Viaje a Montenegro (montaña y playa), Julio de 2022 by Atlántida Viatges

 

En mi viaje veraniego 2022 a Montenegro, anduve nada menos que 87,2 km.

 

Día 1: 3,7 Km Cartagena-Pinoso- Hotel Port Azafata.

Íbamos con la idea de cenar en el hotel que está a un paso del aeropuerto en un polígono industrial y al borde de la carretera, pero un poco mas adelante habíamos visto al llegar el Asador 7 de Julio y allí nos dirigimos. Fue todo un acierto. Un sito enorme con sus cubas de sidra. Pasamos un rato estupendo y cenamos de maravilla bebiendo sidra a tutiplén.

Día 2: 5,9 Km Hotel Port Azafata-Aeropuerto de Valencia-Aeropuerto de Belgrado-Aeropuerto de Podgorica-Zabjlak.

Los vuelos fueron en horario super cómodo y con Air Serbia (con la que nunca habíamos volado). Salimos de Valencia a las 9:55 aunque hubo que llegar pronto porque para ciertos vueltos, Air Serbia no permite sacar las tarjetas de embarque on-line y temíamos un overbooking que no se produjo. Llegamos algo tarde a Belgrado (desde donde ya se puede volar a sitios mucho mas exóticos) pero como la compañía era la misma, enlazamos sin problemas a Podgorica. Dudamos si volar a Podgorica o a Tivat pero nos decidimos por Podgorica porque está mas cerca de Zabjlak y porque a la vuelta queríamos visitar la capital. Tanto uno como otro aeropuerto son de juguete (especialmente el de Tivat). El vuelo a Podgorica es corto y salía a las 13:45 de Belgrado para llegar a las 14:35. Desde allí a Zabjlak en coche en un bonito y agradable viaje aunque un poco agotador con una carretera con unas inacabables curvas.

El huso horario de Montenegro es el mismo que en España por lo que amanece y anochece antes que aquí. En cuanto a precios, Montenegro es un país digamos que barato o asequible excepto el vino que solía ser caro tanto para las cosas de allí o como para referencias internacionales. La bodega predominante en todas las cartas era Plantaze y tomamos un par de blanquitos muy interesantes con la malvasía como uva protagonista.

Las tres noches en Zabjlak estuvimos alojados en el Hotel Soa. Un hotel con pinta de hotel de estación invernal (hay una a pocos kilómetros del pueblo). Diría que es el mejor de allí en competencia con el Hotel Zabjlak, aunque estaba en obras otro que parecía que iba a tener muy buena pinta. También había un par cerrados y semi abandonados que recordaban al hotel de El Resplandor. De camino al Soa había otro hotel con apartamentos que no consigo recordar como se llamaba pero que tenía buena pinta.

Lo cierto es que en el Soa casi nos hacen una jugarreta porque a 48 horas vista de nuestra llegada nos anunciaron que nos cambiaban nuestra habitación familiar en el hotel por un apartamento «no sé donde» a las afueras del pueblo. Al final pudimos quedarnos en el hotel aunque nos permutaron nuestra habitación familiar por una junior suite. Qué bien, ¿verdad? Pues no, yo quería la familiar que era mas grande aunque solo éramos dos, pero hubo tragar. Además, no nos devolvieron la diferencia de precio. Lástima hablar tan mal inglés como lo hablamos.

Día 3: 11,9 Km Zabjlak-Crno Jezero (Lago Negro)-Zabjlak.

Día 4: 11,4 Km Zabjlak-Cañón del Tara-Zabjlak.

Día 5: 7,1 Km Zabjlak-Monasterio de Ostrog-Budva.

 

 

Día 6: 7,6 Km Budva-Hawai (Svete Nikola)-Budva.

Nos decidimos por el Hotel Avala Resort&Villas por su espectacular piscina. El finalista fue el Hotel Budva por el que nos dimos una vuelta ratificándonos en nuestra decisión porque si bien estaba muy bien ubicado y tenía muy buena pinta, se situaba frente a una zona de playa mucho menos atractiva que la nuestra. En el Avala el dilema fue apartamento o habitación superior y nos decidimos por la última porque pensamos que en los apartamentos estaríamos un poco alejados de las zonas comunes y además en un alojamiento con dos plantas que acaba haciéndose un poco incómodo. No sé lo que aconsejaría al que me pregunte, pero a nivel de hoteles en Budva escogería el Avala que está justo al lado de la espectacular y bulliciosa ciudadela que recorrimos de cabo a rabo.

Día 7: 7,9 Km Budva-Islote Sveti Dorde o de San Jorge-Islote Gospa od Škrpjela-Perast-Kotor-Budva.

 

Día 8: 11,1 Km Budva- Rijeka Crnojevika-Budva.

Día 9: 2,8 km Budva-Sveti Stefan-Budva.

Día 10: 5,0 Km Budva-Lústica Península-Rose-Lústica Península-Budva.

Día 11: 6,3 Km Budva-Budva.

Día 12: 6,5 Km Budva-Podgorica-Aeropuerto de Podgorica-Aeropuerto de Belgrado-Aeropuerto de Valencia-Cartagena.

Los vuelos fueron Podgorica-Belgrado (15:20 horas) y Belgrado-Valencia a las 17:05 horas.

La organización del viaje corrió a cargo de Atlántida Travel (Atlántida Viatges) con los que ya viajamos a Atenas y Estambul en el año 2010. Desde entonces creo que no había hecho un viaje con una agencia pero este destino algo mas exótico para lo que estoy acostumbrado me pareció que podía volver a organizarlo con ellos.

Permiso Internacional para Conducir

Alquilamos un coche, un corsita azul que iba muy bien, y con él nos manejamos por medio país. También se encargaron en la agencia. Tuve que sacar el Permiso Internacional al no pertenecer Montenegro a la Unión Europea (aunque tenga euro). La gestión me la hicieron mis amigos de la Gestoría Puche de Yecla. Los montenegrinos, aunque mas los serbios y rusos que campan por allí, son un poco bestias conduciendo pero nada si los comparamos con los búlgaros. Por cierto, pagué un suplemento de 60 Euros (si no recuerdo mal) para poder sacar el coche de Montenegro. Había posibilidad de ir a Albania y tal vez a Croacia y Bosnia. Al final no fuimos pero preferí hacerlo. La realidad de las carreteras y la duración de los viajes hasta de la mas corta duración nos hice abandonar al día antes de llegar a nuestro primer destino. Creo recordar que la gasolina era mas barata que aquí. También fue un número saber que combustible tenía que echarle al coche cuando repostamos por primera vez al marcharnos de Zabljak.

Al llegar a Podgorica, en el aeropuerto, nos entregaron el coche y salimos. Aproximadamente a un kilómetro paramos para orientarnos con el Maps y paré el coche. Cuando quise arrancarlo, no había manera. Me llevó un rato averiguar que había que pisar el embrague al tiempo que le dabas al contacto. Mi mujer ya iba a pie camino del aeropuerto cuando conseguí arrancarlo después de buscar un tutorial en el teléfono.

En cuanto al teléfono, hay que llevarse uno secundario y comprar una tarjeta en el aeropuerto con la que funcionar los días que estés por allí ahorrándote una pasta. Para los Notarios un aviso: Los bonos de Ancert salen carísimos.

Espero ir añadiendo cosas a esta entrada que dejen ver lo bonito que es aquello y lo bien que lo hemos pasado. Que ahora recuerde tengo que hablaros de los ferrys desde Rose a Herzeg Novi, de que la isla de Sveti Stefan está cerrada a cal y canto por un conflicto casi internacional, del encuentro con la familia Gil de Coimbra en un agradable merendero bajo una parra, de lo que significa Ostrog para los montenegrinos (te lo juro por Ostrog, dicen), de Durmitor, de algunos sitios que nos fue imposible visitar, del lago Skadar y de alguna alternativa mucho mas interesante, de las tirolinas del puente sobre el río Tara, del recóndito monasterio de Sveti Mijailho (San Miguel), del baño en las congeladísimas aguas del Tara, del rafting por el cañón del Tara, de la visita a la ciudadela de Budva, de las murallas de Kotor, de las barcas para ir a Hawai, de la cueva de Cetinje, de la preciosa catedral de Podgorica (tal vez lo único que merezca la pena en la ciudad), de los taxi boat a las islas frente a Perast (que es precioso), del truco para aparcar siempre en el parking del Hotel Budva, de lo bien organizados que están para la visita a sus parques nacionales, de la chica que hablaba español de maravilla y que vendía hierbas en Durmitor, de la pila de mantas que había en Ostrog, de la peculiar forma de cobro en los restaurantes y del montón de restuarantes chulos (y alguno no tanto) a los que fuimos. Por ejemplo, el del Astoria en Budva, el Stari Most de Rijeka Crnojevica (donde disfrutamos de una ruta en motora con Petar y Jelena que fue una de las mejores experiencias del viaje), del restaurante en Rose antes del paseo en barca con el capitán Mailo (que estaba como una cabra), del Konova Luna en Zabjlak, del Lupo d`Argento también allí, del Casper en la ciudadela de Budva (que repetimos otra noche), del Astoria Beach también en Budva, y del Shangai en el exterior de la ciudadela de Budva, que ahora sea capaz de recordar (aunque hubo alguno mas que ya volverá a mi memoria).

 


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario