Legado a favor de un muerto (al tiempo de hacer el testamento)

legado a persona muerta

 

Advertencia: En la web “Justito El Notario”, su titular y responsable Miguel Prieto Escudero, no asesora ni aconseja ni lo ha hecho nunca desde la apertura del blog el 20/11/2015. Aquí únicamente se informa, se divulga (o al menos se intenta) y se opina (con mayor o menor grado de acierto). El contacto, colaboración o comentario a las entradas, no puede entenderse en ningún caso como un acceso telemático a mi notaría ni conducente a la firma de un documento público en la misma. A esos fines deberán dirigirse a mí por los cauces oportunos, pero nunca por la vía de mi blog que constituye una actividad completamente privada y no está conectado con la web de mi notaría.

 

Un testamento incluye un legado a favor de una persona fallecida al tiempo del otorgamiento del testador. Contiene sustitución vulgar sin expresión de casos. Fallece el testador.

¿Qué sucede?

¿Opera la sustitución o se refunde el legado en la masa hereditaria?

Se desconoce si el testador sabía si el legatario estaba muerto o no, pero lo mas lógico es pensar que no lo sabía. ¿Qué representación de la sucesión hereditaria (qué idea, quiero decir) podría tener el testador para entender que un muerto puede heredar algo? ¿Y quién le deja algo a alguien sin saber si está vivo o muerto (salvo que la muerte haya sido poco antes del testamento)?

A mi modo de ver, puesto que el legatario no puede aceptar el legado porque está muerto, ha de operar la sustitución que es (además) lo mas próximo a lo que quería el testador (la voluntad del testador es la ley suprema de la sucesión) para el caso de premoriencia y puesto que no hay nadie en quien se pueda producir un acrecimiento.

La refundición solo tendría lugar si no procede el acrecimiento o la sustitución vulgar.

Véase el artículo 888 del Código Civil: «Cuando el legatario no pueda o no quiera admitir el legado, o éste, por cualquier causa, no tenga efecto, se refundirá en la masa de la herencia, fuera de los casos de sustitución y derecho de acrecer».

No olvidemos la parte subrayada que actúa como cajón de sastre de cualquier otra cosa que pudiera no estar comprendido en ese «no pueda» o en ese «no quiera». En este caso, es obvio que el legatario estaba mas bien en el «no pueda» que en el «no quiera».


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario