Inicio / Nihil prius Fide / La Señora misteriosa
la señora misteriosa

La Señora misteriosa

Todos los Notarios tenemos nuestra particular “Señora Misteriosa”, esa visitante asidua de la notaría a quien en mi caso no le he podido “sacar” en limpio más que una bandeja de caracoles listos para cocinar y ello a pesar de las muchas visitas que me ha hecho y de las decenas de preguntas (que en realidad, son siempre las mismas) que me ha formulado. Mi padre también tuvo su Señora Misteriosa y acabó heredando de ella en una rocambolesca historia que he contado en el “El Notario no puede heredar”.

A ver si tengo suerte y cuando me marche de mi actual notaría, mi Señora Misteriosa me nombra “heredero universal de todos sus bienes, derechos, acciones y obligaciones, presentes y futuros” en un testamento hecho con el siguiente Notario como le ocurrió a mi padre.

Mi particular “Señora Misteriosa”, siempre viene a verme con su bolsa llena de escrituras que no me deja casi ni tocar y con sus “¿le debo algo por la consulta?”. Solo en una ocasión me ha pagado en especies, aunque la realidad es que los caracoles no fueron agradecimiento directo a sus consultas gratuitas conmigo.

Divisé a la Señora Misteriosa desde el coche cogiendo caracoles

Es habitual en la comarca donde trabajo que, cuando llueve, la gente salga a buscar los estupendos caracoles serranos, alimentados de un romero que luego se impregna en los arroces y en los gazpachos, sabor que conservan y desprenden, ya en boca, cuando los caracoles se hacen a la brasa de sarmiento.

Un día de regreso a casa en el coche, fugazmente pude ver, caminando por el monte y en pantalones (ella que siempre lleva falda) a la “Señora Misteriosa”. El día era lluvioso y di por hecho que estaba cogiendo caracoles.

Unos días después se presentó en la notaría para su enésima (y concéntrica) consulta y le comenté que me había parecido haberla visto.

– ¿Estaba usted (- aún no se cómo se llama, aumentando así su halo de misterio -) la semana pasada cogiendo caracoles a la altura del Barranco)? – le dije.

– ¿Me vio usted? – me contestó llevándose “coquetamente” la mano a la boca.

– Pues eso me pareció; iba usted de pantalones, ¿verdad? – puntualicé.

– Pues si. ¿Y me reconoció? – dijo excitada.

– Si, la reconocí – concluí.

En su siguiente visita, que no se hizo esperar, me saludó con un par de besos (que hasta ese día nunca nos habíamos dado) y me trajo unos caracoles que preparé el día de mi cumpleaños en una cena con amigos en casa y que fueron todo un éxito para mi gusto y el de los que se animaron a probarlos. El caracol suele provocar cierto repelús y no es plato del agrado de mucha gente. Yo no los comía nunca y me limitaba a apartarlos cuando los había, hasta que llegué a mi actual destino donde podría decirse que constituyen “el plato nacional” y no me quedó más remedio que comerlos.

Tendré que escribir un día de estos, la receta de aquellos caracoles con salsa de tomate al estilo de la Señora Misteriosa.

Caracoles a la misteriosa

Le dedico esta historia a todos los oficiales de notaría que aguantan a tantas Señoras Misteriosas como nosotros los Notarios. En realidad aguantan muchas más que nosotros, estoy seguro.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

2 comentarios

  1. Miguel Oscar Conde Freire

    Hago mia esa dedicatoria. En mis casi veinte años de profesion, creo que he tenido unas cuantas señoras misteriosas. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.