Inicio / Nihil prius Manducare / Águilas, una semana de verano
aguilas puente del hornillo

Águilas, una semana de verano

Dia 19, Restaurante Frankfurt

Son ya tres años, al menos, los que llevo inaugurando el verano de Águilas en este clásico que estaba en esta ocasión bastante menos animado que otros años probablemente por el aumento considerable que ha experimentado la oferta gastronómica local en todos los segmentos (y especialmente en el medio alto). En el Frankfurt siguen igual que siempre, así que acompañamos la ensalada con un pudding de pescado de roca que a algunos les pareció insípido; unos correctos bocaditos de atún plancha; un calamar 🦑 rebozado de la casa que estaba muy bueno y un fantástico bacalao con tomate que estaba para chuparse los dedos. Sin pena ni gloria los postres y la bodega necesitada de una urgente revisión. Hay cientos de vinos que permiten un poquito de rotación que se agradece mucho para los que gustamos de probar o de variar. Luego una brisa en la Glorieta y a dormir. No me importaría que el día 1 de las vacaciones fuera mi particular Día de la Marmota.

Día 18, Restaurante La Regordeta

El antiguo Baladre pasó a ser, creo que a finales del verano pasado, La Regordeta, un sitio con una carta interesante y variada, a la par de sencilla aunque con alguna pretensión. Nosotros nos dimos a las croquetas, el cartucho de pescadito, el wok de verduras con esencia de ostra, la mini hamburguesa y la tosta de tartar de atún con pepinillo y salsa rosa con un toque picante. Los postres (una mousse de chocolate y una tarta de queso) muy ricos, y el vino muy bien y muy mal (un gallego cosechero a 9,50 Euros muy rico pero muy falto de fresco). 100 Euros cuatro personas con dos gintonics incluidos. Cocina y local muy ágiles y muy bien atendidos (sorprendente en la gastronomía aguileña). Hasta quizá puede que fueran algo rápidos de más.

Día 17, Día de mar en el Michirón

Cientos de días de playa en Águilas y algunos amigos con barco 🚢 pero muy pocas excursiones marítimas. Hoy mi viejo y gran amigo Fernando nos lleva a la Isla del Fraile que goza de las mejores aguas de esta zona. Un breve paseo desde las Delicias, bordeando el Pico de la Aguilica, paso por el maravilloso Puente del Hornillo que ya ha cumplido 100 años y llegada a la playa Amarilla (que yo también conocía como playa del Cigarro) y a la isla, con el macizo de Cabo Cope al fondo. El resto de la jornada transcurrió entre buenas viandas, Estrellas de Levante, baños de película y alguna medusa despistada. Al regresar … otra brisa en el Pasarela.

Día 16. Gintonics con vistas al Puente del Hornillo y cena en el Chiringuito Luna Beach

La verdad es que estaba todo bueno y pagamos solo 14 Euros por barba. Que si una tostada con tomate y anchoa, que si otra de queso fresco con tomate, un riquísimo boquerón, un pulpo 🐙 frito con una interesante salsa verde y unos huevos revueltos con gulas que tengo que probar a hacer yo en casa. Cerveza … y a correr porque antes habían caído dos gintonics con vistas al magnífico Puente del Hornillo en el que, a lo largo de los años, hemos pescado, desde el que nos hemos tirado de cabeza para bañarnos y nos hemos vuelto a subir ayudándonos con una cuerda y al que llegábamos por los túneles del tren que estaban abiertos a la altura de Fransena. Ahora es visitable y se oyen algunos proyectos interesantes para darle uso y vida.

Día 15. Restaurante Ginés, ¿uno de los tres mejores de Águilas?

Al primero al que oí hablar del Ginés fue a mi amigo El Señor de Cuenca. Hace unos días también estuvo Zetacé por allí. Uno y otro quedaron muy satisfechos. Ahora me tocaba probar y opinar a mi. Para empezar es un sitio de reserva indispensable. Dependiendo del día habrá que hacerlo con más o menos antelación. En nuestro caso fue el mismo día y se trataba de un martes de la primera quincena del mes de Agosto. El local tiene dos plantas. La de abajo es el bar en el que no sé que posibilidades hay, aunque diría que pocas pues lo que interesa diría que está en la planta superior. La escalera está forrada de tapas de cajas de madera de vino y da acceso al comedor en el que debe haber unas doce meses (tres redondas y cuatro cuadradas, con capacidad para unas cuarenta personas como mucho, creo yo). El comedor está muy bien insonorizado con paneles de corcho y paredes de conglomerado. Servicio y atencion excelentes y bodega ESPECTACULAR con mayúsculas. Nadie tiene esto en Águilas, nadie. Ginés enseña orgulloso su bodega situada en el acceso a la tercera planta y clasifica los vinos por frecuencia de salida. Los que más le piden a la entrada y según se sube, los menos solicitados. Mi Valtravieso VT estaba casi al final de la escalera. Los que no pide casi nadie están en un cuartito al final de todo. En las celdas más altas, se encuentran las guardas. Un verdadero espectáculo. Cuesta elegir menú pero en esta primera vez nos decantamos por media de jamón ibérico de bellota, cigalas de Águilas aliñadas y sasimi de pez mantequilla y foie, para empezar y compartir y por el secreto de cerdo ibérico, el confit de pato con naranja y el entrecot de black angus de 400 gramos para finalizar. Ginés nos advirtió de que podría ser mucho, pero dejamos limpios los platos. El postre pudo haber sido una selección de quesos pero no quedó hueco más que para un cremoso de chocolate y mascarpone. Excelente el jamón y las cigalas. El sashimi se termina de preparar en la mesa con su azúcar y su sal negra. No me gusta lo del soplete en la mesa (por el olor) pero reconozco que la combinación estaba interesante gracias sobre todo al foei. No probé ni el secreto ni el pato, pero de secreto no quedó más que un bocadito con más grasa que carne; el confit pienso que estaba falto de dorado o tueste y mi angus … pues muy bien de punto, muy poca grasa, sabroso y tierno (y eso que estaba cocinado sin sal y que le añadí yo la sal gruesa mineral en la mesa). Me pareció un corte efectivo (bien equilibrado de grasa y carne) y bien preparado pero también algo feo a la vista. Quizá les faltaba (a los segundos platos) algo de presentacion o emplatado pues siendo un material excelente supusieron un cierto decaimiento del nivel de los platos previos. 150 Euros de los que 57 fueron del angus y el vino. En conjunto: ¡que falta hacían estos sitios en Águilas y que ganas tengo de que haya una nueva ocasión de ir¡.

Día 14. Algún día de las vacaciones en Águilas también puede quedar para la molicie, la rutina y el aburrimiento 😑

Uséase para levantarte tarde, hacer los mandaos, ir a la playa con la nevera a cuestas, comer (tortilla de patatas, ensalada y el mismo vino gallego cosechero de La Regordeta pero a 4,50 Euros comprado en la pescadería de Los Hijos del Niño), una siesta hasta perder el norte, un paseo con puesta de sol y a casa para cenar cualquier cosa y ver Forjado a Fuego.

Día 13. Merienda-cena ínter generacional en la playa del Hornillo

Los chavales se nos aburren. En ese aburrimiento hay ciertas circunstancias coincidentes con las que tenía el aburrimiento que podíamos sufrir los jóvenes de mi generación y la fundamental es ese famoso y recurrente: “No conozco a nadie. No tengo con quien salir. Me aburro y con esos no quiero salir porque no les conozco o no me caen bien”.  Así que grandes y viejos amigos con los que tenía algo interrumpida la relación, nos juntamos con la idea de tomar unas cervezas y unos bocatas + un copazo en la playa, esperando que nuestros hijos se empezaran a conocer y a trabar amistad. La cosa nos dio buen resultado, los mayores anochecimos en la playa y disfrutamos de un enorme gintonic en vaso de plástico duro muy bien preparado por los del Luna Beach y los jóvenes se fueron todos juntos y hasta parece que se lo pasaron bien …

¡Ah¡ También hicimos en estos días una visita al Museo Arqueológico (en la Calle Conde de Aranda) que dispone de un fantástico aire acondicionado y otra a una exposición de la pintora Eva Mauricio que nos gustó mucho. La verdad es que en el Aula de Cultura de lo que fue Cajamurcia (en la Calle Carlos III) siempre suelen tener algo interesante en fechas veraniegas.

Para completar la información sobre Águilas tengan en cuenta que escribí durante mis vacaciones por la vía de urgencia y desde el movil este otro post (no olviden leer sus comentarios con más recomendaciones aguileñas).

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario