Inicio / Nihil prius Manducare / 24 horas en Ferrol
parador ferrol justito

24 horas en Ferrol

Estaba añadiendo el Parador de Mazagón a mi lista de Paradores Nacionales, que tienen sección propia en este blog y me he acordado de mi amigo El Señor de Cuenca, que es también buen aficionado a los Paradores aunque últimamente está rezagándose en el ranking y tendremos que hacer algo al respecto. Ha sido pensar en El Señor de Cuenca y me ha venido a la cabeza Ferrol, su terra nai y por supuesto el gran día que pasamos allí hace unos años. Así que como hoy no hay Paseo, ni mañana habrá Doctrina, y no tengo material para un Chistes y Anécdotas Notariales, me he dicho “voy a contar lo que hicimos en Ferrol, El Señor de Cuenca y yo, en aquella ocasión”.

Y os lo voy a contar utilizando como hilo conductor los comentarios que en aquellos días publiqué en Tripadvisor, donde fui TOP 25

Nos alojamos en el Parador.

Me sorprende que hasta ahora no hubiera una crítica de este Parador (la mía fue la primera) en Tripadvisor; tal vez se deba a la inmerecida fama de “patito feo” que tiene Ferrol, cuando es una estupenda ciudad que va a más. Llegamos pronto y tuvimos que esperar por la habitación a la que acabamos entrando después de comer. Luego los hoteles no tienen recato a la hora de “echarte” a las doce en punto……..¿PARA CUANDO UNA TARIFICACIÓN TIPO PARKING?…….¡hay que modernizarse¡. Las habitaciones son un poco raquíticas, a diferencia de los baños. La decoración general tiene un toque marinero que se extiende a las habitaciones y es un pelín, solo un pelín, decadente, triste, de “Cateto a babor” o algo por el estilo. Las habitaciones necesitan aires nuevos, no así los baños que me parecieron no solo grandes, sino también luminosos, cómodos y modernos. El servicio correcto, aunque escaso (¿es un mal endémico de los Paradores menores?). Casi seguro que es posible encontrar algo en Ferrol o en la zona con mejor calidad /precio, pero tal vez sin el carácter de este Parador mimetizado con el entorno y en simbiosis perfecta con la ciudad. Seguro que volveré a Ferrol y que repetiré en el Parador.

Comimos en la zona de los vinos.

Nos dirigíamos a la famosa Jovita, que está situada en la misma calle, pero estaba cerrado, así que entramos en O Carabel (Mauri). Nos trataron de maravilla, nos dieron a probar estupendos Ribeiros y todo estaba riquísimo: el queso, el chorizo y especialmente el pulpo. Es un mesón con barra o una barra con media docena de mesas todo con aspecto pulcro, despejado y familiar, que imagino que en las horas y días clave debe estar a reventar. ¡Que gente más agradable¡, aunque eso sí, me pareció que no le gustó que le preguntara por la Jovita….. Completamente recomendable en su género.

Tras pasar por el antro de Pilar (que ha cerrado según he podido saber gracias a El Señor de Cuenca que ha vuelto a Ferrol este verano a celebrar los 90 y el santo de su Señora Madre) y dar una vuelta por una concentración anti PLANTA DE GAS con el lema “planta de gas, fora da ría”, en la que compramos unas camisetas, nos fuimos a Coruxeiras a tomar un copazo.

planta de gas fora de ria justito

Después de un interesante y divertido tapeo por las calles de los vinos de Ferrol, mi amigo El Señor de Cuenca y yo acabamos sentados en una terraza del Puerto de Curuxeiras tomando un gin tónic en compañía de nuestros respectivos churumbeles y mientras que las chicas dormían la siesta. Disfrutamos del sol maravilloso de aquel día en este rincón ferrolano con tanto sabor mariñeiro y militar. Y es que no podía ser de otro modo: dos medio gallegos siempre morriñosos, que viven en Cartagena que es hermana gemela de Ferrol y el tapeo, el pedete lúcido, el Parador, la manifestación en contra de la planta de gas….las camisetas. ¡Cuantas veces lo recordamos y que bien lo pasamos!. ¡Viva Ferrol!

Unas horas más tarde, tras una reconfortante ducha en el Parador, cenamos a pesar de la inicial resistencia de Rosa Palo y Doña Justa en la Cetárea de San Felipe.

percebes ferrol

La cetárea es un vivero situado en comunicación con el mar, en el que se crían crustáceos destinados al consumo. La de San Felipe se encuentra en un emplazamiento sensacional, en plena ría de Ferrol, casi enfrente de Mugardos. Fuimos al atardecer de un día de junio y disfrutamos de las vistas, de la puesta de sol y de una mariscada con todas las de la ley a muy buen precio, pero a muy buen precio de verdad. ¡Que buen rato¡. Éramos cuatro adultos y dos niños. Comimos almejas al ajillo, almejas al natural, nécoras, percebes y un enorme bogavante. Lo regamos con tres botellas de Martín Codax. Precio 200 euros. De maravilla; volveré y lo recomiendo, aunque sugiero también la Cetárea de Covas (que dicen que es mejor aún que la de San Felipe). Que antipática era la camarera que nos atendió al principio; el que la relevó (que no sé porqué lo hizo), estuvo estupendo (casi le doy un abrazo al irme y El Señor de Cuenca seguro que se lo dio); el sitio es difícil de encontrar y conviene llamar antes de ir (no abre todo el año y no lo hace siempre en horario de comida y cena). 

Fuimos y volvimos en taxi y al volver nos fuimos a dormir…a dormir la mona, claro está…al Parador.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario