Inicio / Nihil prius Manducare / Comiendo fuera / 25 recomendaciones gastronómicas en Valencia
fin de semana en valencia

25 recomendaciones gastronómicas en Valencia

Una amiga preguntaba hace poco por un restaurante bueno, bonito y barato en Valencia, así que le envíe enlace a mis entradas gastronómicas en la ciudad y cercanías. No sé si encontró lo que buscaba pero pensé que había llegado el momento de hacer un recopilatorio de pendientes y visitados.

Sitios pendientes en Valencia

  1. Un mercado menos conocido y muy interesante para el aperitivo: el Mercado de Ruzafa.
  2. Otra opción para el vermú es el Bar Vermúdez, donde el aperitivo es sagrado.
  3. Central Bar.
  4. Lavoe, caerá pronto. Ya son dos veces las que he estado a punto de ir.
  5. Restaurante El Gastrónomo.
  6. Merkato – Multiespacio gastronómico en el centro de Valencia.
  7. Para la merienda hay que tomarse unas milhojas en la Pastelería Montesol.
  8. En El Palmar y la Albufera si quieres barca hay que reservarla y si vas con niños hay un sitio kid friendlyy que no tiene problemas de espacio: es el Nou Racó.
  9. En La Malvarrosa, tal vez L´Estimat, La Pepica Casa Carmela sean las mejores opciones. Pero muchísimo mejor es ir a la Pobla de Farnals y comerse un arroz al horno a leña en cazuela de barro en una auténtica barraca valenciana en el Restaurante Bergamonte.
  10. Ricard Camarena. Espero poder ir allí con mi compadre José Luis que creo que ya ha estado unas cuantas veces.
  11. Q`Tomas.
  12. Algún día me podría hacer un poké, que están muy de moda. Hay uno muy cerca del Vinccy Lys y del Colegio Notarial de Valencia.
  13. Convent Carmen.
  14. Café de las horas.
  15. La terraza de Blanq.
  16. Llisa Negra. Cocina de producto. Quique Dacosta
  17. Un buen lugar para una copa es también la terraza del Ateneo Mercantil de Valencia.
  18. Estos dos (Fierro y Mama Racha) son las novedades más recientes vistas en el penúltimo número de Tapas.

Sitios a los que ya he ido

  1. Canalla Bistro, donde hay que comer, sí o sí, el famoso sandwich de pastrami.
  2. Bouet Restaurante, donde no se puede dejar pasar un curry.
  3. Commofusión. Fui el curso pasado con una amiga abogada y ex opositora a AE con la que me vengo tratando desde hace un tiempo y a la que no conocía personalmente. Considero que si teniendo oportunidad de desvirtualizar a los nuevos amigos no lo hacemos cuando surge la ocasión, la cosa (esa amistad) pierde bastante su sentido. Así que en la última (si no recuerdo mal) visita a Valencia, no dejé pasar la ocasión de conocer personalmente a mi amiga. Me propuso que comiéramos en Commofusión, un restaurante peruano en Pascual i Genís, la misma calle donde se encuentra el Colegio Notarial de Valencia, así que me venía de perlas. El local es más bien pequeño y el espacio está bien aprovechado, pero no llega al concepto europeo de mesas superpegadas las unas a las otras que hacen necesario cuchichear para que no te escuchen los de la mesa de al lado y no interferir en sus conversaciones (aunque poco le falta). Ya se sabe que los españoles somos un poco gritones … Sugirió mi amiga que comenzarámos con el Ceviche de Corvina (patata amarilla, ají amarillo, pollo deshilachado y aguacate) y la Causa Limeña de Pollo (con zumo de lima, cebolla, cilantro, maíz y boniato). Ambos platos los compartimos y resultaron más que suficientes. Me gustó el tamaño de los trozos de corvina en el ceviche y me resultó refrescante y muy rica la causa limeña. Luego ella se decidió por una (inmensa) Ensalada de lechugas con queso Brie crujiente, mango, aguacate, frutos secos y vinagreta balsámica y yo me fui a por el sustancioso Lomo Saltado con solomillo de ternera, cebolla, tomate, cilantro y soja acompañado de arroz blanco y patatas. Un plato contundente al que solo le fallaron las patatas que me gustan más finas y crujientes. Mi plato era muy sabroso y también abundante. Me gustan las buenas raciones y aunque no soy de compartir, no me importa si las cantidades que se piden son suficientes. Agua, un par de cervezas y dos cafés. Ambos trabajábamos por la tarde y prescindimos del postre. Creo que repetiré cuando tenga otra ocasión. Mi amiga me invitó y quedamos en que la siguiente visita sería de mi cuenta.
  4. Unas cervecitas y un arrocito en Azul Sunset Point me supieron a gloria en una de mis últimas visitas.
  5. Mercado Central. IMPRESCINDIBLE y, con carácter previo, unos churros a la entrada.
  6. Askua.
  7. Hard Rock. Aquel había sido un día muy largo … Una hora y cuarto de coche; una jornada de trabajo; una hora y tres cuartos más de coche; acelerado al hotel y corriendo al Colegio, el acto, el ágape, vuelta al hotel, dejar la maleta, quitarme la corbata y cuando iba hacia Q`Tomas (que esté entre mis pendientes), a medio camino entre el Ayuntamiento y la Plaza de Toros, me topo con el Hard Rock. Creo haber estado en el de Madrid, en el de Budapest, en el de Viena y ahora en el de Valencia. Cayó un plato de aros de cebolla (lejos de los más ricos que he probado en Bubba&Gump en Times Square) y un correcto trozo de carne que terminé de digerir con un sorbete al que pedí que le añadieran un toque de vodka.

Hotel Casual Vintage

Suelo ir al Vinccy Lys y al Sweet Renasa y he estado en muchos hoteles en Valencia, pero este Casual Vintage es hotel próximo al concepto hostel en el que donde dormí estupendamente bajo un enorme vinilo de The Beatles y en una gigantesca cama situada en una de las tres piezas que conformaban mi habitación (saloncito con sofá cama, dormitorio y cuarto de baño). Un sitio a considerar para economizar en viajes relámpago (o en otros que no lo sean tanto pero que tengan presupuesto ajustado). El desayuno, en un chaflán curvo que miraba al Ayuntamiento, pintaba más que bien. Yo me despaché con un café doble y uno individual, dos vasos de zumo de naranja, un mini cruasán y una mini ensaimada. Total de la estancia: 65 Euros.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario 


 

Deja un comentario