Inicio / Nihil prius Fide / Chistes y Anécdotas / Chistes y anécdotas Notariales: Episodio XVI

Chistes y anécdotas Notariales: Episodio XVI

Tirar escrituras

Tengo un vecino que curiosamente no firma escrituras, dice que él, “las tira”.

Hace unos meses vino a casa para preguntarme, en su condición de Presidente de la Comunidad, sobre un tema relativo a “nuestra finca”. Del tema que motivaba su visita, pasó a decirme:

—Usted es el Notario, ¿no?

—Si, soy yo.

Y entonces lo dijo:

—¡Anda que no he tirado yo escrituras¡

Hasta que no seguimos hablando un poco más y repitió la frase queriendo significar que conocía algo el mundillo notarial, puesto que había firmado muchas escrituras, no supe a qué se refería con esa curiosa expresión.

anécdotas escrituras

Doña Faria, sin más

Un pakistaní que constituye una sociedad limitada nos dice que su esposa se llama Faria, sin más, sin apellido. A pesar de nuestra insistencia por lo chocante que resulta esa circunstancia en nuestro civilizado mundo, jura y perjura que es así y así lo hacemos constar en la escritura “casado bajo el régimen legal supletorio del derecho pakistaní con Doña Faria. Espero que la Señora no venga por la notaría a firmar nada, porque como lo haga tendremos apuros para pasar el Índice al que no le cuadrará en absoluto esta historia.

Un pakistaní fue también el que me dijo cuando le pregunté si estaba casado que:

—En mi país estoy casado, aquí no.

Con un par.

La mera copia

Una vez me llamó un conocido desde un juzgado para preguntarme lo que era una “mera copia autorizada”, disertando durante unos quince minutos sobre que no lo había visto en la normativa notarial, ni en la jurisprudencia, especulando con que si “mera copia” sería más que copia simple, pero menos que copia autorizada.

Mi respuesta fue: “Mira la última palabra del folio anterior”

Y lo mira y lee: “PRI Y UN GUIÓN”, es decir, “PRI-“.

Se hizo un silencio de unos segundos. Luego un carraspeo. Yo callado conteniendo la risa. Y luego un incómodo “bueno, a ver si nos vemos”.

Declaración de herederos

¿Y ese auto de declaración de herederos abintestato en favor de parientes colaterales, declarando a los hermanos herederos por iguales partes menos a uno?

Yo pensando que la habían fastidiado (nos puede pasar a cualquiera) y que se habían dejado fuera a uno de los hermanos, pero llamamos al juzgado para ver cómo arreglarlo y nos dicen que el otro hermano “es incapaz para suceder”.

Se confundió la incapacitación judicial con la incapacidad para suceder que son dos cosas bien distintas, como ya expliqué aquí.

La parte contratante de la primera parte

Es que esta anécdota me ha recordado un poco a los Hermanos Marx.

En el pie de copia de una escritura se dice que la expide el Notario autorizante y me la devolvieron del juzgado porque no ponía el Notario que la había expedido. Efectivamente ponía que “Yo, el  Notario autorizante la expido”, pero no hubo más remedio que hacer constar “la expido yo, el Notario autorizante Perico de los Palotes)…”

marx anécdotas

Cuestión de decímetros

En una ocasión me suspendieron la inscripción de una obra nueva porque me decía el Registrador que lo que iba detrás de la coma (por ejemplo 23,18 m2=23 m2 y 18 decímetros cuadrados) no eran decímetros cuadrados, sino centímetros cuadrados.

Anécdotas de profesiones

—Y Usted a q se dedica? ¿Yo? ¡Al puterio!

—¿A qué me voy a dedicar?

—Y -a otro- Usted.

—Yo soy selector de ambientes.

—¡Ah! Y exactamente, ¿en qué consiste su profesión?

—Pues, en que yo me pongo en la puerta de la discoteca y decido quién pasa y quién no.

El acredi-ATADO

Una nueva posición jurídica en el contrato de crédito en cuenta corriente. Se trata del acredi-ATADO.

Debe ser aquel que no puede desatarse de su crédito.

Anécdotas

Notarios alegres

Algunos eligen Notario por su sentido del humor y prefieren ir por la tarde a la notaría porque el Notario ya está “alegre”.

Otros reconocen abiertamente que cuando van a su Notario de siempre “no se enteran de nada”, pero les da igual, porque se lo pasan genial y afirman que “a cualquier hora que vayas siempre lo encuentras alegre”.

Ya saben, elijan Notario y luego no se quejen.

El Notario en mangas de camisa

Tal vez he contado ya aquella anécdota de los años 70 en la que dos señores mayores comentan en la escalera mecánica de “El Corte Inglés”:

—¡A dónde vamos a llegar¡. He ido a la notaría y el Notario estaba en mangas de camisa.

Pues yo el 31 de Mayo, me quité el sayo que en estas tierras los rigores del termómetro no dan respiro.

Gracias a Andrés, Rafa y Pedro por compartir con todos sus anécdotas.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario

6 comentarios

  1. Buenos días;
    Soy opositor de Registros y después de unos meses yendo a cantar temas, todavía tengo que explicar que explicar a algunos amigos que no voy a clases de canto.
    Un saludo!

    • Hola David:
      Creo que nos conocemos por algún mail que hemos intercambiado. Ánimo con la oposición y gracias por la anécdota que utilizaré en el episodio XVII. Gracias por la participación y el comentario. Saludos. Justito El Notario

      • Jajaja yo estoy opositando a Notarías y, cómo no, también me ha pasado! Y tengo una anécdota relacionada con los cantes: estas Navidades fui a la notaría del preparador a cantar, y aproveché para llevarle el tradicional regalo de navidad (una cesta). Había una recepcionista nueva y cuando le dije que iba a cantar, puso cara de sorpresa y dijo: villancicos?
        Jajajaja
        Un saludo Justito, y enhorabuena por tu blog, lo consulto todos los días! 🙂

        • Hola E.
          Tu apellido me suena mucho…muy cercano además. No sé si me equivoco. Gracias por la participación y el comentario.
          Te lo cojo prestada para el Episodio XVII que ya tengo en marcha. A mi también, bueno a todos, me pasó. Nosotros nos acostumbramos pronto a la palabra pero para el resto de la humanidad, cantar es otra cosa.
          Yo siempre (y lo conté un post) que oigo en la tele: “Muerto un opositor”, me sobresaltó pensando que es “uno de los nuestros”.
          Ánimo y un abrazo. Justito El Notario.

          • Lo cierto es que no es la primera vez que me preguntan sobre mi parentesco con el Notario en el que creo que estás pensando! Pero no tenemos nada que ver. Si todo va bien, seré la primera Notaria de mi familia jeje. Saludos!

          • Hola E.
            Ok, tomo nota. Ojala sea así; si necesitas algo aquí estoy. Ánimo. Un abrazo. Justito El Notario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *