos cinco años.
  • Juan Pablo Merino Fernández, que falleció en 1992, siendo Notario de Villena (1981-1984). Unos cuatro años.
  • Julio Esteban Berberera Loperena, que se jubiló en 2016 como Notario de Murcia (1979-1981). Unos tres años.
  • José Javier de Pablo Carrasco, que se jubiló en 2014 como Notario de Dos Hermanas (1977-1979). Unos tres años.
  • Antonio Trigueros Fernández, que se jubiló en 2001 como Notario de Cartagena (1974-1977). Unos cuatro años. Trigueros fue el preparador de mi preparador. Sería algo así como mi abuelo notarial…
  • José Manuel Misas Barba, que se jubiló en 2010 como Notario de Motril (1972-1974). Unos tres años.
  • José María Molina Mora que falleció en 2007 y se jubiló como Notario de Elche (1961-1971). Unos diez años (más bien once en realidad). Molina Mora es el siguiente récord a pulverizar puesto que rondó los 4.000 días que sí que alcanzó López Gómez.

Con algo menos de información sobre cada uno de ellos, tenemos a otros diez compañeros respecto de los que mi actual oficial, Antonio Manuel Beltrá Escolano (amante como yo de todos estos temas y especialmente de su pueblo, Algueña, y por supuesto “por lo que le toca”, también de Pinoso), me dice:

“Es en el año 1826, y para ser exactos el día 12 de Febrero, reinando Fernando VII, cuando se le concede a Pinoso, el título de Villa, y con éste título aparejado al mismo, el Notario Real, momento del cual, data nuestra notaría“.

Con estos diez nombres, elevo a veintiuno (incluyéndome a mi) el número de Notarios titulares de la Notaría de Pinoso. Veintiún Notarios en ciento noventa y dos años. Sale a algo más de nueve años de media, con lo que, como ahora se verá, alguno de los antiguos estuvo mucho por aquí, marcando récords insuperables. Podría faltar alguno, pero son los que hemos podido recuperar sin demasiado esfuerzo investigatorio estando bastante convencidos del resultado de nuestras averiguaciones. Estos son los diez restantes:

  • Joaquín Madero Valdeolmos. 1959-1960. Menos de dos años.
  • Augusto Vidal González. 1955-1957 (en el 58 la notaría estuvo vacante). Unos tres años.
  • Narciso Martín Abril. 1945-1954. Unos diez años.
  • Marcial Meleiro Fernández. 1934-1940. Unos seis años y otros cinco más como sustituto por vacante siendo Notario de Elda.
  • Faustino García Aranda y Arroyo. 1933-1934. Un par de años.
  • Marcos Antonio Nogueroles Lloret. 1918-1933. No tengo los Anuarios de 1914 a 1917, ni ninguna otra clase de información, así que desconozco si estuvo más años, pero al menos fueron quince los años que desempeño el cargo.
  • Ángel Lolumo y Barrio. 1909-1913. Podría haber llegado antes y cesado después, pero tampoco tengo más datos. Al menos cuatro años.
  • Ambrosio Martí Gasent. 1886-1909. Unos veintitrés años.
  • Francisco Antonio Sanchís. 1866-1885. Unos diecinueve años.
  • Y Francisco Bautista Todá. 1826-1865. Unos treinta y nueve años.

Como decía, no tengo más datos para completar y, entre otras razones, puesto que el Anuario de 1906 (reciente regalo de Uxía y Borja, a los que doy las gracias otra vez) es el más antiguo que tengo y, sobre todo, el segundo de todos los publicados, puesto que el primero de la serie es el de 1905 (que no tengo). En el prólogo se decía que “El éxito alcanzando por el primer Anuario, por lo que se ve que nuestro particular ¡Hola¡ (notarial) ha sido un top ventas en todas las épocas, hasta que llego la crisis (en mi caso) e Internet. Yo particularmente seguiría comprando el tomo de Estadísticas pero no sé si alguien se ha planteado esta posibilidad.

Mi más directo antecesor, José Alberto López Gómez, se marchó de Pinoso a Benidorm de allí a Callosa D`en Sarriá y está actualmente en Galapagar. Tres notarías en diez años y yo una en el mismo periodo de tiempo. El día que bata su récord le llamaré y charlaremos sobre el asunto.

justito notario Pinoso

Balance de Pinoso

Estadísticas, que tanto me gustan, aparte, lo cierto es que un par de ideas (o tres) rondan mi cabeza cuando pienso en estos diez años aquí en los que habré firmado unas 10.000 escrituras, más o menos.

De una parte pienso en lo que he aprendido y en el cambio radical sufrido desde que mi Justito El Notario nació allá por el año 2013. Si uno tiene ganas, en esta profesión no se deja de aprender ni un solo día. Ni un solo día habría que estar sin hacer algo por alguien o por tu colectivo (además de facturar, que no se vive del aire).

Y de otra que llevo años diciendo que el ejercicio de la profesión ha sido a cara de perro en estos años. Nada que ver (pero nada, ni de lejos, ni por asomo) mis cinco primeros años en Mondoñedo y Es Mercadal, con los diez años siguientes. Tal vez los Notarios nos lo tengamos merecido o es la sociedad o es cosa mía…. No sé si nos han bajado del pedestal, si nos han empujado o si nos hemos tirado o bajado nosotros, pero, desde luego, la cosa ha cambiado bastante. La cosa está casi irreconocible y hacía falta, pero no tanta falta, la verdad. Me gustaría confiar en que podamos recuperar terreno perdido. Soy optimista y por ello trabajo cada día. Yo no me considero nada por ser Notario y busco la consideración con mi trabajo diario. No creo que haya una consideración colectiva en el Notariado, la hay en la sociedad que nos consideraba mucho y ahora nos considera mucho menos. Tal vez antes se nos consideraba demasiado y ahora, justa o injustamente (como ocurre con tantas cosas y casos), disfrutamos de una consideración más realista. De la remuneración (consecuencia de la crisis) no me quejo, ¡cómo me iba a quejar¡ Sería de auténtica vergüenza quejarse. Yo vivo de maravilla, firmo lo que quiero firmar y, lo digo otra vez, el que no quiera venir aquí que no venga. Este es un país (notarial) libre. Tengo una notaría pequeña, muy pequeña en realidad si se relaciona su volumen con mis quince años de ejercicio profesional, aunque trabajo mucho y creo que no necesito hacer mucho más de lo que hago.

A pesar de todo, hago un balance bueno. He aprendido mucho y espero seguir haciéndolo.

Las fotos de este post son de Andrés Deltell Pastor de Proyecto3 al que desde aquí doy las gracias. La lluvia sobre las escaleras hacia la Torre del Reloj, denota que ha llovido mucho desde que llegué…

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

5 comentarios

  1. Saludos desde Argentina. Aquí el Notariado se ejerce de manera muy diferente a lo que es en España.

  2. Plácido Barrios Fernández

    Justito, me encanta lo que escribes y cómo lo escribes. Además me traes buenos recuerdos de mi Notaría de entrada en la provincia de Alicante hace ya unos años.
    En todo caso te escribo para ofrecerte un Anuario de la DGRN de 1929, que no sé si ya lo tienes. Si no fuese así, te lo regalo encantado

    Saludos

    Plácido Barrios

    • Querido Plácido:
      Muchísimas gracias. La verdad es que estoy muy satisfecho del blog. Empleo mucho tiempo pero me da muchas satisfacciones.
      Si entraste por Alicante, pudo ser en Biar, o no? Es la clásica de entrada por esta zona, aunque han cambiado los tiempos imagino.
      El del 29 lo tengo¡ pero muchas gracias por el detalle.
      Un abrazo fuerte, Justito El Notario.

      • Justito:
        Gracias a ti
        Efectivamente entré muy cerca de Biar, concretamente por Banyeres de Mariola
        Fueron dos años de los que como te dije guardo muy buenos recuerdos
        Fuerte abrazo
        Plácido

Deja un comentario