Inicio / Nihil prius Fide / “Ya no soy Bancaria, ahora podéis llamarme Funcionaria”
bancaria aprobado oposiciones funcionaria

“Ya no soy Bancaria, ahora podéis llamarme Funcionaria”

¡Coño, que Bancaria ha aprobado¡

“Hola Justito,

Te escribo desde mi posición de ¡FUNCIONARIA! El pasado día 5 se publicaron las notas del 2º ejercicio. Esa mañana, me dio por apuntarme a ofertas de trabajo temporal porque, tanto si aprobaba como si no aprobaba, ¿qué iba a hacer en casa los próximos 6 o 7 meses de mi vida? En los días previos, los nervios acabaron por rematarme, hasta me puse mala del oído, se me hinchó un ojo y me salió un herpes en el labio. Estaba hecha un cuadro …

*El MOMENTAZO

Estaba en casa de mi madre intentando comer algo. Se dijo que desde las 12 podrían publicarse las notas. Salieron a las 16 horas y hasta ese momento tuvimos el corazón en un puño. Cuando llegó el momento, con los nervios no podía ni ver la lista, las manos me temblaban, tenía la vista medio nublada y el pulso a 100 por hora. Entonces mi Opocompi me escribe y me dice: “¡Enhorabuena tía, eres una campeona!” y seguidamente: “Yo NO he pasado, no me apetece hablar, disfruta del momento”.

Yo no me podía creer lo que estaba diciendo, “mándame la lista, que lo compruebe”, le dije. Quería comprobar que su nombre estaba pero que ella no lo había visto, pero por desgracia no estaba y más abajo sí que estaba el mío. Empecé a llorar, temblando. Mi madre no paraba de repetirme ¿qué? ¿si o no? ¡dime filla, per favor! y llorando como una niña de 6 años desconsolada, le decía que sí con la cabeza porque los sollozos no me permitían ni vocalizar. Recuerdo el fuerte abrazo de mi madre también llorando y llamándome campeona,”¡tu podías, yo lo sabía y tu también, lo has conseguido!”. Ese abrazo me permitió desbloquearme, ya que tenía el cuerpo paralizado y no paraba de llorar y de moquear.

Así que sentimientos totalmente encontrados; estaba contenta pero triste, con una euforia contenida, mi Opocompi se había quedado por el caminoHabíamos hablado tantas veces de ésto, de que si una se quedaba fuera iba a ser muy duro para la otra hacer de nuevo ese camino sola. Podría haber sido taaan bonito el poder celebrarlo juntas, llorar de alegría juntas, hacer planes juntas …

Después de difundir por el Whatsapp un mensaje escueto (“Ya podéis llamarme, Señora Funcionaria”), el teléfono no paró de sonar y las lágrimas volvían a caer. Contaba a todos que bien, pero que mi Opocompi no había pasado. Muchos me decían ¨es una pena, pero tienes que disfrutar de tu aprobado¨… La gente no entiende lo que he pasado los últimos 2 años y pico con mi hermana postiza, con la persona que sabía que pasaba antes de hablar, con mi “segundo matrimonio” ya que hablaba más con ella que con mi marido. Hemos sido un apoyo indispensable y me quedo coja sin ella. De todos modos, ya hemos reconducido su nuevo año, con otros compis de la academia, y motivándola para que no lo deje. Estoy convencida de que el año que viene lo conseguirá.

El otro comentario estrella fue: “Bueno, ahora ya tienes lo que querías, así que ahora a por el bebé …”

La sensación una semana después es rara, ¿ya está? ¿y ahora qué? Siento un poco de vacío, no se que hacer, no recuerdo qué hacía antes de estudiar, no recuerdo la última vez que me divertí y bailé como una loca. Es raro porque este momento era tan ansiado que, ahora que ha llegado, no puedo disfrutarlo a tope (todo el mundo trabaja, mis amigas del banco están inmersas en otro ERE, que casualmente empezó el mismo día de mi deseado aprobado, mi otra gran amiga inmersa en las oposiciones de Secundaria hasta mitad de Julio y mi Opocompi en el barco de la repesca).

Hasta final de año no saldrá la lista de destinos y después vendrá la incorporación. Nos iremos como poco a Diciembre-Enero antes de empezar.

*EL DESTINO

Me toca fuera seguro, cosa que ya tenía asumida, y con mi puesto más aún. Mi destino elegido para pasar ese par de años fuera sería alguna isla. Ya que me voy fuera, al menos que sea un lugar bonito y con mar, pero mucho me temo que puedo acabar en cualquier sitio. En fin, da igual, ¡me voy donde sea¡

*EL DESPUÉS

Como ahora tengo tiempo hasta que empiece a trabajar, he pensado en recopilar información y documentación de la oposición superior para presentarme por promoción interna, como me prometí si es que aprobaba. También haré el viaje que el primer año dije que haría si conseguía aprobar. En cualquier caso, este será un verano diferente. 

Te mando un abrazo fuerte, estamos en contacto, Exbancaria y FuncionariaOrgullosadesuslogros“.

bancaria ya es funcionaria

*MI RESPUESTA AL E-MAIL DE BANCARIA

¡Esto tengo que contarlo en mi bloooooooooooooooooooog¡

Es brutal, cuanto me alegro. Yo también tengo mi experiencia con compañeros que se quedaron en el camino. En mi grupo éramos siete y solo uno no aprobó. Me pasó como a ti. Cuando salieron las notas (aunque yo no tenía con ese compañero el trato que tu tienes con tu Opocompi) no podía dejar de pensar en él. Con mis dos compañeros más íntimos nos planteamos las mismas cosas que os planteabais vosotras dos, pero tuvimos la suerte de aprobar los tres con lo que todo lo malo que pudimos pensar no llegó a suceder. Al compañero que suspendió fui a visitarle para animarle a que no lo dejara. Aprobó en la siguiente convocatoria. Te honra tu sentimiento de tristeza por su suspenso. No la abandones y ayúdala en todo lo que necesite: ya sean ánimos para continuar y no desfallecer o proporcionarle, arreglarle, actualizarle o tomarle los temas, si es lo que necesita. Ponte a su disposición. Estoy seguro de que puedes ayudarla. Mi hermana fue la Opocompi que me ayudó a mi cuando ella aprobó y yo continué en el camino nada menos que por algo más de seis años. Fundamentalmente se ocupaba de arreglarme y actualizarme los temas cuando me hacía falta. Su ayuda fue muy importante para mi.

Y no te olvides de tu marido, que tiene mucho mérito, como mínimo por haberte aguantado en esta temporada. Yo también apoyo la causa del bebé, pero no pasa nada por esperar unos meses más.

Me alegro un montón, de verdad. Y me alegro por partida doble, como la opositora que eras y que ha triunfado, y por lo bien que nos llevábamos cuando estabas por aquí, cuando aún eras Bancaria. La verdad es que fuiste un remanso de paz en las tensas relaciones que, a veces, se tienen con la banca. La función pública ha ganado a una buena profesional. Estoy seguro de que lo harás de maravilla. En breve alguien te dirá ¡que bien vives¡, ya lo verás…

 

¡DE PXXA MADRE¡

 

¡ENHORABUENA¡

 

¡NO HAY TAMAÑO DE LETRA

 

PARA

 

PONERLO MÁS GRANDE¡

Si quieres saber la historia de la oposición de Bancaria, perdón, de Señora Funcionaria, aquí la tienes:

Empezar a opositar a los 34

¿Luz (o reflejo) al final del túnel de la oposición?

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario