Inicio / Nihil prius Fide / El Artículo 78 del Reglamento Hipotecario y los testamentos no consignados en el Certificado del RGAUV
ultimas voluntades y testamento

El Artículo 78 del Reglamento Hipotecario y los testamentos no consignados en el Certificado del RGAUV

Es relativamente frecuente (digamos que puede ocurrir un par de veces al año en una notaría como la mía en la que la quinta parte de los documentos que se firman son testamentos) que nos aparezca un Certificado de Últimas Voluntades negativo (que indica que el sujeto en cuestión no hizo testamento y falleció intestado) y que, sin embargo, los herederos nos faciliten una fotocopia o copia simple de un testamento (o alguna información que permita localizarlo) que por algún error no fue debidamente comunicado en su momento al Registro General de Actos de Última Voluntad. Digamos que actualmente es casi imposible (no sé si decir que totalmente imposible) que eso ocurra pues todo está informatizado (y telematizado) y no caben esa clase de errores. Ya sea desde el Programa de Gestión de la notaría, desde el Índice Único Informatizado o desde el Colegio Notarial, en algún momento del itinerario que se inicia tras la firma de un testamento, se generan las correspondientes alarmas para detectar las omisiones (un no envío de un parte) o  los errores que pueda haber en el contenido de los partes que conlleva el otorgamiento de todo testamento. En la era del papel y el correo postal, los errores eran más habituales y comprensibles de que lo puedan ser ahora.

Estamos hablando en consecuencia de testamentos otorgados antes de la informatización de los envíos de los partes de testamento. El flujo es notaría Programa de GestiónColegio Notarial vía Signo (Ancert)- desde donde los partes “viajan” al Ministerio de Justicia vía Subdirección General del Notariado y de los Registros (que curioso la subdirección se llama justo al revés que la Dirección) que es la encargada del RGAUV. El RGAUV se regula en el Anexo II del Reglamento Notarial) y se creó por Real Decreto de 14 de Noviembre de 1885. En 1921 se encomienda su funcionamiento al Notariado.

A destacar por tanto que hoy es un problema que no suele darse y que cuando se presenta se refiere a testamentos con un cierto número de años (diría que ya son más de diez años puesto que el sistema actual ya existía cuando me encontraba destinado en mi notaría menorquina).

Y entonces, ¿qué pasa? 

Pues pueden pasar tres cosas:

  1. Que el problema se detecte a tiempo (antes de otorgarse la escritura de herencia) y se remitan los partes testamentarios que no fueron enviados o recibidos (no sirve de nada buscar “culpables”, pues lo importante es detectar el error y resolverlo sin costes para los afectados).
  2. Que no se detecte a tiempo y ello de lugar a que se tramite una declaración de herederos que no tendría que haber tenido lugar y a que se reparta la herencia en base a ella (o a que se reparta la herencia en base a un testamento que no era el último).
  3. O que la herencia se otorgue en base al testamento “aparecido” pero sin proceder al envío del parte correspondiente.

Entonces, en este último caso, es cuando se nos aparece uno de esos artículos que suelen olvidarse pero que están ahí y que hay que aplicarlos. Me refiero en este caso al Artículo 78 del Reglamento Hipotecario que dice:

“En los casos de los dos artículos anteriores se considerará defecto que impida la inscripción el no presentar los certificados que se indican en los mismos, o no relacionarse en el título o resultar contradictorios en éste. No se considerará contradictorio el certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad cuando fuere negativo u omitiere el título sucesorio en que se base el documento presentado, si este título fuera de fecha posterior a los consignados en el certificado“.

certificado ultimas voluntades

Así que:

.- Si se detecta y arregla, adiós problema.

.- Si se detecta y no se arregla, otorgándose la herencia, se aplicaría el Artículo 78 del Reglamento Hipotecario y adiós problema.

.- Si no se detecta y se tramita la herencia previa declaración de herederos, adiós problema”, salvo que el testamento aparezca en algún momento y sea necesario deshacer (si es que es posible) todo lo que haya tenido lugar sin haberlo tenido en cuenta. Entonces podría aparecer ese famoso tercero del que tanto hemos oído hablar y podríamos tener un grave problema.

Gracias a mis compañeros “de la promoción republicana” por poner en común y ayudar a resolver tantas pequeñas y grandes dudas en los foros que a diario compartimos.

Por cierto, ¿imprimís los partes desde Signo o dejásteis de hacerlo?

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario