Inicio / Nihil prius Fide / ¿Qué es eso del primer y el segundo llamamiento en las oposiciones a notarías?
llamamiento notarias

¿Qué es eso del primer y el segundo llamamiento en las oposiciones a notarías?

Estaba preparando una FAQ y me ha acabado saliendo un post sobre los llamamientos a los ejercicios orales y sobre el sorteo de los números para actuar en los orales. Me ha parecido una pena dejar esta cuestión perdida entre las ya más de sesenta FAQ`s que tengo (y que ayer mismo reclasifiqué en varios grupos que facilitan la búsqueda) y la he elevado a la categoría de post. Nadie me ha hecho esta pregunta, pero me he propuesto darle un repasito al Reglamento Notarial a razón de un artículo al día (aunque no todos los días puedo hacerlo) y hoy le ha tocado el turno al Artículo 17 que respecto al asunto de este post señala:

“En los dos primeros ejercicios, los opositores que no concurrieren a practicarlos en primer llamamiento, actuarán después de terminado éste, en un segundo turno y con el mismo número que les hubiere correspondido en el sorteo. Si llamados en el segundo turno no comparecieren, se les tendrá por desistidos de la oposición, sin admitirse excusa alguna.

En los ejercicios tercero y cuarto solo habrá un llamamiento”.

Llamamientos para actuar

Digamos que es como si te presentases voluntario (primer llamamiento) u obligado (segundo llamamiento), pero en realidad como no estás obligado a ir (como en cualquier otra oposición), simplemente se trata de dos opciones con las que cuenta el opositor a la hora de presentarse a los dos primeros ejercicios.

Cuando el primer día de examen, el Tribunal llama a los convocados (que en los últimos tiempos se apuntan en una lista para que el Tribunal haga sus cálculos en beneficio, principalmente, de todos los opositores) el bedel va enunciando los nombres y números de los convocados para el día de la fecha. El que está allí, pasa a examinarse (si quiere, pues supongo que habrá “espantás” de última hora), pero el que no está, aún podrá hacerlo en el segundo llamamiento (o en segunda vuelta, pues también se utiliza el término de las vueltas para referirse a los llamamientos). Si en el segundo llamamiento, semanas o meses después de haber sido llamado el opositor por vez primera, no está tampoco presente (o vuelve a pegar una “espantá”), habrá perdido su opción de examinarse, como me pasó a mi en la convocatoria de Sevilla 96-97 a la que ni tan siquiera llegué a ir.

Antes se presentaba poca gente en el primer llamamiento, actualmente se presenta mucha más.

El presentarse a primer o segundo llamamiento depende del estado de preparación del ejercicio y es una herramienta de estrategia en manos de opositores y preparadores para la adecuada organización de la convocatoria (y de la oposición) que ha de ponerse en estrecha relación con el número de sorteo que te haya correspondido. Presentarte a uno u otro llamamiento (puedes hacer lo mismo, o no, en cada uno de los dos primeros ejercicios, es decir, primero-primero, segundo-primero, primero-segundo o segundo-segundo), condiciona el estudio del segundo ejercicio o de la siguiente convocatoria.

Artículo 12 del Reglamento Notarial

Publicado el nombramiento del tribunal o tribunales, la Dirección General citará a los nombrados para su constitución y, simultáneamente, señalará el local, día y hora en el que se celebrará, en su caso, el sorteo para determinar el tribunal ante el que ha de actuar cada opositor y su orden respectivo de actuación, así como el local o locales, en su caso, donde se celebrará la oposición, con expresión del día y hora de comienzo de los ejercicios, y hará públicos estos acuerdos en el “Boletín Oficial del Estado”.

El acto del sorteo será presidido por el Director General, o quien reglamentariamente le sustituya, y por dos miembros del tribunal o tribunales actuantes.

Entre el sorteo y el comienzo del primer ejercicio deberá mediar, al menos, un plazo de 30 días; y no podrá exceder de ocho meses el tiempo comprendido entre la publicación de la convocatoria y el comienzo de los ejercicios.

Desgraciadamente, en los exámenes orales el sorteo resulta de una gran importancia, pero es un elemento completamente aleatorio que beneficiará a unos y perjudicará a otros. La buena suerte de unos, será la mala de otros y viceversa. Son las reglas del juego. Si alguien tiene una propuesta mejor, que no sea hacer un curso BBC para ser Notario, que lo diga, pero con el sistema actual, no queda más remedio que examinar a los opositores de uno en uno.

llamamientos oposiciones justito

Mis llamamientos

Madrid 94-95

Me correspondió el número 563. Había dos tribunales. El mío, que era el primero, terminaba en el 745. Me tocó, por tanto, un número más bien alto que me vino muy bien. Me presenté al primer llamamiento en ambos ejercicios. Aprobé el primero y suspendí el segundo. Siempre he pensado que pudimos cometer mi preparador y yo, un error estratégico, pues podía haber jugado la baza de conseguir reserva de nota con una mejor calificación en el primero, aunque luego hubiera visto reducidas mis opciones en el segundo que ya me prepararía a fondo en la siguiente convocatoria a la que, sin embargo, no pude presentarme, al atravesar una profunda crisis derivada del suspenso. Yo creo que este fue el principal fallo que pudimos cometer en mi preparación, aunque creo que lo pagué muy caro. Tal vez con un número más bajo me hubiera presentado a segunda vuelta del primero y hubiera podido aspirar también a la reserva de nota. Tal vez (siempre tal vez) con un número más alto, me hubiera preparado un poco mejor el segundo y habría aprobado, llegando al dictamen, que probablemente habría suspendido aunque no me hubiera hundido, como me hundí en la realidad. No se sabe y nunca se sabrá…

Sevilla 96-97

No me presenté, aunque me tocó el 963 que correspondía al segundo Tribunal, que comenzaba en el 860. Un número bajo esta vez. A mi hermana le tocó el número 100 (de 859) y por tanto quedo integrada en el primer Tribunal. Ella aprobó a la primera (y fue al primer llamamiento en ambos ejercicios). En realidad firmó las anteriores, pero llevaba poco tiempo y se consideró oportuno que no se presentara con poco más o menos de dos años de preparación. Otros podrían haber tomado otra decisión, pero, sin duda, con mi hermana fue un acierto tomar estas que se tomaron. Esperó a las siguientes, las de Sevilla, y terminó siendo la número 3 de la promoción (la número 2 de su Tribunal), aprobando en cuatro años y medio.

Madrid 98-99

Me correspondió el número 749. Había tres tribunales. Yo estaba en el segundo que comenzaba en el número 491 y terminaba en el 980. Más o menos en la mitad de la lista. En aquel momento me encontraba en trance de dejarme la oposición, así que apuré lo que pude y me presenté al segundo llamamiento en el primero y en el segundo ejercicio. Me quedaron tres semanas para preparar el dictamen y no pude hacer prácticamente nada, teniendo en cuenta lo mal que se me daba dictaminar. El suspenso se veía venir, pero fue muy doloroso. A cambio me había rehabilitado como opositor.

Barcelona 00-01

Me correspondió el número 900. Había dos tribunales. Yo estaba en el segundo que comenzaba en el 686 y terminaba en el 1.358. Al final del primer tercio, más o menos. Me presenté al primer llamamiento en ambos ejercicios. Los aprobé.

Madrid 01-02

Tenía doble reserva y había tres tribunales. Con la doble reserva no tuve que examinarme de los dos primeros. La suerte fue que no me tocara en el mismo Tribunal que Sergio y José Luis a quienes no conocía cuando el sorteo se llevó a cabo.

Por cierto, nuestras oposiciones son oposiciones al título de Notario, pero seguimos refiriéndonos a ellas como oposiciones a notarías.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

4 comentarios

  1. Hola Justito.Primero decirte que me encanta tu blog .
    Segundo : No entendí nunca el sistema de examinar en estas oposiciones.Yo oposite a registros y tras aprobar 4 veces los orales me quedaba en el último y desistí.
    Se puede organizar mucho mejor .De hecho en judicaturas y abogado del Estado donde van el triple de personas ,se sabe la letra con anticipación y no hay diferencias de 6 meses entre opositores como me ha pasado a mi.Y lo de estar 2 semanas en un hotel o que te amplíen convocatorias debiendo desembolsar un paston también es de traca .
    Tan difícil es dividir los opositores por numero de semanas y sino se presenta alguno marcharte a tu casa y tan contento ?
    Y prescindir de los llamamientos?
    Aquí hay mucha oscuridad en todo .De hecho opositores X de registros sabían muchas veces que determinada semana no
    se iba a examinar y el resto no .Lo he vivido yo aunque por mi numero me daba igual pero a otra gente no .
    Y el práctico se debiera hacer tipo test y el primero preguntando lo mismo a todos para que no haya diferencia de exámenes entre unos y otros y hacer una primera eliminación ,para luego pasar a los orales .Eso es lo más justo !!
    a todos

    • Hola María:
      Es una lástima que con ese bagaje no aprobaras.
      No puedo opinar de otros sistemas, pero dices cosas muy interesantes en cuanto al nuestro. Me parecen tan interesantes que creo que les voy a dedicar un post, pero te anticipo algunas opiniones:
      – No sé en que años opositabas, ni sé como funcionan en Registros, pero actualmente las convocatorias se organizan muchísimo mejor. Antes parece que el Tribunal pensaba solo en él y ahora piensa en los opositores. No obstante, siempre habrá gente perjudicada y beneficiada por una u otra forma de organización de las convocatorias.
      – Los llamamientos dan su juego. Hay quien aprueba gracias a ellos (o suspende). Creo que en el post lo dejo claro. Yo no creo que haya que quitarlos. Probablemente, benefician a los veteranos que lo llevan mejor. En cualquier caso … es una regla del juego.
      – Yo he opositado 11 años. Soy hijo y hermano de Notarios y nunca he visto ninguna oscuridad. ¿Existe información privilegiada? No me consta.
      – En cuanto a que el dictamen sea un test, estoy en total desacuerdo, sería dar la razón a los que dicen que nuestra oposición es de loros y memorística. Hay que saber razonar y resolver aplicando lo aprendido. Un test no aporta nada, en mi opinión.
      – ¿Y un test previo? Pues bueno, pero ¿qué aporta? ¿que en un examen todos se examinen de lo mismo? Para eso ya está el dictamen. No sé, no lo veo, no sé que aportaría.
      En cualquier caso, aunque discrepemos, gracias por tu participación y por tus palabras. Lo cierto es que siempre se habla de mejorar el sistema o se dice ¿y no se podría mejorar el sistema?, pero no suelen aportarse ideas como las tuyas.
      Lo dicho, gracias, saludos, Justito El Notario.

      • En mi humildísima opinión en un test de todo se pregunta todo a todos y elimina el rollo memorístico puesto que una persona que no entienda algo no lo pasará y no hay inconvenientes de que se filtre el último ejercicio como paso en alguna que otra oposición vuestra y en registros pero claro lo de la prueba es como todo
        Lo que dije antes de saber antes de ciertos llamamientos lo vi yo y no quiero dar nombres pero da igual si no se me cree .Ahora si estoy fuera de este mundo (Registros y notarías )y tan feliz y si ,HAY MUCHA OSCURIDAD Y Yo TAMBIÉN TENGO en mi FAMILIA Notarios y Registradores y hasta ellos lo reconocen pero valientes valientes en estos cuerpos ….como que no
        Me encanta que ud no haya visto oscuridad .Ojala fuera esa mi sensación .

        • Hola de nuevo: Hubiera sido absolutamente imposible para mi aguantar cinco convocatorias y once años de oposición si tuviera la certeza o simplemente la menor duda de que esas cosas sucedieran o pudieran suceder. Si aguanté es precisamente por todo lo contrario, así que simplemente no me creo lo que dices. Lo de la valentía me parece algo ofensivo y fuera de lugar. En los términos que comentas, sigo pensando que ese test no aporta gran cosa. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.