Inicio / Nihil prius Fide / Notarios en el cine y en la televisión
cine de notarios y notarias

Notarios en el cine y en la televisión

La protagonista de la película “Joy”, inventora de una fregona auto-escurrible y lavable, está en “bancarrota”. Su padre (Robert de Niro) y la novia de su padre (Isabella Rossellini), intentan convencerla (en presencia de su ex-marido y su hija) de que debe firmar el documento de bancarrota. Robert de Niro advierte a su hija de que la notario, está esperando fuera.

“Joy” decide firmar y Robert de Niro abre la puerta de la habitación de hotel en que transcurre la secuencia. La notario pasa y no saluda. Deja junto al “documento” que se va a firmar (que ya estaba allí), un tampón, una especie de troqueladora y un librillo o agenda. Joy coge el bolígrafo y firma. Cambia el plano y se ve al ex-marido y a su hija, mientras que se oye funcionar el tampón y/o la troqueladora y regresa la imagen a la firma. La notario recoge su “hardware” y se va sin decir adiós y dejando el documento encima de la mesa. No se ve que cobre, ni que deje factura. Al no llevarse el documento no parece que se hagan copias, ni que exista posibilidad alguna de reproducción. La bancarrota de Joy es ya efectiva, o tal vez no porque puede coger el documento y comérselo o tirarlo por el váter o por la ventana o romperlo en mil pedazos. 

No debemos dar por segura que esta sea la actuación habitual de los notarios anglosajones, pero, en mi opinión, la secuencia de “Joy” no debe estar muy lejos de la realidad. Por cierto, pone de manifiesto que en los USA no hace falta articular palabra para ser notario. Además para ser meros legitimadores de firmas, la notario no procedió ni a identificar a Joy que podría no haber sido Joy o encontrarse inmersa en un caótico estado mental para proceder a declararse en bancarrota en ese momento en el que, por cierto, estaba absolutamente presionada por su padre y por la novia de este para firmar.

Os aconsejo la lectura de este post de mi compañero José Carmelo Llopis Benlloch sobre “El notariado en los Estados Unidos” que analiza la influencia de los allí llamados notarios en la crisis hipotecaria y la forma de actuación de esos “pretendidos notarios”.

En este otro vídeo un Abogado hispano, incluso previene en su alocución a sus potenciales clientes de aquellos notarios, que nada tienen que ver con los Notarios de aquí.

Veamos ahora cómo se representa la actuación de un Notario en México

En este otro vídeo podéis presenciar la lectura de un testamento. La escena corresponde al culebrón mexicano “Cuna de lobos”.

Al margen de que no desearía verme nunca ante un testamento con tal contenido, no tengo claro que en México exista una lectura del testamento de esas características. Es muy posible que la lectura del testamento no exista como tal y que exista una escritura de herencia como la que se hace en nuestro país, pero es interesante ver que la representación del momento está revestida de otras formalidades bien distintas a las de los notarios USA.

Y en el cine de España, ¿cómo lo representamos?

En España, por mucho que también se empeñen en la televisión y en el cine, no existe la lectura del testamento por el Notario tras la muerte del testador aunque a pesar de ello suele representarse la escena de forma muy similar a la mexicana, lo que me resulta francamente curioso puesto que en España no existe, insisto, esa reunión de posibles herederos ante el Notario para que se proceda a la lectura del testamento. Se produce la reunión para la firma de la escritura de herencia, pero no para la lectura del título sucesorio. En esa firma todo el mundo conoce sus derechos y que es lo que se le va a adjudicar.

Aquí tenéis un ejemplo de cómo se representa en el cine español esa falsa lectura del testamento. Se trata de una promoción de la película “La herencia Valdemar”. Por cierto, me han entrado muchas ganas de verla, aunque soy muy miedoso y no sé si podría con ella.

Las fuentes de inspiración de los guionistas parecen estar más en los culebrones latinoamericanos y en el cine americano que en la verdadera forma de hacer aquí las cosas.

Indudablemente tiene mucha más intriga y comicidad, entre otros alicientes, el “sistema americano”, como podéis ver en esta divertida escena de la serie “Elvira”.

Abandonemos la ficción

En el siguiente vídeo, este Notario colombiano simula la lectura de un testamento al testador y en presencia de testigos. Simula porque no se está otorgando un verdadero testamento, pero nos muestra cómo se hace en un país como Colombia que goza de un sistema de Notariado latino.

Y ¿cómo se hace en España?

En el Canal Youtube del Consejo General del Notariado hay unos cuantos vídeos explicativos de la función notarial, pero me voy a quedar con este vídeo en el que mi compañero (y flamante nuevo Director General de los Registros y del NotariadoPedro Garrido Chamorro procede a la lectura y explicación de una escritura.

A buen entendedor pocas palabras bastan y para los que necesiten más explicaciones o estén empeñados en recurrir a otros sistemas notariales (si es que pueden llamarse así) o en cambiar nuestro sistema de seguridad jurídica preventiva, también les aconsejo la lectura de este post de otro compañero: Fernando Olaizola Martínez, que contrapone (a propósito de la herencia de Howard Hugues), el sistema notarial latino y el anglosajón.

Películas o series de televisión españolas con temática notarial (y hasta registral)

Barrio y su impagable “¿pero tú has visto alguna vez a un Notario?”

Plácido: En la que la temática gira en torno al protesto de una letra de cambio.

El santuario no se rinde: Alfredo Mayo hace de Notario.

El chocolate del loro: Con un opositor a notarías que más bien parece un opositer.

La colmena: Con Emilio Gutiérrez Caba en el papel de un opositor a notarías que quiere trajinarse a su novia en la casa de citas que también frecuenta el padre de ella. Pepe Bódalo y Victoria Abril son el padre y la hija. Hasta el Castán se mencionaba en esta película de Mario Camus basada en la novela de Cela.

El abogado, el alcalde y el Notario: ¿A qué no aciertan quién es el que interpreta al Notario? Pues nada más y nada menos que Don Jaime de Mora y Aragón…..

Abogado, alcalde, notario en el cine

El padre Manolo (Escobar): Un hombre fallece en accidente de automóvil. Antes de morir, junto al coche, hace un testamento en peligro inminente de muerte. Curiosamente en esta película he visto la representación más fidedigna de un asunto de naturaleza testamentaria, ¡hasta con artículos del Código Civil y valoración de la idoneidad de los testigos¡

El hombre de las mil caras: Cuenta las relaciones entre Francisco Paesa y Luis Roldán. Explica, con bastante rapidez, la primera de las fases de la operación que Paesa le monta a Roldán para difuminar el rastro de sus inmuebles en el extranjero. Para ello utilizan a un pobre Notario ginebrino (de Ginebra, no aficionado al gin) que al menos en la ficción fue el que dio fe del tránsito de dichos bienes a unas sociedades pantalla con domicilio en diversos países y representadas por ciudadanos extranjeros “de la mejor calaña”. El típico caso que con un Notario español de por medio hoy hubiera acabado en manos de la OCP.

El autor: No la he visto aún, pero me cuenta Sergio Mocholí que esta película interpretada por Javier Rodríguez tiene a un Notario y a un oficial de notaría de protagonistas.

Patrimonio Nacional: Luis Escobar, Marques de Legueniche, requiere a un Notario para levantar acta en el Palacio de Linares. Informa Carlos Higuera.

“¡Llame al timbre¡, si tengo que levantar acta tendré que proceder” – dice el Notario.

Oro: Es una película de Agustín Díaz Yanes que he visto hace unos días. Muere hasta el apuntador haciéndote perder el interés en la historia, pues la expedición llega a convertirse, por el afán y codicia de los aventureros (que no sé cómo piensan volver con el oro a España si se matan como chinches entre ellos) en una auténtica escabechina. La parte del oro que correspondería en el hallazgo a los que van muriendo era dispuesta verbalmente sin ninguna formalidad o testamentariamente en otros casos aprovechando al Escribano Real que acompaña a la expedición y que también muere, aunque antes deja su semillita en aquellas tierras … Eran los tiempos del Emperador Carlos I.

El certificado: Casualmente hacía zapping por la 2 de TVE cuando me encuentro una escena en el que un alborozado señor dice que está todo listo para pasar por el Notario y luego por el Registro de la Propiedad. Nunca se me había presentado el Registro en una película. No se lo que pasó porque tras esa escena continué haciendo zapping.

La sonata del silencio: Habría que ser adivino (o haberse leído el libro) para saber que Eduardo Noriega y su malvado empleado eran Notario y oficial de notaría, respectivamente.

Turno de Oficio: Con Juan Echanove en su inolvidable papel de Pedete Lúcido, el abogado del turno de oficio, ex-opositor a notarías e hijo de notario.

Aída: Con su “infumable” notario Luisma (equiparable al de Edu Soto en aquel programa de Buenafuente).

Aquí no hay quien viva: Ocasionalmente ha aparecido en esta serie algún (completamente desdibujado) Notario.

¡Estoy vivo¡: En una escena de un episodio de esta serie de televisión, el protagonista que es un policía devuelto a la tierra desde el cielo (al estilo de Warren Beatty en “El cielo puede esperar” o de Robert Downey Jr. en “El cielo se equivocó”) con ángel de la guarda incluido, entra a un taller donde podría encontrarse una batería “mágica” traída del más allá y que el ángel ha perdido o le han robado. El gordo y sudoroso dueño del taller, al ver entrar al policía en su negocio le dice:

“Oiga, oiga que todo esto es más legal que un Notario”

Traición:  En esta serie española vuelve a repetirse la escena de un Notario leyendo el testamento a los herederos, con el muerto aún caliente. Me cuenta Antonio Cortés que el padre de una familia acomodada aparece flotando en la piscina de la mansión donde viven y, justo al día siguiente, aparece el Notario de cabecera, que al parecer es un viejo conocido de la familia, y  reúne a todos los herederos para leerles “informalmente” el testamente del padre.

Blas Infante. Un hombre para un pueblo: Serie documental dedicada al considerado padre de la patria andaluza y también Notario.

Presunto Culpable. Estrenada el martes de esta semana en Antena 3. Un suicida y un testamento. Una reunión de herederos. Toma la palabra el abogado de la familia que explica a todos los presentes el testamento del difunto “para evitar sorpresas delante del Notario”. ¡Oigan que manía¡, ¡que no existe la lectura del testamento¡Nadie viene a firmar una herencia “sorpresa” a la notaría¡

Tengo entendido, para terminar, que José Mota suele situar a alguno de sus personajes en situaciones en las que otorgan o utilizan poderes notariales.

“La herencia”

Apartado especial merece la película de Raúl Arteaga, aún por rodar, a la que me referí en mi blog hace unos días y como Firma Invitada (aunque el post era exactamente el mismo) en el blog notaríAbierta. El crowdfunding en el que hemos participado me ha dado pie para explicar el asunto de la apertura del testamento, así que os remito a él para completar algunas explicaciones de este post.

Películas o series de televisión extranjeras con temática notarial 

La leyenda de la ciudad sin nombre: Con un apoderamiento que Lee Marvin y Clint Eastwood, su socio, se tienen conferido.

Un buen año: Durante su estancia en Francia, Russell Crowe tiene que visitar a una Notario en un par de ocasiones pues se encarga de la documentación de la herencia del Chateau que ha llevado al protagonista hasta allí tras la muerte de su tío.

Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?: El protagonista de la película, que es Notario, tiene tres hijas que se casan con tres franceses de origen magrebí, subsahariano y oriental.

Dolor y dinero: A uno de los personajes le dan una buena paliza y más adelante cuenta qué si firmó un documento que estaba “notarizado” es porque le zurraron y “cuando te zurran firmas lo que te pongan por delante”. Se supone que le zurraron antes de ir al notario, ¿no? El notario de esta historia (que es real) acabó en la cárcel.

Los Visitantes II: Se menciona a un Notario que no aparece. Es el Notario de la mujer del primo Hub, que en realidad es Godofredo/Jean Reno, quien intenta recuperar unas joyas que el Notario de dicha Señora tiene depositadas en su caja fuerte.

El archivo corso: Película basada en el cómic homónimo que me compré y leí la primavera pasada mientras organizaba mis vacaciones en Córcega. Un Notario francés encarga a un detective (Cristian Clavier) la búsqueda de un heredero que resulta ser un activista corso (Jean Reno). Hacia la mitad de la película el Notario parece ser el malo, pero en realidad no lo es. En realidad el Notario es un falso Notario, el Notario es un policía que se hace pasar por Notario para tenderle una trampa al heredero-activista. Destacable la visión de la función del Notario en Francia que interviene en ventas y actúa como comisionista en este tipo de casos de búsqueda o citación de un heredero en paradero desconocido.

Los Simpsons: Hay un episodio en que una de las hermanas de Margge se va a adoptar un niño a China y tiene que acreditar que está casada. Homer pasa por ser su marido y les acaban pillando en la mentira. En un momento determinado hay que firmar un documento y un policía saca un tampón y legitima la firma. En otro episodio aparece una escena casi idéntica a la de Joy. Llegaba un señor, decía ser notario, plantaba unos sellos en un documento y se iba por donde había venido, sin mediar palabra alguna.

Gracias a todos los que me habéis ido proporcionando información.  Espero seguir ampliando este post con vuestra ayuda.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

2 comentarios

  1. Buenos días Don Justito, ahora mismo no puedo leer con atención el nuevo post, pero me muero de ganas por hacer algún apunte. Por la tarde cuando haga un descanso lo leo bien, aunque ya veo que no ha encontrado la película que le comenté hace un tiempo, y el cortometraje que se pone en YouTube sobre un opositor que aparece cantando ante el tribunal, es muy bueno.

    • Buenos días José Luis:
      Me guardé tu apunte y otro que me hicieron a la publicación no refundida de antes de verano.
      Busqué pero no encontré. Pienso si la película del opositor es una de Jorge Sanz que ya está incluida (muy mala). Encontré un video en youtube de Pedro Reyes que hacía de preparador y me resultó un poco “desquiciante”. Y había una tercera cosa que no tuve datos bastantes para localizar.
      Mándame lo que quieras que lo incluimos. Un abrazo, Justito El Notario

Deja un comentario