Inicio / Nihil prius Fide / Oposición y cartas de amor
cartas de amor de la oposición

Oposición y cartas de amor

Tuve la suerte de conocer a la que luego fue y sigue siendo mi mujer, unos meses antes de que ambos comenzáramos a preparar nuestra respectiva oposición. Ella a la administración y yo a notarías. Ella desde 1991 a 1998 y yo desde 1991 a 2002.

Cuando no había un teléfono (de los fijos, claro) a mano y no era posible que estudiáramos juntos, nos escribíamos cartas, notas, mensajes o postales.

Hemos conservado muchas de aquellas cartas que ahora nos permiten sonreírnos y resituarnos en aquellos “años de la marmota”, repetitivos, cíclicos, aburridos y desesperantes.

Esta enigmática carta de hoy que habla de creyentes, del concebido no nacido, de “esos” y de un río, es una de las más inspiradas y evocadoras de aquellos años.

Ni siquiera nosotros le encontramos ya el sentido. Sería por el propio sinsentido de la oposición.

Las cartas de la oposición

“Como hace tanto que no te veo y sabes que si no vemos las cosas no son tan reales como la costumbre de ver o mirar nos permite, casi me he olvidado de como realmente eras. Desde que los “creyentes” te llevaron al otro lado del río solo recuerdo tu voz y tus perfiles, pero casi nada concreto.

Ya solo me queda el último, el concebido no nacido, a los demás los recuerdo sutilmente pero ya apenas; habrán crecido y serán completamente diferentes a cómo y cuándo yo les hablaba; “esos” y “tú” les habréis llenado la cabeza de oscuras ideas.

Solo espero el día que me os devuelvan; a lo mejor ya no vuelvo a verte ni a tocarte, ni a morderte, todo depende de la suerte, la reconocerás al verla venir.

hombre Oposición

Te tendré que decir muchas cosas si te vuelvo a ver, no pasa un día de entre mis días vacíos sin que piense: “esto no o sí te gustaría”, “así pensarías”, “así…..tú”.

Hoy voy al otro lado del río, solo pido a “Dios“, y tú sabes cuan desesperada debo estar para mentarle, que aunque solo sea de lejos, pueda verte.

Un amor bruto. M.”

Hace poco me encontré con otra que casi no recordaba en un archivo de word. También la rescaté para mi blog.

Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

6 comentarios

  1. Hola Justito,

    Lo primero es darte las gracias y la enhorabuena por el increíble blog que tienes.

    Me llamo Salvador y me gustaría preguntarte sobre el amor y las oposiciones.
    No estoy muy puesto en el tema, pero si no me equivoco, una vez apruebas las oposiciones el destino en el que trabajas es el que se te designa en relación a los criterios que correspondan.

    Lo que quiero expresar es si es posible que se te mande a una localidad, pero tu pareja tenga un trabajo estable en otra… puede que a cientos de kilómetros de distancia de tu nuevo puesto de trabajo.

    ¿El nuevo notario se ve obligado a trasladar toda su vida y la de su pareja para que cuadre con su nueva profesión? ¿Conoces de casos?

    Espero haber expresado mis dudas con claridad, y si tienes un post en el que hables del tema lo leeré encantado.

    Muchas gracias.

    Un saludo desde el País Vasco

    • Buenas tardes Salvador:
      Acabo de darme cuenta de que aprobé tu comentario pero no te contesté.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Una vez apruebas, el destino se asigna por orden de aprobado. El primero elige primero y el último elige el último y por tanto va a dónde le dejan sus compañeros y todos a donde les dejamos los demás Notarios de España pues ellos cogen lo que nosotros (los que ya estamos en activo) no queramos.
      Creo que aquí puedes coger una idea:
      https://www.justitonotario.es/el-primer-destino/
      https://www.justitonotario.es/200-posibles-nuevos-destinos-85-nuevos-notarios-criterios-concursos/
      En consecuencia, claro que es posible que te manden a la otra punta de España, aunque casi siempre hay posibilidad de quedarse más o menos cerca aunque sea a costa de coger una notaría peor y de hacer más kilómetros.
      Una vez que se te asigna la plaza estás obligado a tomar posesión de la misma y a ejercer allí como Notario, pero evidentemente ni estas obligado a trasladar toda tu vida, ni a tu pareja. Cada uno se organiza como puede. Al año te puedes cambiar e intentar un destino más cómodo. ¿Casos? Pues cientos…. yo mismo me fui a 950 km de donde vivía. Mi mujer pidió la excedencia, trabajó conmigo, tuvimos un hijo y cinco años después volvimos y regresó a su puesto. Si no hubiera querido hacerlo pues me hubiera podido ir a 212 kilómetros y supongo que me hubiera quedado allí a dormir algunos días y regresaría a casa el resto. Pasado un tiempo seguro que me hubiera podido cambiar a otro sitio más cercano.
      Actualmente trabajo a 110 kilómetros de casa y si no soy Notario de mi ciudad es porque no he querido concursar a las plazas que han ido saliendo aquí.

      Este suele ser el menor de los problemas una vez que has aprobado la oposición.

      Saludos y gracias de nuevo. Justito El Notario.

  2. Uff
    No he podido evitar verme reflejada
    También fui opositora novia de opositor. En la prehistoria (1987-1991 él; 1989-1992 yo) Gracias por esta delicia

    • Hola Susana: La verdad es que lo nuestro ya va quedando en la prehistoria puesto que empezamos en el 91, pero el desenlace se hizo de rogar. La carta nos ha hecho reír mucho desde que la rescatamos de una vieja cartera. Aunque con seguridad no sabemos a que se refería, tenemos una cierta idea. Tengo muchas más, pero esta es de las menos íntimas. Hay otro post con otra carta. No sé si lo has leído:
      https://www.justitonotario.es/2016/08/20/opozulo-oposicidio-cartas-amor-ii/
      Gracias por tu participación y por el comentario. Un abrazo. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  3. ¡Precioso post! Entre todo el agobio y tanto temario a preparar en unas oposiciones, algo bueno siempre se puede sacar a esos días… 😉

    • Estimados amigos: Gracias por participar. Lo que más me gusta de este post, es la risa que nos ha dado a mi mujer a mi leyendo esa carta indescifrable. Aún hay unas cuantas más similares, tal vez las utilice en otros posts. Gracias, saludos. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario