Inicio / Nihil prius Fide / Asociación de Amigos de Mondoñedo
Mondoñedo justito el Notario

Asociación de Amigos de Mondoñedo

Sigo suscrito a este periódico bimensual que edita la “Asociación de Amigos de Mondoñedo”. Lo recibo siempre con mucha ilusión, ávido de noticias mindonienses. El periódico ha pasado recientemente por dificultades que lo han suspendido temporalmente su publicación, aunque he vuelto a recibirlo y esos problemas se han solucionado. Me alegro muchísimo.

En mis tiempos como notario de Mondoñedo hice cuatro colaboraciones para el periódico. De las cuatro, dos se publicaron, pero las otras dos creo que no llegaron a publicarse.

La primera fue sobre un poema escrito en un viejo folio encontrado por mi en la notaría de Mondoñedo. En la notaría (que constituye el Archivo del Distrito Notarial de Mondoñedo) se guardan, además de viejos tomos de protocolo, otros papeles y legajos. Algunos no son notariales, ni jurídicos, como el poema del que habla mi pequeña colaboración. Siempre he pensado que el autor debió ser alguno de mis predecesores en la plaza.

La segunda es sobre el Casino de Mondoñedo del que fui socio durante los años que viví en Mondoñedo y durante unos años más después de haberme ido de allí.

Foto: Cena-baile en el casino de Mondoñedo 5/1/2005.

Y las dos últimas fueron el comienzo de un proyecto llamado “Mondoñedo en la red” que tal vez, no estoy seguro, no llegara a ver la luz.

Me quedaron muchas cosas pendientes de hacer en Mondoñedo: ir al único bar de la ciudad que me quedó sin visitar, hacer una exposición de carpetas notariales antiguas o escribir algo sobre la vieja escuela de San José en el Barrio de los Molinos (cosa que ya estoy haciendo). Tal vez algún día, porque todo acaba llegando, vaya cerrando círculos y episodios pendientes o atrasados. Este blog podría ser un buen cauce para ello (pues sí que lo ha sido.…).

foto carpetas mondo

Os dejo con esos cuatro “artículos” dedicados a mi querido Mondoñedo.

El número 9 de la Calle de la Angustia

foto mondo

En los libros del registro de la propiedad de Mondoñedo figura inscrita, desde el doce de marzo de 1872, una finca urbana consistente en una casa señalada con el número 9 de la calle de la Angustia de esta ciudad, compuesta de dos altos, cuadras y otras varias oficinas, con una huerta a su trasera cerrada de muralla, de la superficie de ocho cuartillos, equivalentes a dos áreas, cuatro centiáreas y seis decímetros cuadrados, que linda, por su frente o este, con la citada calle, al norte, con la casa de la viuda de don Bernardo Rodríguez (de nombre Micaela), al oeste, con muralla de la huerta que la divide de otra de doña Fernanda Santomé, esposa de don Pedro Basanta, y al sur, con casa de don Antonio López.

Con estos datos es probable que muchos no sepan de que finca estamos hablando y no creo que les sirva de ayuda el saber que las citadas casa y huerta estuvieron grabadas, hasta el once de marzo de 1885, con una pensión de veinte misas rezadas, en limosna ochenta reales o veinte pesetas, a razón de cuatro cada una, ni que dicha carga  o pensión quedará redimida por decisión, tomada a instancias de don Francisco Díaz Portas, abogado y vecino de Mondoñedo, del ilustrísimo sr. don José Manuel Palacios López, obispo de esta ciudad y de su diócesis.

Probablemente seguirán en las mismas si les digo que casa y huerta pertenecieron a un tal don José Francisco Rancaño Irimia, de treinta y siete años de edad, casado, propietario y vecino de Santiago de Abres y que don José Francisco las había heredado de su difunto padre.

Pero cuando les diga que don José Francisco las vendió “para siempre” al licenciado don José María Lage y Domínguez, abogado, diputado provincial, mayor de cuarenta años, soltero y presidente de la junta directiva del -y cito textualmente- “circo-recreo de este pueblo para quien la adquirió por precio de diez mil reales o dos mil quinientas pesetas”, estoy seguro de que caerán en la cuenta de que hablamos del Casino de Mondoñedo.

La edificación actual no es, sin embargo, la que figura en los libros del registro. La que todos conocemos hasta ahora no ha sido declarada por su propietaria (la Sociedad Círculo Recreo de Mondoñedo), siendo la casa que se ubicaba en el solar del casino antes de que se acometiera la actual construcción la que aún se menciona y figura en los citados libros, y ello aunque en la escritura de compraventa de diecinueve de febrero de 1872, autorizada por don Fernando Lago y Pérez, notario que fue de Mondoñedo, que dio lugar el doce de marzo de 1872 a la inscripción que comentamos ya se hiciera mención a que don José María Lage y Domínguez verificaba la adquisición en nombre de la Sociedad Círculo Recreo de Mondoñedo y para construir un edificio para la misma.

A estas alturas de la historia poco importa la situación jurídica de tan ilustre inmueble, que obviamente se llegó a construir, puesto que lo realmente importante es que aún siga en pie y que también lo haga, y que sea por muchos años, la Sociedad cuya sede alberga y ha albergado desde hace muchas décadas.

Fuente: Registro de la Propiedad de Mondoñedo.

De archivos y poesías

En la notaría de esta ciudad se encuentra depositado el Archivo General de Protocolos del Distrito Notarial de Mondoñedo, cuyo territorio coincide con el de la comarca, natural y administrativa, de la A Mariña de Lugo.

De tal Archivo forman parte, en la actualidad, los protocolos generales de más de veinticinco y de menos de cien años de antigüedad correspondientes a las notarías de Mondoñedo, a la ya amortizada notaría de Bretoña y a la de Valle de Oro, actualmente ubicada en Foz.

Las notarías en Mondoñedo fueron tres a principios del siglo XX y dos hasta el veintiocho de junio de 1978, fecha esta en la que quedó amortizada una de ellas, más concretamente la que había sido de Pablo Valencia Ces y posteriormente de Fernando Guardiola Sala (que fue notario de Mondoñedo de julio de 1977 a junio de 1978), quien fue el último titular de aquella segunda notaría de la ciudad y que desempeñó, aunque por poco tiempo, su cargo junto con Fernando Ruíz de Castañeda y Díaz (que lo fue de enero de 1976 a julio de 1977). Don Pablo Valencia y don Fernando Guardiola ya fallecieron y don Fernando Ruíz de Castañeda se encuentra actualmente jubilado.

Pero no son los protocolos generales del Archivo los únicos que pueblan la notaría; junto a los anteriores se encuentran los más recientes de la historia de Mondoñedo, es decir, los de los últimos veinticinco años que corresponden a Inmaculada Nieto Aldea (que fue, de mayo de 1978 a septiembre de 1980, la primera notario que hubo en Mondoñedo y que sucedió a Ruíz de Castañeda), actualmente notario de Castellón, Miguel Tarragona Coromina (noviembre de 1983 a abril de 1984), actualmente notario de Barcelona, Juan Pablo Martínez de Aguirre Aldaz (febrero de 1989 a mayo de 1990), actualmente notario de Pamplona, Carlos José Jarabo Rivera (octubre de 1990 a agosto de 1994), actualmente notario de Las Palmas de Gran Canaria, Fátima Vázquez Espierrez (diciembre de 1994 a noviembre de 1997),  actualmente notario de Santa Comba, Francisco Mariño Pardo (mayo de 1999 a agosto de 2002), actualmente notario de Foz, y a mi mismo que tomé posesión de la plaza el diecinueve de febrero de 2003.

Tras mi marcha llegaron otras dos compañeras, Sara Jimena Unceta de la Cruz, que se encuentra actualmente destinada en Los Realejos, y María Cuartas Berdejo, que es la titular de la plaza en este momento.

Además de todos esos tomos de protocolo uno se encuentra en esta notaría con otros muchos escritos, algunos nada jurídicos, y de los que es interesante o cuanto menos curioso dar cuenta. Tal es el caso de la poesía que acompaña estas líneas y que se titula “No hay temor a la muerte”. Se ruega a quien pueda dar cuenta de su autoría o procedencia se ponga en contacto con esta publicación.

mondo bis

Mondoñedo en la red

El día veintitrés de Septiembre de 2007 al introducir Mondoñedo en el buscador “Google”, seleccionando la opción “Páginas de España”, me apareció como resultado número 362 (entre varios cientos de miles) una entrada a mi juicio muy interesante.

Se trata de la página de la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica del Ministerio de Cultura y en ella aparece, y de ahí su vinculación con Mondoñedo, la referencia al periódico bisemanal llamado “El Hermandino” que se publicó e imprimió en la ciudad a partir de 1882.

Por lo visto en la Biblioteca Pública del Estado de Lugo (en la Avenida de Ramón Ferreiro, junto al Gran Hotel) se conservan ejemplares de los años 1883 y 1884, y lo más interesante de todo es que se puede acceder a ellos, curiosearlos, leerlos e imprimirlos, desde la propia página.

Os recomiendo que elijáis uno al azar, que lo imprimáis y que lo leáis cómodamente. No tienen desperdicio. Yo he empezado por el número 110 (Año II) del veinte de octubre de 1883.

Seguiremos navegando. Hasta la próxima.

Mondoñedo en la Red-2

Comentaremos en este número varias entradas interesantes con relación a nuestra ciudad.

La primera se refiere a un inmueble que perteneció a una conocida familia mindoniense y que actualmente se encuentra en venta (hasta diría que ya ha sido vendida), por el “módico precio”, según se mire, de doscientos setenta mil quinientos euros.

fortunatos

Y digo según se mire, porque a ver donde es posible comprar una edificación compuesta de dos casas con una superficie total construida de setecientos cincuenta y ocho metros cuadrados y con una superficie de finca de casi dos mil doscientos metros cuadrados por el mencionado precio.

No me cabe duda de que en media España habría tortas por esta propiedad, aún en estos tiempos y aunque esté necesitada de una mayor o menor rehabilitación.

Más detalles en la mencionada página.

La segunda (que actualmente no es posible localizar por lo que suprimo el enlace correspondiente)  se encuentra nada menos que en la página de la Casa Real española y se refiere al discurso de la S.A.R. la Infanta Elena efectuado en su visita a Mondoñedo el 26 de Mayo de 2000 que reproduzco a continuación:

“Muchas gracias, señor Alcalde, por sus amables palabras a las que correspondo con mi sincero afecto hacia la corporación Municipal y todos los mindonienses.

Es verdaderamente admirable el trabajo que estáis realizando para renovar esta ciudad, que tanto lo merece, y dar a sus antiguos títulos nuevo brillo, no sólo en sus solemnes y hermosos monumentos, sino, sobre todo, en cuanto espacio vivo de convivencia y de progreso.

Os felicito por completar y prolongar el legado de cuantos os precedieron, trabajando en las realidades e ilusiones de cada día que construyen el presente y preparan el futuro.

En el tejido urbano en que late y crece la vida, y en las tareas que la mejoran y perpetúan.

Este es el mejor recuerdo que de aquí me llevo: el del afán y el empeño por continuar y actualizar los ejemplos de los hombres más ilustres que aquí nacieron y crearon.

Por iso é unha satisfacción para min esta visita á moi Nobre, Leal e Fiel Cidade de Mondoñedo, berce, como ben dí o seu Alcalde, de insignes músicos e escritores.

Músicos coma José Pacheco, autor do célebre Plorans da Semana Santa mindoniense, ou coma o seu discípulo Pascual Veiga, autor da Alborada e da partitura do Himno Galego.

Escritores coma Álvaro Cunqueiro, a quen nos sumamos para desexarlle á vosa Cidade, Mondoñedo, mil primaveras máis”.

Mondoñedo Justito El Notario

No sé si este fue el discurso completo que la Infanta pronunció, pero lo breve, si bueno, dos veces bueno.

La tercera (que actualmente tampoco es posible localizar por lo que también suprimo el enlace correspondiente) forma parte de un trabajo de C. Fernández, probablemente alumno de la Escuela Universitaria de Arquitectos Técnicos de La Coruña, titulado “La  construcción del hierro -mazos y ferrerías” uno de cuyos epígrafes se titula “Ferrería de Viloalle” y se refiere a la antigua herrería de la parroquia de Viloalle de Mondoñedo, cuyos restos se encuentran en el Lugar da Ferrería, por la parte de arriba de las últimas casas de la aldea en el lugar conocido popularmente como O Banzado, y que resulta muy interesante a efectos de conocer otro de los bellos rincones del municipio y en concreto de la mencionada parroquia.

Y la última, es un blog de temática principalmente mindoniense llamado “Os de Noriega de Mondoñedo”, que, y cito, “pretende ser unha xanela aberta a todo o mundo da que calquera pode facer uso e deixar a súa opinión ou comentario”.

Para los que no lo sepan, y según se define en la Blogoteca “un blog é un sitio web actualizable en tempo real e que mostra artigos de forma cronolóxica”.

Que lejanos parecen ya los tiempos en que era necesario explicar lo que era un blog.

Seguiremos navegando. Hasta la próxima.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Un comentario

  1. Me alegra que este circulando el querido periódico donde vi publicados distintos trabajos míos referidos a Mondoñedo y su gente.
    Me gustaría poder seguir publicando en el querido periódico, si es de su agrado me lo hacen saber
    Con cariño Remedios Pernas

Deja un comentario