Inicio / Nihil prius Fide / Capitulaciones, aportación a gananciales y subrogación de hipoteca

Capitulaciones, aportación a gananciales y subrogación de hipoteca

Uno de mis oficiales recepciona el encargo de lo que se perfila como una aportación a gananciales con subrogación de hipoteca.

Se trata de una pareja joven que se encuentra en la situación que contaba en uno de mis posts en Qué Aprendemos Hoy (“La casa es del Banco”): Él es dueño de la vivienda familiar, pero ambos pagan la hipoteca constituida en garantía de un préstamo que se concedió sólo a él. Quieren buscar una solución a esta situación y que la vivienda sea de los dos, ya que ambos la están pagando.

El oficial que encauza el asunto, prepara el borrador de la escritura pero se lo traspasa a otro con menos carga de trabajo en ese momento, para que lo termine.

Cuando este segundo oficial tiene terminada la escritura, como es costumbre en mi notaría, la repasa conmigo. Finalmente hemos “montado” una aportación a gananciales con subrogación de hipoteca en la que el Banco no comparece. No tengo claro si el Banco consentirá la subrogación tácita o no. A fin de cuentas le sale más a cuenta tener a dos pajaritos en el horno que a uno solo, pero tengo la sensación de que la pareja no está preocupada por lo que decida el Banco. De momento, les basta con resolver el tema entre ellos.

Cuando llega el día de la firma, la pareja entra en mi despacho. Nos saludamos, les identifico y les pregunto:

“¿En qué año os casasteis?”

La pregunta es importante. Intento confirmar cual es su régimen matrimonial puesto que están aportando a gananciales una finca y por tanto su régimen matrimonial ha de ser el de gananciales. La hago como una pregunta rutinaria, pero entonces, llega la sorpresa.

“Nos casamos en 2015”.

“Horreur”, pienso y vuelvo a preguntar: “¿En 2015?”

“Sí”, responden.

“Pues si os casasteis en 2015, estáis casados en separación de bienes, no en gananciales”.

aportación gananciales notario

Y entonces les explico que hubo una Ley, que hubo una Sentencia y que tras la Sentencia la gente vuelve a casarse en gananciales en la Comunidad Valenciana, aunque los casados durante la vigencia de la Ley continúan casados en separación de bienes. Lo explica aquí muy bien Jorge López Navarro para notariosyregistradores.com.

En ese momento, me pregunto a mí mismo, “¿pero cómo es posible que llevemos semanas con este tema, que hayamos calculado hasta la ganancia patrimonial, valorado el inmueble y pensado en todos los gastos e impuestos de la operación y que a ninguno de mis dos oficiales se les ha ocurrido plantear a estos chicos la pregunta más importante de todas o que hayan dado por supuesto que estaban en gananciales sin hacer las oportunas preguntas?” No me contesto, me resigno e intento reconducir el asunto.

La solución sería otorgar unas capitulaciones matrimoniales mediante las que pasen del régimen de separación de bienes al de gananciales y acto seguido otorgar la escritura que teníamos prevista, es decir, la aportación a gananciales con subrogación de hipoteca, así que les doy mis explicaciones habituales sobre las capitulaciones y el régimen de gananciales, pero procurando que no sea yo quien tome la decisión, sino ellos en base a su propia conveniencia.

Al final, se hace la aportación

Después de darle unas cuantas vueltas, ella encuentra la solución a nuestras dudas cuando dice: “nosotros hemos pensado desde que nos casamos, que estábamos casados en gananciales, así que me parece bien hacer ese documento (las capitulaciones) y luego firmar lo que veníamos a firmar”.

La argumentación me convence y les digo que en tal caso, “que no se hable más”.

Les preparo las capitulaciones, les hago los retoques oportunos en la aportación con subrogación y firmamos.

Entre unas cosas y otras, nos da tiempo a hablar de sus testamentos y hasta de si tenían o no cláusula suelo en la hipoteca. Del testamento del casado sin hijos, pero con padres, también he hablado en Qué Aprendemos Hoy y sobre cláusula suelo, tengo ya mucho escrito.

Les descubro que no tenían suelo y quedamos en firmar otro día los testamentos.

¿Y si no los hubiera preguntado cuando se casaron?

Yo soy un Notario preguntón y hablador, preguntando se llega a Roma y creo importantísimo hablar con los otorgantes, para afinar, para descubrir errores y para explicar bien las cosas, pero lo cierto es que la respuesta a mi pregunta es que probablemente no hubiera pasado NADA.

