Inicio / Nihil prius Manducare / Dublín y Copenhague con Airhopping
Dublin airhopping

Dublín y Copenhague con Airhopping

“Va una propuesta …”, les dije a mis compañeros de viaje tras quedarnos sin poder salir para Tokio, solo un par de día antes de que tuviéramos que hacerlo y por culpa de una maldita huelga.

Airhopping es una compañía que permite visitar varios destinos en un solo viaje. Os propongo, les dije, salida el domingo a Dublín. Domingo, lunes y martes allí. Miércoles nos vamos a Copenhague. Jueves, viernes y sábado allí. Domingo regreso a casa. Vuelos directos desde Alicante: 2.508 Euros los seis, sorpresas aparte, los tres vuelos. Los hoteles aún no los he mirado. Son destinos a los que nosotros les tenemos bastantes ganas desde hace tiempo y me cuesta resignarme a no celebrar mis 50 (me cayeron el pasado 30 de Marzo) con algo especial, después de haber estado a veinticuatro horas de iniciar un fantástico viaje a Tokio. El frío (eran los primeros días de una fría primavera europea) sí que puede ser importante, así que tenedlo en cuenta.

Pronto los compañeros de viaje, aún afectados por la anulación, empezaron a ponerse las pilas. Que si el Ulises de Joyce, que si voy a ver “El hombre tranquilo”, que si la familia real danesa, que si La Sirenita. ¡Copenhague tiene una pintaza¡ Se empezaron a compartir en el grupo de Whatsapp de Tokio los primeros enlaces y algunos ya querían pasar hasta diez días en Irlanda.

Acantilados Moher

Ruta Copenhague

Dublín en tres días

Nos costó poco decidirnos. Había ganas de viaje y en unas horas estábamos cerrando todos los detalles.

En Dublín nos decantamos por el Iveagh Garden Hotel (céntrico, cerca de unos bonitos jardines y a un paso de los de Saint Stephan). Échadle un vistazo.

En Copenhague optamos por nuestro primer Hostel. Se llama Generator Copenhague. Tal vez esté un poco mayor para el concepto hostel, pero salvando ciertos inconvenientes en cuanto a limpieza (no es lo mismo que un hotel al uso), lo cierto es que las zonas comunes había un magnífico ambientazo, hasta el punto de que era un sitio frecuentado por público local en el que podías compartir algunos juegos, tomarte unas cervezas o unas copas y cenar más que aceptablemente. El precio no estaba tan en consonancia con el concepto, pero claro estábamos en Dinamarca  (no en Bulgaria de la que pronto volveré a hablar).

copenhague Dinamarca

De Dublín nos comentaron que:

– Hace muchísimo frío (nevó en San Patricio), aunque luego no hizo tanto.

– Atención con los horarios de los niños: generalmente a las nueve (o antes) los echan de los pubs. Luego nos metimos en algunos sin mayor problema. En Londres si que te lo dicen claramente … Supongo que será que los irlandeses son los anglosajones más latinos …

– La comida no es muy cara, la bebida sí. Lo mejor para ahorrar un poco es comer con agua (tap water es gratis y está muy buena) y luego tomarse las pintas por los pubs. No pude evitar decir “genial, salvo en lo de comer con agua, ¡porque eso es pecado mortal¡”.

Molly Malone es el himno no oficial de Irlanda. Comienzan a cantarla en los pubs sobre las siete de la tarde cuando ya van vinagres. Un país tan puritano y tan borrachuzo con una heroína pescatera-prostituta.

– En Irlanda tienen una hora menos (y en Dinamarca la misma que nosotros).

En cuanto a Copenhague es imprescindible visitar el Museo del Diseño, por tres razones:

  1. Todo lo que puede verse allí, merece la pena.
  2. Tienen una magnífica calefacción.
  3. Disponen de varias zonas para sentarse cómodamente en las salas, de manera que si vais por la tarde podéis pegar una cabezada como hice yo. Primera vez en mi vida que duermo la siesta en un museo.

¿Y Christiania?

Reconozco que no tenía ni idea de la existencia de Christiania hasta que estuvimos en Copenhague. No tengo palabras para describir semejante invento. Utopía fracasada. Tomadura de pelo gubernamental y turística. Bajada de pantalones … No sé. Bromeamos con vivir allí: “No tienen Notario. Ni economista. Siempre hace falta uno que sepa escribir y otro que sepa hacer números”.

Fugaz visita a Malmo

Hasta tuvimos ocasión de acercarnos a Malmo25 cosas que hacer en Malmö (Suecia)

De restaurantes no anduvimos nada mal

Dublín

Bruxelles

The Bull & Castle (justo en la mesa que sale en la página de inicio fue donde nos sentamos a cenar atendidos por un camarero portugués que nos trató estupendamente y nos ayudó con el inglés)

The Winding Stair (un acogedor local a la orilla del río Liffey con un camarero muy irlandés que nos hizo echar unas cuantas risas)

Union8 (junto a la famosa prisión de Kilmanhain y destacable por ser el sitio donde probé la quinoa por primera (y, hasta ahora, última) vez en mi vida)

Copenhague

Jacobsen

Nyhavn: Estamos pensando en recorrer Nyhavn hasta el final de la calle y elegir un sitio interesante para cenar allí. Es la última noche… y después de recorrer el paseo nos decantamos por Hyttefadet. Tras un viaje caracterizado por beber vinos del mundo (caros y generalmente malos), acabamos por cenar con el Rias Baixas de Bodegas Casa Rojo. Por cierto, la sopa de pescado resucitaba a un 💀.

Mercado de Torvehallerne: Uno de los mejores momentos de nuestra estancia en Copenhague y de todo el viaje fue el rato que pasamos comiendo, bebiendo, riendo (hubo un momento, que no puedo contar aquí, que fue de despelotarnos de risa) y disfrutando en este mercado. Compré una ginebra buenísima que se podía beber hasta a palo seco, pero la metí en la maleta equivocada y me la quitaron en el aeropuerto. Esas cosas no se olvidan, como cuando velé un carrete en Cádiz por no rebobinarlo y perdí las fotos de un fantástico viaje con mis compañeros de la Facultad de Derecho.

Musling (Linnésgade 14, København, Region Hovedstaden 1361). Allí celebré mi 50º cumpleaños en muy buena compañía. Nada más y nada menos que con El Señor de Cuenca, Rosa Palo, Pray Calamardo, Justito Junior, Doña Justa, The Big Dormilon y Agustín Kong. Al final las cosas improvisadas salen muchas veces mejor que las que preparas con mucho tiempo.

Con este post doy por finalizados los relatos de aquel viaje. Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario