Inicio / Nihil prius Fide / Chistes y Anécdotas / Chistes y anécdotas notariales VII

Chistes y anécdotas notariales VII

Un episodio más de esta saga de los Chistes y Anécdotas notariales, comodín de los días en que no tenemos Paseo y/o Doctrina. Este martes nos ha fallado la Doctrina, pues no ha resultado ninguna del Paseo del lunes, así que vamos a procurar reír o sonreírnos un poquito.

Al teléfono

– Hola buenas, llamaba para preguntar cuándo puedo ir a recoger la copia de mi poder.

– Un momento que lo consulte… Mire, que me dicen que antes tendrá que venir usted a firmarlo.

Algunos se ve que ya han llegado al otorgamiento telepático.

telepatico-justito
Anécdotas telepáticas

Anécdotas de testigos

Tengo previsto un post, ya en el horno, sobre los testigos, pero entre tanto, anticipo que los testigos dan lugar a bastantes anécdotas en los otorgamientos. Quienes comparecen como testigos en un instrumento público hacen un favor a personas que tienen alguna limitación. Precisamente porque están haciendo un favor a gente que pueden no haber visto nunca es su vida, tampoco conviene hacerles esperar más de la cuenta.

Yo prefiero que el cliente que vaya a necesitarlos los traiga consigo, así el favor será auténtico y no pondrán tantas pegas como ocurre con los testigos que enganchas a pie de calle o en el pasillo de la notaría.

El caso que tengo ahora mismo, mientras escribo, en el pasillo es el de una Señora que firma, pero no lee, ni escribe. Necesitamos testigos y además que uno de ellos escriba la famosa y denostada expresión manuscrita, puesto que la Señora es fiadora en una escritura de ampliación de hipoteca.

¿Y sabéis a quién me han traído de testigo?: A un ciego.

Callejeros

Por aquí tenemos la Calle Juanjo, pero en el pueblo de al lado tenemos la Calle Salsipuedes. En ambos casos me quedé con la curiosidad de saber quien era el tal Juanjo y con la de saber qué clase de amenaza oculta ese Salsipuedes. No debe resultar fácil vender un inmueble allí y menos en estos tiempos.

Estados civiles

Sorprendería saber que mucha gente no responde inmediatamente cuando le preguntas, “¿estado civil?”, a muchos hay que decirles casi de continuo y a modo de aclaración:

– Estado civil, ¿está usted casado, soltero…?.

Y algunos no saben cómo responder la pregunta. He tenido el caso de un asesino de su mujer que es por tanto su viudo aunque lo dudaba; el del que se divorcia, no se casa de nuevo y que cuando muere su ex, ya no sabe si ha pasado a soltero o a viudo o si continúa estando divorciado o el del que pasa de divorciado a casado y luego a viudo cuando se muere la segunda esposa.

Recientemente he tenido a una pareja británica casada en sextas nupcias, el sexto matrimonio para cada uno, cada uno había estado casado antes con otras cuatro personas. “¿Con cuatro?, ¿será con cinco?” No, con cuatro puesto que los contrayentes de las primeras nupcias de cada uno eran los mismos que en las sextas. Ambos regresaron a la casilla de salida a lo Elizabeth Taylor-Richard Burton o Pepe Sancho-María Jiménez.

Levántate  y anda

Uno que llega a la notaría con muleta se marcha sin ella, así que digo en Twitter:

“Parece que mi notaría es sana, sana, culito de rana y que los que necesitaban muletas se las dejan aquí olvidadas”

Y me responden:

“A ver si vamos a tener que cambiar ese lema tan famoso por el de “A notaría abierta, hospital cerrado”” 

“¿Y si alguien consiguió lo que quería con añagazas?

“Bonita palabra (que he tenido que buscar). Buen tino, si señor, es muy especial esta persona” 

Lo que me apuntaban en Twitter es que esta persona no necesitara realmente la muleta y la utilizara como señuelo, reclamo, distracción o método de compasión.

levantate-y-anda-justito

“No me lo vayáis a perder”

De antemano digo que sí, que perdemos cosas en las notarías, como en todas partes, aunque se procura que no pase, y no es habitual.

Por eso no están exentos de razón aquellos clientes celosos de sus documentos que antes de soltar el sobre, la carpeta o la escritura te dicen:

– ¡No me lo vayáis a perder¡

Esta semana hemos tenido un caso de pérdida y nada más y nada menos que de la copia autorizada de un poder otorgado por un británico que se había vuelto a su país, no tiene previsto volver y no autorizaba al apoderado para pedir más copias. El no pedir copias es un arma de doble filo. Es una tranquilidad para el poderdante pero como se pierda la única copia y haya que pedir otra, podemos vernos en situaciones complicadas.

En este caso la copia viajó a Madrid donde había que liquidar una herencia con causante no residente y no se devolvió junto con el resto de la documentación. El apoderado vino a reclamarla al no verla en el expediente que le fue devuelto tras la liquidación. Por supuesto, se la habíamos perdido nosotros, pero no, se equivocó se la perdieron en Hacienda, porque así nos lo han confirmado desde la gestoría que ya la ha recuperado. Viene de camino, pero entre tanto las culpas para el Notario.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

11 comentarios

  1. Estimado Justito, me río mucho con las cosas que nos cuentas en esta sección de Chistes y Anécdotas. Algunas son realmente buenas y ocurrentes.

    Con todo el material que tienes ya recopilado, seguro que el día menos pensado nos ofreces el primer monográfico sobre cualquiera de los muchos temas que abordas.

    Un cordial saludo y muchas gracias por compartir con nosotros todas estas cosas que usted escribe.

    Fernando.

    • Estimado Fernando:
      Pues lo cierto es que lo estoy pensando, porque efectivamente se pueden facilitar juntar unos cuantos sobre materias como correctores, testamentos, oposiciones .. hasta espero algún día hacer uno de Ancert.
      Saludos y muchas gracias, Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  2. La señora mayor que llega de negro a mi Notaría y le pregunto cuál es su estado civil. Me dice: casada. No muy convencido le vuelvo a preguntar. Casada, me dice. Y su marido ha venido con usted, le pregunto. No, me dice, mi marido murió. Entonces es usted viuda, no ?. No señor, yo soy viuda,pero casada. Vale señora, viuda pero casada. A ver cómo lo recojo en la escritura.

    • Estimado Javier: ¡Menuda empanada llevaba esa señora¡ Con tu permiso, podría incluirla en mi siguiente Chistes y Anécdotas que será ya el número IX, porque el VIII saldrá la semana que viene y está ya cerrada. Gracias por la participación y el commentario. Un abrazo. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  3. Por mi profesión acudo a menudo a notarías, ya en calidad de profedional, ya de testigo. En esta ocasión era de testigo. Con el fin de mejorar la fiscalidad de la buena señora que cumplía 83 años, habría de ceder a su único hijo, el usufructo de una vivienda que mantenía en alquiler, Tardó en decidirse y la señora notaria respiró aliviada al ver que al fin sacaría el trámite de encima. Leyó la escritura y le preguntó a la anciana si estaba de acuerdo en cederle el uso íntegro de la casa al hijo.
    Ay, non señora! Eu a casa quero entrar.
    – Pero mamá, no había quedado claro el asunto?
    – Ay si, filmó, pero a señora notaria entendían millor.
    Levantamos la sesión y dejamos la firma para mejor ocasión.

    • Estimado César:
      Gracias por la aportación y el comentario.
      Pido permiso para utilizarla y citarle en el Chistes VIII. Puedo?
      Es buenísima y además contiene una crítica positiva respecto del función notarial, en unos tiempos de tanta negatividad a veces justa y a veces no, como siempre ocurre en la vida.
      Gracias y saludos. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

      • Puede usted, corrigiendo las erratas, darle el mejor uso que le convenga.
        – “Ay, sí, filho, pero a señora notaria entendina millor.

        Saludos.

        César

        • Gracias César.
          Como soy medio gallego, “entendino ben”. Así lo haré. Gracias, saludos. Justito El Notario.

          Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

        • Hola César: En el post de hoy, recojo tu anécdota. Gracias, saludos. Justito El Notario.

          Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  4. Telmo Barrios Rodrigo

    ¡Uy! Pues con el caso del separado y divorciado que muere su excónyuge me haces dudar… ¿El primero es viudo y el otro sigue siendo divorciado? El primero tengo bastante claro que es así aunque dudo ligeramente, pero del segundo no lo tengo tan claro.

    Y respecto a lo de los poderes de los que el apoderado no puede obtener copias, invitaría a D. Francisco Rosales de Salamanca a que leyese esa parte para que perdiera tanto miedo a poner esa cláusula en los mismos; que si bien los poderes los carga el Diablo como muy bien comentó él, da igual que de este haya una, dos o topecientas mil copias, el arma está cargada para hacer el mal y analizando el riesgo/beneficio de ponerla creo que sale bastante más a cuenta el ponerla por estos temas.

    • Hola Telmo: Echaba de menos algún comentario tuyo¡
      El separado cuyo consorte se muere, pasa a ser viudo, pues el matrimonio subsistía.
      Y luego digo: “el del que se divorcia, no se casa de nuevo y que cuando muere su ex”….Cuando muere su ex, seguirá siendo divorciado (el viudo será el segundo cónyuge de su ex si es que lo tiene).
      Y el otro caso: “el del que pasa de divorciado a casado y luego a viudo cuando se muere la segunda esposa”. Es el caso de mis padres. Mis padres se divorcian y mi padre se casa con otra que se muere. Mi madre sigue siendo divorciada y mi padre pasa a ser viudo.
      Tal vez no lo haya expresado bien y confunda.
      Yo en los poderes prefiero que no se pueda pedir copias. Prefiero esos engorros por las pérdidas u olvidos que las bombas de relojería, pero lo explico y el apoderado elige.
      Como siempre, gracias por tu participación y por el comentario. Un abrazo. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario