Inicio / Off Topic / Volver a ver a mi padre
Pader de Justito en Granada

Volver a ver a mi padre

El otro día pensaba, recurriendo a una frase tópica o una visión algo cinematográfica de la vida, que yo no pagaría por ver otra vez a mi padre. Me haría sufrir verle nada más que un rato que habría que negociar con algún intermediario a precio de oro dada la excepcionalidad del acuerdo, para que luego volviera a desaparecer, reabriendo una herida que aún no se ha cerrado y que creo que nunca cicatrizará del todo. No hubiera imaginado que iba a pensar tanto en él, pero es lo que hago.

Si pudiera reaparecer durante un buen rato, aprovecharía para preguntarle sobre algunas cosas que han surgido después de su marcha y que se han ido con él a la tumba. Nada importante, solo pequeñas cosas que yo aún no sabía o que ya he olvidado en sus detalles, puesto que eran más de su vida que de la mía o de la nuestra.

Yo, que como siempre hablaría más que él, le tendría que contar un montón de cosas como que al día siguiente de irse, fui a su casa porque quería tener conmigo su título de Notario que andaba medio extraviado y que no quería que terminara de perderse, que lloré cuando apareció en su sobre de siempre o que no se preocupara porque tengo conmigo muchas de aquellas cosas que él quería que se conservaran, sin que me haya costado el divorcio traerme un cuarto de su casa a la mía y que todas sus cosas han ido encontrando su sitio poco a poco, aunque algunas aún anden desubicadas y hasta sean susceptibles de cambiar de aires algún día.

No, no pagaría nada por volver a ver a mi padre, aunque a menudo tendría que preguntarle y que contarle algunas cosas.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

6 comentarios

  1. Si se quiere de verdad a un padre, no se les puede olvidar.
    Yo ya llevo 22 años sin él, y no hay día, bueno o malo, que no me acuerde de el.
    Solo decirte que me ha impresionado tu post.
    Un saludo

    • Hola Esperanza:
      Mi padre murió en el 2014. No sé si el recuerdo, el dolor, el amor, van evolucionando con el paso de los años, pero a los tres años todo está muy vivo, por supuesto sin la intensidad tremenda del primero año. Te diré además que cuando murió mi padre, mi vida dio un giro considerable. No soy otra persona, pero tengo una perspectiva bastante diferente de la vida y de las cosas. Gracias por la participación y el comentario. Un abrazo. Justito El Notario.

  2. Buenas noches Justito, me ha gustado mucho tu reflexión….mi padre vive, pero no recuerda quien soy…cada día de camino a su casa, tengo la esperanza de encontrar un minuto de lucidez en su mente…hasta aguantaría sin rechistar un “eso ya lo sabía yo…”
    Un abrazo

    • Hola Maria: Mi padre pasò sus 8 últimos años en la cama pero con la cabeza en su sitio, fue duro para el y para nosotros pero el no quería irse ni nosotros que se fuera, pero la cama le fue debilitando y llegó su hora. Era el momento y me resigno pero le echo de menos. Ánimo, tiene que ser muy duro. Un abrazo

  3. Parece que hoy soy el primero en comentar :/, pero me ha llegado al alma esta entrada.

    Yo también pienso en el mio de vez en cuando, más bien sueño, hablamos, le cuento cosas, le digo que aprobé, que tenía la razón en aquellas ocasiones que no se la dí. Le agradezco que me forjara como soy, que me gustaría que hubiera conocido a sus nietos, …, cosas de hijos y padres.

    Un abrazo y gracias como siempre.

    • Estimado Óscar:
      Hubiera contado cien cosas, pero creo que he expresado suficientemente bien lo que siento. Me alegro de compartir el sentimiento. Me sorprende la frialdad de muchos ante la muerte de un padre, pero cada uno es cada uno…. Gracias por la participación y el comentario. Un abrazo. Justito El Notario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.