Inicio / Nihil prius Fide / Eventos / Mi “alter ego” condecorado con la Cruz de San Raimundo de Peñafort
entrega a miguel prieto cruz san raimundo

Mi “alter ego” condecorado con la Cruz de San Raimundo de Peñafort

Bueno, más bien yo soy el alter ego, pero él no hubiera conseguido esa Cruz de San Raimundo sin mí.

He dudado mucho a la hora de escribir un artículo sobre este momento tan extraordinario de mi vida, pero algunos de los compañeros que me acompañan, animan y ayudan desde hace unos diez años cuando comencé a salir del cascarón de Notario primerizo y a dedicarme a labores corporativas, divulgativas y didácticas, me dicen que Justito no sería Justito si no lo contara al modo de Justito.

Así que voy a hacerlo: voy a contarlo. No está en mi ánimo presumir; en mi ánimo está sacar algo en positivo de este honor que se me ha concedido, porque pienso que sirve a los opositores y puede que también a los compañeros. Quiero aprovechar, además, para dar las gracias públicamente a los que me han hecho posible el conseguirlo.

Por parte de los opositores

El tema está claro: un tipo que tarda once años en aprobar notarías (a los 34) es ahora condecorado a los 50 años. Así que ¡que nadie se desanime¡ Aún hay esperanza. Como tantas veces he dicho, NO SOMOS TODOS IGUALES, es más, SOMOS TODOS DISTINTOS. Aquellos que se encuentran desesperados porque no consiguen (o consiguieron) aprobar la oposición, deben pensar que sus dificultades son o fueron normales, las sufrimos muchos y ello no supone que luego no seamos estupendos profesionales, aún incluso sin aprobar la oposición si es que decidiéramos dejarla o no nos quedara otro remedio que hacerlo. Yo llegué a pensar que era un inútil que no servía para nada o que, como mínimo, no servía para esto, pero puede que simplemente lo que me ocurriera es que “tuve algunos problemas”.

Por parte de los compañeros

¡Hay tanto por hacer¡ Y tantos que hacemos y tantos que no hacen y que podrían hacerlo. No nos mires, únete. Llevo años diciendo que no basta en estos tiempos con ser un magnífico profesional entre las cuatro paredes de nuestro despacho. Todos debemos tener una proyección exterior. Hay que defender la función y no porque sea nuestra, que no lo es. Debemos defenderla porque es buena, porque funciona, porque funcionamos y porque no existe un sistema mejor.

Mi curriculum

He actualizado mi curriculum (bueno no tenía, en realidad, un curriculum desde aquel que envíe para ser gerente de una gasolinera en la época más desesperada de mi oposición) a fin de enviarlo al Ministerio de Justicia que me lo pidió al tiempo que me comunicaba que me había sido concedida la Cruz de San Raimundo. En ese curriculum (que puede leerse aquí) no he mencionado que antes del GJ estuvo el Foro Levantino y sus Boletines que me condujeron al GJ, ni que después del GJ llegaron las Redes Sociales: Twitter, Facebook, Instagram e Linkedin. De ahí salió Justito El Notario (porque Justito, sin el apellido, ya existía desde 2001) y poco después notaríAbierta. Desde el Colegio Notarial de Valencia, del que formo parte hace once años, impulsé una cuenta de correo común para los jóvenes de nuestro colegio de las dos últimas promociones, que eran sobre veinte compañeros. Soy el animador de mi promoción, la de 2002, la republicana que reclama que el Rey la reciba algún día y repare esta injusticia histórica que nos afecta y también lo fui de los componentes del Foro Notartic. Por último, formo parte del Grupo de Coordinadores del Sic y procuro colaborar con el CGN en todo aquello que se me pide.

Ahora sí que completo todo lo que he hecho o sigo haciendo actualmente al margen de atender mi notaría que por supuesto es lo primero y principal y de lo que como y vivo.

La proposición

He tenido la suerte de leer la propuesta que fue presentada al Ministerio de Justicia a fin de solicitar la concesión de la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort y de ella me voy a permitir reproducir lo siguiente:

Labor colectiva vertebradora

Su labor puede resumirse en un calificativo excepcional, imprescindible contrapunto al individualismo que a veces afecta a un cuerpo como el nuestro cuyos integrantes desempeñamos nuestra función con residencia efectiva en lugares geográficamente alejados: labor vertebradora.

Se ha desenvuelto, no a través del ejercicio de cargos estrictamente institucionales, sino como coordinador del llamado “Grupo de Jurisprudencia”, encargado de catalogar resoluciones de los órganos judiciales para la intranet notarial, que empezó siendo una pequeña reunión de once compañeros que hoy ya son treinta y cuatro (y creciendo), aunados por D. Miguel Prieto, quien ejerce de alma infatigable de este grupo y de nuevos proyectos que no solo pasan por su cabeza, sino que logran ver la luz y sobre los que vela con un esfuerzo superior al que exigen los propios, por cuanto implica armonizar y combinar voluntades: entre ellos la página notaríaAbierta, para dar voz a quienes en ella quieran escribir de lo nuestro, que es casi todo, permitiendo acceso a notarios y también a otros profesionales que enriquecen nuestra visión del Derecho.

La articulación de este grupo recluta para labores colectivas a notarios de toda España, a notarios recién estrenados en sus primeros destinos, y a otros con muchos años de ejercicio, creando una comunidad en la que el respeto y las buenas relaciones son pauta de trabajo y ejemplo a seguir. Esa labor se ha desenvuelto con lealtad institucional; en ella hay también una permanente búsqueda de modernización y enriquecimiento de nuestros recursos colectivos, recabando opiniones de numerosos compañeros para aportarlas a nuestros representantes, sugiriendo novedosas propuestas para la mejora de nuestros medios de comunicación digital.

Proyección social dedicada al servicio público

Miguel Prieto Escudero es Notario de Pinoso, pero es algo es más: es “Justito El Notario”.

Este apelativo que no parecería apropiado para una petición formal y de tanta relevancia como la solicitada Cruz de San Raimundo de Peñafort, cobra sentido si expresamos lo que su aportación bajo este “alter ego” está significando en nuestro cuerpo y en la proyección social del notariado, redundando en beneficio de la propia institución.

“Justito El Notario” es un blog en el que conviven en perfecta armonía y ordenados por secciones post sobre distintos apartados:  ….

Todo esto, esta página y su proyección en otras redes como Twitter o Instagram, no se hacen sin un esfuerzo humano ingente. No se piensan ni escriben solas, sino que requieren un hombre inteligente, generoso y enormemente trabajador que va cumpliendo con ello el sueño que escribía en su misma página: “quiero ser un notario de la clase de notarios a la que pertenece mi padre, es decir, que quiero ser un verdadero servidor público, un auténtico profesional del derecho y un enamorado de mi trabajo”.

Distinción en su persona que se hace extensiva al grupo de notarios colaboradores en el Sic

Miguel Prieto Escudero merece tal distinción a título individual, como hemos expresado, pero es relevante reconocer que su tarea coordinadora lo es de un grupo de notarios que trabajan para la intranet colectiva notarial, el Sic, asumiendo, desinteresada y gratuitamente unas tareas no siempre demasiado amenas, a veces no bien valoradas colectivamente, pero cuyo esfuerzo va creando un acervo de contenidos útil para todos.

Catalogar legislación, resoluciones de la DGRN o jurisprudencia es algo que cualquier empresa dedicada a la creación de bases de datos jurídicas puede hacer, pero cuando la catalogación o resumen las hacen notarios que son conscientes de cómo pueden afectar en el ejercicio profesional esas normas y decisiones, intentan (y así se aprecia en sus textos) darle la celeridad y cercanía en la comunicación que permita conocerlas y aprovechar a todos“.

Gracias y ánimos para continuar

Ya lo he dicho, pero lo repito una vez más: Jamás hubiera podido pensar que después de haber tardado casi once años en aprobar notarías pudiera ahora recibir este gran premio a los 50 años (mañana cumplo los 51). Gracias a todos los que me habéis comprendido, ayudado, acompañado e impulsado en estos últimos ocho años (y en el caso de mis más próximos durante muchos más años). Sin vosotros no lo habría conseguido. Este premio es para todos los que estamos (o han estado) en el GJ y en NotaríAbierta, es una distinción colectiva absolutamente imposible de no haber contado con mis compañeros. Tampoco sería posible haber conseguido llegar a este punto sin la ayuda de mi mujer. Hemos conseguido entre los dos una organización de nuestra pareja, de nuestro matrimonio, de nuestra familia, de nuestra vida, que permite que todo funcione muy aceptablemente, aunque sin su generosidad y entrega estoy seguro de que no hubiera sido posible. Gracias Mamen.

Ah ¡y este año vamos a por el millón de visitas¡

La celebración: Carbón Negro

¿Y el Manducare? “Seguro que habrá Manducare”, me dijeron los compañeros a quienes pedí opinión sobre la oportunidad de este post.

Sí, claro, había que celebrarlo y después había que contarlo. Para esta gran ocasión me decidí por “Carbón Negro” que un amigo y compañero (antes fuimos lo primero que lo segundo, ¿verdad Zetacé?) me había recomendado fervorosamente. No falló. El sitio es espectacular y la comida está a la altura. Yo quería llevar a mi Santa Madre a un gallego y lo intenté a fondo, pero no pudo ser. El plan B, el plan Carbón Negro, superó con toda probabilidad a mi plan de homenajear a mi madre con una cena gallega.

La cena

Pues al margen de tres copas de Pazo de Barrantes, un par de cervezas y dos vermuts, la cena consistió en un par de ostras Guillardeau para cada uno, una ración de una excelente ensaladilla rusa, otra de chistorra y una de calçots que estaban brutales. Todo esto para compartir entre cuatro. Ya como platos principales una carrillera ibérica para mi Santa Madre y una chuleta de vaca vieja que compartimos entre los otros tres. Para el postre también nos repartimos una tarta de queso, pues las chicas estaban ya demasiado llenas para que fueran al menos dos o para darnos a algún otro postre que yo sí que me hubiera tomado.

El vino fue un Valbuena, quinto año, de Vega Sicilia. La primera vez en mi vida que pido este vino en un restaurante. Lo había regalado, me lo habían regalado, creo que nunca lo había comprado en tienda para mi, y, por fin, lo he bebido en un restaurante. Era un “ahora o nunca”. La encargada de la bodega, nos dijo que solo tenía una botella. Yo sabía que nos íbamos a quedar cortos, pero no era una noche para beber más de la cuenta. El resultado de la cena fue espectacular. Una velada absolutamente inolvidable para un acontecimiento igualmente inolvidable. El local está situado en la Calle Juan Bravo que, por cierto, es la calle en la que nací. Está magníficamente decorado y el servicio es joven, dinámico, atento y muy agradable.

La entrega

Que gran honor recibir la Cruz junto con otros cuatro grandes compañeros: José Ignacio Navas, Francisco Javier García Más, Julio Herrero y Alfonso Rubio.

El acto comenzó con un ensayo en el que nos asignaron el lugar que debíamos ocupar en la entrega: uno se situaría frente a la Subsecretaria, otro frente a la Ministra y otro frente al Secretario de Estado.

Por allí pude reconocer y/o saludar a nuestro Presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchíz, a la Decana del Colegio Nacional de Registrador, María Emilia Adán, al Director General de los Registros y del Notariado, Pedro Garrido, al anterior Director General y también condecorado, Javier Gómez Gálligo y a la Fiscal General del Estado, María José Segarra.

El acto fue sencillo. Primero la entrega y luego las palabras de la Ministra. En su parte más emotiva y puesto que la gran mayoría de los premiados (si no todos) habíamos sido opositores, un reconocimiento para los que nos ayudaron y soportaron en aquellas difíciles épocas. Mi Santa Madre no podía casi reprimir las lágrimas.

Somos aficionados a calificar ciertos días como “los días más felices de nuestras vidas”. Este, sin duda, lo va a ser para mi. ¡Ay¡ … si mi padre pudiera verme por el “famoso agujerito”.

Unos días después vino la resaca y algún minuto de fama

Además … he salido del armario. En Pinoso muy poca gente sabía que tenía un blog llamado Justito El Notario. Puede que de hoy en adelante lo note en las entradas al blog y, porqué no decirlo y desearlo, en los clientes que vengan a verme que desgraciadamente escasean y por circunstancias que no son las que se pudiera uno imaginar.

DIARIO INFORMACIÓN

ALICANTE PLAZA

LAWYERPRESS

PINOSO

INTERCOMARCAL

Hasta otra. GRACIAS. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

7 comentarios

  1. Enhorabuena por tan merecido galardón

  2. Eres un crack.Te quiero mucho😘

  3. Jorge A. Ubeda Serrano -Abogado en Málaga

    Enhorabuena Justito. Te sigo bastante. Sin conocerte, solo leyendo parte de tus muchos comentarios, artículos, etc, creo justa y merecida tal distinción o condecoración. Saludos y que la disfrutes.

Deja un comentario