Él hubiera aportado la vivienda a los gananciales y la vivienda hubiera pasado a ser de los dos y los dos habrían seguido creyendo toda la vida que estaban casados en gananciales, aunque en el futuro alguien podría hacerles la misma pregunta que yo les hice (y que en esta hipótesis no les habría hecho), provocándose algún lío o inconveniente, aunque sinceramente creo que cualquiera que llegara (ellos, yo, u otro Notario en el futuro) a la conclusión de que en realidad se casaron en separación de bienes no hubiera hecho ya nada al respecto y hubiera aplicado lo de “lo hecho, hecho está”.

Entonces, ¿no era tan importante?

No, sí que era importante hacer las cosas bien, aunque haberlas hecho mal no hubiera tenido mayor trascendencia para esta joven pareja que carecía de bienes inmuebles gananciales. Tratándose de otro matrimonio, la cuestión sí que hubiera podido ocasionar algún desaguisado con su correspondiente repercusión en gastos, puede que en impuestos, en nervios, en preocupaciones y en complicaciones. Son las cosas de los regímenes matrimoniales supletorios, cuya determinación no es tan fácil en ocasiones como tampoco lo es la determinación de la vecindad civil de una persona, que dejo para otro día y para otro post. Leánse el primer episodio de mi Chistes y Anécdotas y entenderán la trascendencia del régimen matrimonial…

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

2 comentarios

  1. Leo asiduanente sus comentarios, y en primer lugar, felicitarle y agradecerle su tarea divulgativa, pero…

    Para cuando una historia en la que no la caguen los oficiales???

    Una en la que sean ellos los héroes (que lo son) de la Notaria???

    Muchas gracias.

    Un oficial.

    • Buenas tardes Fernando:

      Tengo que respetar su apreciación de que en mis posts (que son casi 500) siempre la caguen los oficiales, pero por supuesto no la comparto en absoluto.

      Podría incluso decir que la cagan muchas veces más y que no lo digo y, por supuesto, la cagan mucho más que yo.

      En su notaría o en todas las que usted quiera, los oficiales serán los héroes, pero en la mía le aseguro que no es así.

      Si quiere le cuento la de ayer.

      Una simple constitución de SL: Un socio casado en gananciales que aporta un bien mueble y su mujer no comparece. “Te has olvidado de la mujer”. La van a buscar al pueblo de al lado. Mientras cambio la escritura la añado y hago lo oportuno (hago yo, no hace él….ojo) y de paso, añado el apoderamiento subsanatorio que no está y la prohibición de competencia que tampoco está y me leo los estatutos y veo que está el nombre de la última de sociedad que constituimos hace unos días y no el nombre de la sociedad de hoy. Antes de irse el socio a buscar a su mujer, dice: “Yo no estoy casado en gananciales, eh”. Lo miro (yo, no él) y efectivamente, no lo estaba y vuelta a cambiar la escritura para dejarla como estaba.

      Lo siento, pero en mi caso, no tiene usted razón. Defienda lo suyo, pero yo sé lo que hace cada uno en mi despacho y mis empleados son excelentes profesionales, lidian con impertinentes, pesados, desagradables, ignorantes y sacan trabajo en condiciones en las que yo no puedo (rodeado de gente, en condiciones de presión, etc..etc..) Ayer tres de los cuatro nos fuimos a las 20:45 a casa y yo vivo a 1 hora y 20 de donde trabajo. El viernes salí del despacho (como todos los viernes) el último y llegue a mi casa a las 21 horas. ¿Conoce a muchos notarios que hagan el STI personalmente o que hagan las diligencias de las pólizas?

      Solo aceptaría que me diga que cuando la cague yo, no lo cuente, pero oiga, “yo no soy tonto”. Ya ofrezco bastantes dudas en mis posts con sencillez y con el miedo que representa la exposición pública e incluso reconociendo errores, para que cuando no haya sido capaz de parar el gol y me lo hayan metido porque somos humanos y no podemos estar en todo, vaya y lo cuente o no pueda de vez en cuando darle hilo a un post que perdería sentido si no partimos del error que da lugar a la historia.

      Tampoco está mal que se sepa que hay notarios que parecen oficiales…

      Saludos y gracias, Justito El Notario.

Deja un comentario