Inicio / FAQ / Certificado de eficiencia energética

Certificado de eficiencia energética

certificado de eficiencia energetica

Mi propósito es (era) únicamente el aporte de un modelo para cada caso que se presenta (y hay unos cuantos), no la discusión de cada uno, aunque con el primero ya he tenido que hacer una serie de matizaciones importantes. Las responsabilidades, infracciones y sanciones de cada uno quedan aparte.

Es importante tener en cuenta que los supuestos son los admisibles de conformidad con la normativa aplicable en la Comunidad Valenciana.

Las partes se exoneran pero lo están tramitando, aunque no se incorporará a la escritura mediante diligencia:

La parte compradora exonera a la parte vendedora de la obligación de entregarle certificado de eficiencia energética, como establece el Real Decreto 235/2013, de 5 de Abril, modificado por el Real Decreto 564/2017, de 2 de junio, y el Decreto 39/2015 sobre regulación de la certificación eficiencia energética de los edificios de la Consellería de Economía, Industria, Turismo y Empleo de la Generalitat Valenciana, habiendo sido debidamente informada de la existencia y necesaria puesta a disposición y exhibición de dicho certificado, consintiendo expresamente que se efectúe la presente transmisión sin la existencia del mismo y declarando expresamente la parte vendedora que se está tramitando y que será entregado a la parte compradora en un momento posterior, lo que ésta última acepta en este acto. Yo, el Notario, advierto expresamente del régimen de infracciones y sanciones establecido en Ley 8/2013, de 26 de Junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

Otra variante:

Advierto a ambas partes de cuanto dispone el R.D. 235-2013 modificado por el Real Decreto 564/2017, de 2 de junio, y el Decreto 39/2015 sobre regulación de la certificación eficiencia energética de los edificios de la Consellería de Economía, Industria, Turismo y Empleo de la Generalitat Valenciana; en particular, del objeto y finalidad del Procedimiento Básico para la certificación de eficiencia energética, del contenido exigible al certificado, de la etiqueta de eficiencia energética y del régimen de inspección y sancionador previsto en dicho Real Decreto. Advierto asimismo de la irrenunciabilidad de los derechos reconocidos al consumidor y usuario en los términos del art. 10 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre).  Atendidas las circunstancias, habiéndome asegurado las partes que su presente relación contractual no entra dentro del ámbito de la legislación de consumidores y usuarios, el adquirente me manifiesta su voluntad de exonerar en este acto a la transmitente de la obligación de poner a su disposición dicha certificación energética, insistiendo en este otorgamiento.          

¿Pero es que es posible no entregarlo?, me preguntan

A mi juicio, sí, pero el comprador tiene que estar conforme.

En una de las primeras notas que se nos circularon tras la entrada en vigor de la norma (año 2013) se decía que:

“….Cuando ese contrato se formaliza en escritura pública, debe el vendedor, transmitente o arrendador, realizar, en la escritura, la declaración correspondiente, de cumplimiento o incumplimiento de tal obligación y, correlativamente, la declaración del comprador, adquirente o arrendatario, de recibir el certificado o no, y en este caso, la conformidad con la no entrega y exoneración de la citada obligación. En caso de entregarlo, lo aconsejable es protocolizar fotocopia testimoniada. Si no se entrega, habrá que hacerlo constar así, al igual que la conformidad con tal hecho por parte del comprador, adquirente o arrendatario y la exoneración del transmitente. No parece que deba haber problema para admitir la exoneración por parte del comprador, por aplicación de la regla general de renuncia de derechos (art. 6 Cc). Tampoco parece que sea argumento en contra el hecho de que el art. 18.2 del nuevo R. Dto. se remita, en materia de infracciones y sanciones, a determinados preceptos del TR de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios, porque: a) la remisión es directa y concreta al artículo y letras que cita, y no al resto de la Ley; b) el art. 10 del TR sanciona con nulidad la renuncia previa a los derechos concedidos por dicha Ley, y en el presente caso, la renuncia no sería previa, sino en el momento de ejercitar el derecho; c) la finalidad de esta legislación no es la de protección de los derechos de consumidores y usuarios, sino aumentar la eficiencia energética de los edificios; así lo reconoce expresamente la reciente RDGRN de 2 abril 2013“.

En contra la opinión de Rodrigo Tena, publicada en El Notario del Siglo XXI.

A favor, brevemente, Francisco Rosales aquí.

Y, por último, Joaquín Zejalbo para nnyrr apunta argumentos a favor y en contra.

En la Comunidad Valenciana el DECRETO 39/2015, de 2 de abril, del Consell, por el que se regula la certificación de la eficiencia energética de los edificios, señala:

“Artículo 14. El certificado de eficiencia energética y su reflejo en la escritura pública y Registro de la Propiedad

……

  1. Los notarios, al autorizar escrituras públicas de arrendamiento o de transmisión a título oneroso de edificios existentes, indicarán la aportación o no del certificado de eficiencia energética del edificio debidamente inscrito, que, en su caso, se incorporará por testimonio a dicha escritura.
  2. Los registradores de la propiedad, al practicar la inscripción de los contratos a los que se refiere el párrafo anterior, harán constar por nota al margen si ha quedado acreditada la existencia del certificado de eficiencia energética debidamente inscrito, debiendo comunicar por medios electrónicos, en su caso, al órgano competente la falta de cumplimiento de dicho requisito.

La nota marginal practicada en relación con la certificación de eficiencia energética deberá reflejar la aportación o falta de aportación de la certificación de eficiencia energética y, en caso de aportarse, el nivel de calificación, la fecha del certificado y su número de registro.

Trimestralmente se remitirá, al órgano competente en materia de certificación de eficiencia energética, certificación acerca del cumplimiento o no de la aportación de la documentación exigible en materia de certificación de eficiencia energética”.

La norma dice los Notarios indicarán o no y la forma que en la práctica que se habilitado (maestrillos aparte) es la de mencionar que uno no lo aporta y que el otro lo acepta (lo que también se hizo antes de que hubiera una normativa específica), lo que da lugar a que el Registro practique la oportuna comunicación al Registro Administrativo, haciendo más fácil la eventual sanción.

¿Mi conclusión?

La no entrega y correlativa exoneración, que se ha hecho desde el principio de la aplicación de la norma y que se sigue haciendo (en supuestos puntuales, urgentes, de familiares, en casos en los que no hay un asesoramiento, etc…) es discutible, pero se hace y encuentra apoyo en la Comunidad Valenciana en la norma que he reproducido.

Segundo caso: Garajes y trasteros

TERCERO.- CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA. No es exigible conforme al R.D. 235/2013, de 5 de Abril, modificado por el R.D. 564/2017, de 2 de Junio, sobre procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios y el Decreto 39/2015 sobre regulación de la certificación eficiencia energética de los edificios de la Consellería de Economía, Industria, Turismo y Empleo de la Generalitat Valenciana, por tratarse de una plaza de aparcamiento con trastero.

Tercer caso: Vivienda que se adquiere para reformas importantes o para demolición

D).= EFICIENCIA ENERGÉTICA. Los comparecientes hacen constar que no existe obligación de entrega del certificado de eficiencia energética, que establece el Real Decreto 235/2013, de 5 de Abril, modificado por el Real Decreto 564/2017, de 2 de junio, y el Decreto 39/2015 sobre regulación de la certificación eficiencia energética de los edificios de la Consellería de Economía, Industria, Turismo y Empleo de la Generalitat Valenciana, por tratarse de una vivienda que se adquiere para reformas importantes (O PARA DEMOLICIÓN). Yo, el Notario, advierto expresamente del régimen de infracciones y sanciones establecido en Ley 8/2013, de 26 de Junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.    

Cuarto caso: Hay Eficiencia Energética en vigor, no podemos aportarla, pero consta en el Registro

Consta en dicha nota simple continuada que la finca descrita tiene acreditado el Certificado de Eficiencia Energética extendido con fecha 31 de Marzo de 2017 y con validez hasta el día 31 de Marzo de 2027, número de Registro xxxxx.

Quinto caso: Hay Eficiencia Energética pero aún no se ha inscrito en el Registro de Certificación Eficiencia Energética de Edificios

“La parte transmitente manifiesta disponer del certificado de eficiencia energética de la finca objeto de venta a que se refiere el R.D. 235/2013, de 5 de Abril, y el R.D. 564/2017, de 2 de Junio, sobre procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios y el Decreto 39/2015 sobre regulación de la certificación eficiencia energética de los edificios de la Consellería de Economía, Industria, Turismo y Empleo de la Generalitat Valenciana, que me exhibe y del que incorporo fotocopia de la calificación energética pendiente de Registro, el cual se hará constar y acreditará mediante diligencia en cuanto sea posible hacerlo“.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario