Inicio / Nihil prius Manducare / Comiendo fuera / Notario de Es Mercadal (Menorca): Recomendaciones III
Menorca mercadal baleares justito

Notario de Es Mercadal (Menorca): Recomendaciones III

Os podéis fiar mucho más del Cuaderno Matoses y su post sobre Los mejores restaurantes de Menorca 2015 pero algún predicamento puede tener también en Menorca un tipo como yo que no juega al golf, ni corre, ni caza, ni navega, ni monta en bici, pero que si alguna cosa ha hecho en Menorca es ir de restaurantes, en familia o con los muchos amigos y familiares que le visitan a uno (y uno que se alegra) cuando está destinado en un sitio como este. En algunas ocasiones también me convidaba con mis escasos amigos en la isla  y ello a pesar de que nunca aprendí a “charrar es menorquí”. Todavía recuerdo nuestro primer Sant Martí en Mercadal a menos de un mes de nuestra llegada a la isla, cuando Marga Quintana nos presentaba diciendo “estos son Justito El Notario y su mujer, no hablan menorquín”.

Tengo intención de escribir varios post sobre restaurantes menorquines. En este primero (tercero sobre Menorca) incluyo algo de Mahón, Sant Lluis, Es Castell y Alaior, los cuatro municipios del este de la isla. Dejo pendientes los de Es Mercadal y Es Migjorn Gran, los municipios centrales, y los de Ciutadella y Ferreries, los dos municipios al oeste.

Algún apunte suelto para empezar:

.- En Cala en Porter, junto a la playa hay un sitio (no recuerdo el nombre) que prepara un hígado encebollado de rechupete. No tanto como Las Cinco Vigas de Lugo, pero se le acerca.

.- Mahón: Al norte os recomiendo Sa Mesquida. Precios medios, con platos poco habituales y bien preparados (buenas ensaladas, exquisitas ortigas de mar, algas y un delicioso rape). Al sur atención a Sa Parereta d`en Doro.

.- En Es Castell o Villacarlos (como se llamaba antes y lo siguen llamando muchos menorquines que no se acostumbran a la nueva denominación oficial como ocurre con Es Migjorn Gran que se sigue llamando San Cristófol o San Cristóbal por muchos menorquines) está Trébol. Todavía recuerdo cuando el nombre de Cristófol o Tófol (y la forma de pronunciarlo) me hizo hacer algún ridículo con algún cliente.

.- En Sant Lluis tenéis La Rueda, con platos típicamente menorquines.

A los efectos gastronómicos en Menorca, os aconsejo os hagáis con este libro: “Restaurantes de Menorca”, de Lucia Alemany. Es un acierto detrás de otro. Imprescindible. No sé si ha habido reediciones. Increiblemente no lo encuentro en Amazon (soy amazoniano declarado). Si que he visto en internet que la autora tiene otros dos libros sobre restaurantes: “Restaurantes de Mallorca” y “Restaurantes de Palma”. Seguro que también estarán muy bien.

Es Molí de Foc

En Es Molí de Foc, en el pueblecito de Sant Climent, que pertenece al municipio de Mahón, hacen unos arroces espectaculares en un local francamente cálido y bien decorado. El resto de platos, la presentación (el emplatado que se dice ahora) y el servicio están a la altura.  Tienen una bodega bien provista con referencias poco habituales para los que nos gusta probar cosas nuevas que nos sorprendan. En Es Molí de Foc probé, por poner un ejemplo, por primera vez La Montesa. Es uno de mis restaurantes preferidos en Menorca y para comer arroz no hay otro igual. Volveré cuando vaya por la isla. Tengo entendido que el cocinero es valenciano. Precios altos.

Casanova

En el maravilloso puerto de Mahón (el segundo mayor puerto natural del mundo después de Pearl Harbour, según dicen), este estrecho local de planta baja y alta regentado por italianos tiene fama de ser la mejor pizzería de Menorca y posiblemente lo sea. Casanova abre casi todo el año (en Menorca las persianas cerradas abundan fuera de temporada turística), lo frecuenta público de la isla y es un sitio de precios asequibles. Hablando de persianas…en mi casa no había persianas, salvo la clásica menorquina. Nuestras persianas fueron dos bolsas de traje de El Corte Inglés durante dos años y ocho meses. Todas las noches, y aún ahora, nos reíamos con aquello de “¿has bajado las persianas?”.

Pierro

La estratégica situación de Pierro en el puerto de Mahón me hizo frecuentarlo mucho en mis primeros tiempos en Menorca y llevar a muchos amigos y familiares a comer allí. Es un local amplio, con agradable terraza, atendido por gente joven, con una extensa carta con pastas, pizzas, carnes y pescados, que sale bien de precio. Prevalece el turismo frente al público local. Es también de los que abre casi todo el año.

notario Es Mercadal

Cap Roig

Mis cuñados valencianos, asiduos de Menorca, fueron los primeros en hablarnos del Cap Roig y con ellos fuimos la primera vez que fue memorable, en realidad tan memorable como todas las demás veces en las que tuvimos ocasión de ir.

En la más escarpada costa norte menorquina, el Cap Roig, prepara una gran (y bien cobrada) caldereta. Venido de tierras gallegas, de cerca de la costa de Lugo, no supe apreciar en su justa medida, hasta llevar una temporada viviendo en la isla, este plato típico de la gastronomía menorquina. Con el tiempo le fui cogiendo el gusto, aunque siempre preferiré tomarme una langosta en el Peñalba de Figueras (Castropol) antes que una caldereta menorquina.

Trabajan muy bien el pescado y siempre disponen de buen genero.

El local no es grande y está bien aprovechado. Es muy conveniente reservar. Si no hace viento, ni calor, se puede comer en la terraza, en caso contrario mejor el comedor interior en el que se puede disfrutar de magníficas vistas.

La Minerva

He ido dos veces a La Minerva. En la primera comí en el pantalán. La experiencia no fue buena. El movimiento me mareaba, estaban desbordados, nos tocó una mesa en una zona de paso, la comida tardó mucho y llegó fría. Era pleno verano.

Volví después a finales del invierno o principios de la primavera para una comida con compañeros de la isla. Cenamos en un reservado en el piso superior en el que estuvimos muy cómodos y comimos de maravilla. Si los tienen, no dejéis de probar los raols. Es un sitio de los que abren todo el año, de corte clásico y del que conviene eludir su pantalán si eres propenso a los mareos.

Club Naútico de Binisafua

Extraordinaria ubicación la de este restaurante con amplias vistas al mar y a escasos metros del agua. Mínimo local con terraza, frecuentado por gente dispar (rastas, hippies, melenudos, beautiful y hasta algún hurón con correa), atendido por unas “hippilondias” que se lo toman con calma y preparan buenas (buenísimas) ensaladas, tapeo variado y pescado fresco. Vinos y cavas variados. Hacen cocktails y fiestas “de luna”. Buen ambiente (en todos los sentidos). Es un sitio “atípico” y encantador, difícil de localizar y en el que creo que no reservaban. Solo he ido una vez, lo descubrí tarde y me quedé con ganas de volver. No creo que abra todo el año. Barato.

notario Mercadal

Jágaro

El Jágaro (acrónimo del nombre de su propietario Jaime Garriga Roselló) está en el final del magnífico puerto de Mahón, en primera línea, pero obstaculizado en la visión del mar por algunos carteles, contenedores o coches aparcados, que afean el entorno y perjudican el momento especial. Tiene comedor interior y terraza exterior; la terraza es lo que prima en verano, aunque a veces puede hacer algo de viento en ella. La decoración es de estilo rústico-payés con obras de artistas menorquines principalmente. El yantar es excelente. Recomiendo las ortigas de mar y una fritura de pescado con huevos y patatas fritas que se sirve en enormes lebrillos. Las ortigas son caras pero son una verdadera delicia. También están muy ricos los calamares (que se cocinan muy bien en Menorca). El resto de la carta está a la altura. Muy bien atendido y buena bodega. Es caro, pero un valor seguro.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

2 comentarios

  1. Os a faltado hablar de las avarcas menorquinas! Todo un símbolo de nuestra tierra 🙂

    Por todo lo demás, gran artículo Justito 😀

    • Queridos amigos: Hablaré de ellas otro día. NO lo había pensado. Llevo ya 8 años fuera de la isla y todos los años me compró por internet un par. El viejo queda para la playa y el nuevo para la calle. Fuera de la notaría me paso tres meses en avarcas. Me costo trabajo acostumbrarme pero ahora soy super fan. Os debo una. Un abrazo. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario