Inicio / Nihil prius Manducare / Del Alentejo al Algarve: otro verano en Portugal
algarve

Del Alentejo al Algarve: otro verano en Portugal

Y van cuatro veranos portugueses y tardó en llegar y … se pasó, como todos. Fiel a mi costumbre de organizarme, recopilé unas cuantas recomendaciones antes de irme.

Andrés Diego

Andrés sabía que empezaríamos en Montemor-o-Novo pues se lo conté estando en Formentera y me dijo:

Montemor es bonito, como cualquier pueblo portugués lo es. Évora es Patrimonio de la Humanidad. Lo habitual, si entras en Portugal desde Badajoz, es comer marisco en Elvas (El Cristo es mítico por el Bacalao a la Dorada, pero no reservan para comer, así que hay que llegar pronto) o en la Pousada de Estremoz. En Évora he comido muy bien también en la Pousada y en el Divinus. Para visitar, a mí me gustó mucho, además de la ciudad patrimonio, el Cromlech de Los Almendros que está antes de llegar a Évora si vienes desde Badajoz. Si te da tiempo, visita el Palacio de Vila Viçosa que está fenomenal y, un poco más lejos, el pueblo medieval de Monsaraz, aunque te sales un poco de la ruta que llevas. Por cierto, el sistema defensivo en estrella de Elvas y su castillo también son Patrimonio de la Humanidad desde hace poco”.

David Moralejo

David me llevó al Alentejo y me ha hecho (y creo que me seguirá haciendo) regresar.

Este año me habla de Casa Modesta en la zona de Tavira, de las playas de Carrapateira y de las calas desiertas de los caminos de tierra en dirección a Sagres. “El triángulo Vila Do Obispo-Budens-Sagres tiene muy buen ambiente, surfers y es relajado”. Cerca de Melides está Sobreiras Altas un sitio de cocina tradicional y en Grandola tienes la Taberna D,Vila. Yo me volví a anotar, por si se ponía a tiro, un local que aún tengo pendiente y que recomendaba Moralejo en el artículo enlazado: El Trinca Espinhas en Sines.

Pachi Aranguren

“Para comer, Dom Petisco, en Vila Real de Santo Antonio: buen pescado y entorno privilegiado”.

La guía Lonely Planet

Este año pensé en dormir en Badajoz, pasar por Évora y dormir en Montemor O Novo, para luego establecerme entre Lagos y Portimao y regresar a casa por Beja y Huelva (aunque finalmente Córdoba donde pasamos la última noche de las vacaciones del verano) y recurrí para organizarme a la Guía Lonely Planet “El Algarve de cerca” (que perdí después de tenerla toda trabajada en algún restaurante en el que comimos después de una mañana de playa, posiblemente fue en la Playa de Alvor cerca de donde nos encontrábamos instalados, y por culpa de un simpático ingeniero pacense que nos dio un rato de buena conversación y que casi hace que se nos enfríe la brocheta que teníamos ya sobre la mesa).

Faro

Me encantan los mercados, así que procuraré no perderme ninguno. También parece imprescindible visitar algunas islas y arenales recurriendo a alguna embarcación de las muchas que organizan excursiones. El Algarve, según zonas, puede estar algo masificado por eso es importante moverse temprano o, mejor aún, más bien tarde. Hay que procurar ir a contracorriente aunque resulte difícil pues allí parece que todos hacemos todo lo mismo al mismo tiempo. Las islas, estuarios y arenales más interesantes son los del Parque Natural da Ría Formosa, y en esa zona son indispensables la Playa do Barril, la de Armona y las Islas da Barreta-Isla Desierta. Pueblecitos interesantes son Fuzeta y Olhao (que es dónde creo que está Casa Marcela). Me parece que en Faro me apetecerá ver la Capela dos Ossos en la Iglesia de Nossa Senhora do Carmo y también el cementerio del Centro del Legado Judío con sus 76 lápidas.

Tavira

Me encantaría escuchar algo de fado y una opción seria el local Fado Com Historia de Tavira. Pasear junto al río parece imprescindible. Desde Tavira se pueden planear excursiones al Guadiana. Una buena excursión pasaría por Cachopo, Martim Longo, Acoutim, Sanlúcar de Guadiana, Guerreiros do Río, Álamo, Foz de Odeleite, Odeleite, Monte Francisco, Castro Marim, Ayamonte y Vila Real de Santo Antonio. El pueblo de pescadores de Santa Lucía es un barrio de Tavira. Es un buen sitio para comer pulpo. En la Torre de Tavira hay una cámara oscura que ofrece una vista panorámica de la ciudad. Allí en Tavira se comen dos platos que no conviene perderse: la cataplana y el xarem que serían algo así como la paella portuguesa (aunque en realidad poco nada tiene que ver) y las gachas con almejas. Me voy a apuntar la Churrasqueria O Manel que dicen que es un lugar de confianza con un maese churrasqueiro que lleva décadas al frente de su asador y también la Tasca do Zé André con sus imperiales de cerveza helada. Es indispensable visitar el pueblecito de Cacela Velha y las playas vírgenes de la Isla de Tavira.

Loulé

Loulé se encuentra en las montañas del interior de la costa. Destacan el Mercado Municipal y las callejuelas del casco antiguo. Allí está el Veneza, uno de los mejores restaurantes rurales del Algarve con“platos tan buenos que querrá volver y una bodega excelente”. Conviene no dejarse la Playa da Falesia y los fabulosos azulejos de Sao Lourenço de Matos. Por aquí se sitúan algunos parques acuáticos … el zoo marine y algún delfinario. En Loulé está la Churrasqueira Angolana. “Aquí solo se viene por la comida”, el sitio no da para más (ni para menos). También allí está El Monte da Eira al que algunos vienen desde lejos a darse un festín de jabalí, cordero con judías o conejo estofado acompañados de cientos de opciones de buen vino. La ruta del corcho puede hacerse dese Loulé en corto, a medias y completa y es un fascinante circuito guiado. El museo de la ruta está en la antigua mansión de un magnate del corcho.

Excursión a la Serra do Caldeirao

Alte, Pena, Salir, Barranco do Velho, Querença, Aldeia da Tor y Sao Bartolomeu de Messines … En la Iglesia de Nossa Senhora da Conceiçao hay un retablo descubierto y una puerta islámica del siglo III.

Albufeira

Allí está el Vila Joya considerado por algunos el mejor restaurante de Portugal.

Monchique y Caldas de Monchique

Monchique es sobre todo famoso por sus termas y este verano, desgraciadamente, por su incendio. El Monte Foia próximo a estos pueblos puede merecer una subida. Allí hay muchos sitios para comer. En la Igreja Matriz hay un azulejo de San Miguel dando una paliza al diablo. El A Charrete es el mejor restaurante de la zona. O Luar da Foia es de cocina tradicional. O Parque es un sitio acogedor con platos sencillos y auténticos. El Barlefante es el local más divertido de Monchique. La bebida local es el licor de madroño y por allí anda Leonel Telo, un artesano al que se puede ver trabajar en su taller. Por esta zona se encuentra un famoso azulejo de la tónica Schweppes.

Silves

Espectacular el castillo. Es uno de los pueblos más bonitos del Algarve. Playas imponentes. En Silves hay que tomar el postre St. Emilion. El Café Inglés es buen sitio para probarlo. La Marisquería Rui es la más elegante de Silves. También allí está la Tasca Bené, la Pastelaria Rosa, ideal para conocer los dulces portugueses, el Recanto dos Mouros que es uno de los más populares y A Marisqueira que es un sencillo local de buenas viandas.

Carvoeiro

El diminuto pueblo (con diminuta playa) de Carvoeiro es centro turístico y conserva bastante encanto. El Boneca Bar, cerca de allí es un buen sitio para disfrutar de la puesta del sol.

Portimao

Es la segunda ciudad del Algarve. Ambiente marítimo e impresionante la playa da Rocha (con mucho turismo de autocar). Elegantes edificios en el centro, la Igreja Matriz, el colegio de los Jesuitas, el río y su paseo, el antiguo barrio de pescadores (Largo da Barca), el modernísimo museo en una antigua planta conservera, el castillo, la , el impresionante museo arqueológico con el esqueleto de un joven muerto por una ballesta, el Krazy World (krazyworld.com), la Igreja da Misericordia y el Slide & Splash (el mejor parque acuático de Portugal www.slidesplash.com).

Lagos

Era el puerto de salida en la época de los descubrimientos. Está en una gran bahía. Borrachera de barroco en la iglesia de Santo Antonio. Ponta da Piedade es un imponente cabo azotado por el viento. La Fortaleza da Ponta da Bandeira contiene una exposición sobre los descubrimientos y una pintoresca capilla. El Castelo dos Governadores merece una visita. Y, si no hay más remedio, se puede ir hacia el interior y visitar el Parque Zoológico de LagosRestaurantes los hay de todo tipo y pelaje. Aquí van algunos:

A Forja: Animado lugar con platos del día de garantía.

Casinha do Petisco: Minúsculo, tradicional…. una joya (lo ví, me encantó y estaba lleno. Lo digo por si se me olvida contarlo en el post sobre el viaje).

Atlántico: Excelente.

Marisquería Arribalé: En la Rua da Barroca, que es la calle más encantadora de Lagos. Es un completo asador.

Bar Quim: Uno de los mejores bares.

Dom Vinho II: Refinado.

Mimar Café: Informal. Trae a cuenta. Cuatro pavos el plato del día.

Adega da Marina: Una especie de granero en el que se hacen colas.

Taberna de Lagos: Fado en directo.

En Meia Praia está O Camilo.

Padaria Central: La panadería más antigua de Lagos.

Café Gombá: Café y pasteles desde 1964.

Sagres

En Sagres destaca su fortaleza en lo alto del acantilado. Hay que hacer la visita a los imponentes (y ventosos) acantilados del Cabo de Sao Vicente. Una interesante actividad matinal sería la visita al puerto con posibles travesías en barco. Imponentes, también, son las murallas. La puesta de sol puede disfrutarse en el cabo. Allí cerca tiene Pancho Guedes, el escultor y arquitecto portugués, una instalación laberíntica en el que no conviene no perderse. Puede haber auténticas aglomeraciones de gente y no hay que olvidar los binoculares porque el cabo es espectacular. Tiene un interesante museo, pero lo mejor son los acantilados y la panorámica general. Antes del cabo está la Fortaleza de Beliche, que fue hotel, desde la que se puede descender por un bonito sendero hasta casi llegar al agua. Es un buen lugar para un pic-nic. En  el cabo hay tiendas y se puede tomar, como no, una Sagres.

Martinhal es una de las playas más bonitas de la zona y allí está Nortada una encantadora barraca de madera en la playa (en la que también estuve, por si también se me olvida decirlo..).

Otros sitios son A Sagres (popular, pero con estupendo pescado), Massinha do Mar (con carne a la parrilla) o A Grelha (con ambiente simpático y fresco).

Hacia el Alentejo

Esteveira es un pueblecito entre Aljezur y Odeceixe próximo a la garganta de un río desde la que hay una impresionante vista del Atlántico. En Arrifana hay un pequeño puerto de pescadores y un restaurante playero. En Carrapateira que cuenta con un pequeño mercado municipal, es imprescindible visitar el Museo do Mar e da Terra con sublimes vistas panorámicas (las disfruté y doy fe de su espectacularidad). Para comer está el Gulli que permite disfrutar del momento con un buen vino o el Pont’a Pé con sabrosos platos y buen pollo a la parrilla. En Carrapateira está también el Sitio do Forno, que fue cabaña de pescadores y tiene magníficas vistas y el Microbar (también comí allí) donde tienen “un poco de todo”. El Sitio do Río está cerca de la playa de Bordeira. Los fines de semana se llena. O Paulo se encuentra en un espectacular lugar junto a la fortaleza en ruinas de Arrifana. La comida también es buena. En Odeceixe la mejor opción es la Taberna do Gabao. En Ruth o Ivo, a veces tienen percebes.

Mercados

Ya hemos citado los municipales de Faro (que tiene rastrillo los primeros y terceros domingos de cada mes), Loulé (que tiene otro famoso los sábados por la mañana) y Carrapateira, pero además:

Sao Bras de Alportel: Sábados por la mañana.

Lagos: Sábados por la mañana. Junto a la estación de autobuses.

Y Monchique: Segundo viernes de cada mes con interesante artesanía.

Algunas fiestas

Enchidos Tradicionais: www.cm-monchique.pt

Esculturas de arena: Playa de Armaçao de Péra. De Marzo a Octubre.

Festival de Marisco: www.cm-silves.pt. Es en Agosto y en Silves.

Festival da Sardinha: www.festivaldasardinha.pt. Es en Portimao.

FolkFaro: Es una semana de final de Agosto en Faro.

Más playas

Remotas

Vale Figueira.

Cacela Velha. En el pueblo del mismo nombre.

Familiares

Odeceixe.

Alcoutim (fluvial). En el pueblo homónimo.

Sagres do Carvoeiro. Minúscula. En el pueblo del mismo nombre.

Surf/Olas

Bordeira y Amado. Las playas gemelas de Carrapateira.

Amoreira. En la desembocadura de un río. Con dunas.

Do Monte Clérigo. Junto a una pequeña aldea.

Para pasear

Falesia.

Marinha. Fotogénica.

Meia Praia. Esplendida.

Lagos Da Galé. Larga y elegante.

Albufeira.

Benagil. Con el Percurso dos Sete Vales Suspensos que es una ruta por un acantilado que pasa por la playa.

Do Canal.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja un comentario